Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Reflexión: El jefe de la estación

Un Destellito En Las Manos De Dios

jefe de la estacionHace ya un buen tiempo, dice Destellito, ocurrió el siguiente hecho: En Canadá, cuya capital es Ottawa, y Toronto es la ciudad más poblada, el tren expreso de la zona oeste de dicho país, se acercaba al pueblo de South River, y si bien no era su destino, debía detenerse para ceder el paso a una locomotora que a unos mil metros esperaba para entrar al desvío. La gran mayoría de los pasajeros dormían tranquilamente, adormecidos por el monótono traqueteo del tren, los relojes marcaban aproximadamente las dos de la madrugada. El jefe de la Estación había tomado todas las medidas, como señalar con luces todo el recinto, para que el tren se detuviera. De pronto, el hombre oyó al tren de pasajeros acercarse, dándose cuenta que venía a mucha velocidad y sin la intención de parar. Angustiado, pensó que el conductor había sufrido un ataque o se había quedado dormido, y determinó llamar la atención del conductor, para ello corrió por la vía y al acercarse la maquina lanzó su linterna sobre uno de los vidrios, despertando sobresaltado el conductor, pero a tiempo para aplicar los frenos y evitar lo que habría sido una tragedia de proporciones.

El Jefe De La Estación

Leer el resto de la entrada »

Reflexión: El Carpintero

Un Destellito En Las Manos De Dios

carpinteroUna de las cosas que ha aprendido durante su estadía en medio de los hombres, declara Destellito, es que a veces provocan situaciones que como final representan algo malo, con efectos muchas veces desastrosos. Y lo grafica en la siguiente historia: Cristina, era una muchacha que gustaba de hacer bromas, y era muy querida por todos debido a su carácter afable y alegre. A los dieciséis años debió internarse por haber tenido que salir del pueblo donde vivía, para seguir estudios en la ciudad. En cierta ocasión, estando de vacaciones junto a los suyos, su mamá decidió celebrarle su cumpleaños, para ello, invitó a varias amigas antiguas de su hija. La alegría era el sello de la fiesta, y llegado el momento fueron invitadas a pasar al comedor para disfrutar de varias cosas ricas. Mientras se alimentaban, recordaron algunas maldades que hicieron cuando eran pequeñas, — ¿Se acuerdan niñas de aquella vez que entraron a robar la casa del vecino?, se habían llevado varias maderas y nosotras dijimos a la policía que las tenía aquél otro vecino que era carpintero. Al recordarlo, todas no aguantaban de tanto reírse, sin percatarse que la madre de Cristina había oído la historia. —Que dicen?, ¿ustedes fueron las que lo acusaron, mintiendo?. —¡Fue una broma, mamá!, dijo Cristina. —Cristina, esa broma, como tú dices, trajo terribles consecuencias para el carpintero y su familia. Fue a prisión, con todo lo significa, dejó de ser un hombre honorable, y le fue muy difícil volver a recuperar a su clientela, pasando muchas privaciones junto a su familia.

El Carpintero

Leer el resto de la entrada »

Reflexión: El lago cenagoso

Un Destellito En Las Manos De Dios

lago cenagosoEn el norte de Alemania, relata Destellito, existe un pantano cenagoso de relativa importancia, y que se encuentra sobre una meseta. A la vista, es una hermosa laguna de aguas azules rodeada de abundante vegetación. Dos compañeros de profesión se encontraban haciendo estudios referente a los tipos de helechos y plantas que crecían circundando el lago. Uno de ellos resbaló cayendo al interior, a pesar de los esfuerzos por evitar la caída. Sintió que sus pies eran atrapados por el lodo del pantano, comenzando a hundirse, mientras trataba de salir, más se iba hundiendo, y se agarró de una débil rama, y espantado comenzó a gritar pidiendo ayuda, llamando la atención de su compañero que no se había percatado de la situación, no pudo ser más oportuna su llegada, extendió una rama firme para que su amigo se sujetara mientras él tiraba hasta, no sin esfuerzo, sacarlo. Extenuado, se aferró a una roca firme hasta recuperar el aliento. Después del relato, Destellito abrió su Biblia para compartir la Palabra de Dios.

El Lago Cenagoso

Leer el resto de la entrada »

Reflexión: Condenado a muerte

Un Destellito En Las Manos De Dios

Maximilien RobespierreMaximilien Robespierre, abogado y político francés, nació el 6 de mayo de 1758, en Arras, Francia. Producida la Revolución Francesa, sirvió en la Asamblea Nacional Constituyente, hasta hacerse del gobierno. Desde allí encabezó una dura y cruel persecución contra los “enemigos de la revolución”, tanto extremistas como moderados, dando inició a lo que se llamó el Reinado del Terror, relata Destellito. En cierta ocasión, en Julio de 1794, un anciano caminaba lentamente entre los presos que esperaban su ejecución, hasta que imprevistamente reconoce entre ellos a su hijo, se instaló a su lado para llorar desconsoladamente, evitando que éste se despertara. E ideó un plan para salvarlo de la muerte por guillotina. Como ambos tenían el mismo nombre, Jean Simón de Loiserolle, decidió ocupar su lugar, el hijo, aun dormido, no se percató cuando los guardias acudieron a él para trasladarlo al lugar de su ejecución. El condenado debía pasar por una pequeña oficina para confirmar la identidad, —¿Jean Simón de Loiserolle, 37 años?, preguntó el funcionario, —Así es, yo soy el que usted indica, pero tengo 73 años, no 37, dijo. —Aquí dice 37 años, el que hizo esta nómina se equivocó, entonces son 73, lo voy a corregir. Esa fue la manera como un condenado fue salvado de morir, gracias a su padre.

Leer el resto de la entrada »

Reflexión: Enfermedades contagiosas

Un Destellito En Las Manos De Dios

enfermedades contagiosasLes contaré la siguiente historia, dijo Destellito. Se trata de una muchachita llamada Marta, Martita para sus padres, que cierto día amaneció muy enferma, tenía fiebre alta, dolor de garganta, y dolor de cabeza, en vista que no mejoraba a pesar de los cuidados, su mamá decidió llevarla a la Unidad de Emergencia del hospital. Al rato la niña fue atendida y el médico de turno dijo a la madre que debía quedarse hospitalizarla por presentar un cuadro de difteria, —pero no se preocupe, aquí va a mejorar.

Fue ubicada en una sala dividida en pequeños cuartos quedando sola. La chica se entretenía viendo pasar a los médicos y a las enfermeras vestidas de blanco, puesto que desde su lugar podía ver el pasillo. Se enteró que había visita los días domingo, y ansiosa esperaba para ver a su mamá, “tal vez, pensó, mamá me traerá algo rico para comer”. Cuando se dio el permiso para visitar a los enfermos, una de las primeras fue la mamá de Martita, la presurosa se encaminó hacia donde se entraba su hija. — ¡Mamita aquí estoy!, dijo. Iba a entrar, una enfermera presurosa la detuvo, —lo siento señora, pero usted no puede tener contacto con su hija, obsérvela desde aquí. El tratamiento va bien, pero aún no está en condiciones de acercarse a alguna persona, le dijo, al tiempo que le mostraba un letrerito que decía, “Enfermedades Contagiosas”.

Leer el resto de la entrada »

Página 1 de 3712345...1015202530...Última »