Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Devocionario – El Orgullo, nuestro mayor enemigo

El Orgullo, nuestro mayor enemigo

“Porque cualquiera que se enaltece, será humillado; y el que se humilla, será enaltecido”.

Lucas 14:11

En el origen de nuestra historia encontramos que detrás del pecado cometido por nuestros primeros padres, se encontró el orgullo y la avaricia, envueltas en la mentira y el engaño propiciados por la astucia del maligno y a partir de allí, muchos de los problemas de la humanidad siguen teniendo como origen estos mismos principios, que en realidad lucen como una linda, deseable y apetitosa manzana, pero que en realidad al morderla, contiene un poderoso veneno que destruye no solamente el cuerpo, (trae muchos problemas físicos) sino también el alma y el espíritu, haciendo que el hombre se encuentre en un círculo vicioso de pecado y separado del amor de Dios y de Su Espíritu.

En los actuales tiempos en que el mundo vive henchido de orgullo por sus logros intelectuales, económicos, culturales y científicos, es muy fácil confundirse y creer que nosotros, los hijos de Dios, también tenemos de que estar orgullosos y engreídos e ignorar los mandamientos que como a hijos se nos hace de ser humildes, de amar al prójimo como a nosotros mismos, de tener misericordia, de ayudar, mientras sea posible hacerlo y de enseñar a los hermanos que necesiten de nuestros conocimientos y/o experiencia.

La razón por la que hoy me encuentro especialmente filosófica, meditando en este tema, es que estoy a vísperas de iniciar un nuevo trabajo y una nueva etapa en mi vida, algo que es muy importante para mí y que estuve esperando por algún tiempo y ahora que El Señor me lo ha concedido, sería muy triste que lo echara a perder por algo tan tonto como el orgullo, la arrogancia o la excesiva confianza en mí misma; por esto ruego a Dios que sea El conmigo, que Su presencia vaya conmigo a donde quiera que yo vaya y que me guarde de caer en el pecado del orgullo o la arrogancia de mi boca y sea hallada digna del hogar que Jesús está preparando para todos los que le siguen, le obedecen y confían en El.

Por eso esta mañana la dediqué a buscar en La Biblia, versículos que me fortalecieran espiritualmente y me recordaran que Jesús, mi Salvador, siendo quien es, fue el más humilde de los mortales y vino a servir y a enseñarnos que la grandeza no radica en mandar y enseñorearse de otros, sino en ser humildes y en servir a otros como si sirviéramos a Jesús y puesto que El Señor ha puesto en mi corazón compartir este devocional con los amados lectores de este Devocional, lo he hecho de esta manera.

Leer el resto de la entrada »

Puestos los ojos en Jesús – Reflexiones Cristianas Diarias

Puestos los ojos en Jesús

Y él dijo: Ven. Y descendiendo Pedro de la barca, andaba sobre las aguas para ir a Jesús. Pero al ver el fuerte viento, tuvo miedo; y comenzando a hundirse, dio voces, diciendo: ¡Señor, sálvame! Al momento Jesús, extendiendo la mano, asió de él, y le dijo: ¡Hombre de poca fe! ¿Por qué dudaste? Y cuando ellos subieron en la barca, se calmó el viento.

(Mateo 14:29-32 RV60)

En este hecho relatado en Mateo 14 vemos a Pedro con algunas dudas. Y no puedo menos que sentirme completamente identificado con él. Primero, no sabía si quien venía lisa y llanamente caminando sobre las aguas podía ser su Señor o no. Luego, cuando puestos los ojos en Jesús comienza a caminar sobre las aguas, mira la tormenta a su alrededor y se hunde.

Leer el resto de la entrada »

Pasión por Dios – Reflexiones

Pasión por Dios

“Habitantes de toda la tierra, griten con todas sus fuerzas: ¡Viva Dios!”

Salmos 100:1 (Traducción en lenguaje actual)

Para conocer a Cristo y empezar una relación personal con él ¿Es necesario sentir una devoción en mi interior? Es decir, ¿Es posible sentir pasión por Dios el mismo día que le entrego mi vida a Dios?

Estas preguntas es probable que te las hayas hecho antes, quizá ahora. Piensas que debes sentir esa alegría que vez en otros al hablar de Dios, crees que los ojos te deben brillar de emoción al leer la biblia. Tal vez pienses que es un requisito primordial para acercarte a Dios por primera vez.

Leer el resto de la entrada »

Discipulos: ¿Independientes o Dependientes?

DISCIPULOS: ¿INDEPENDIENTES O DEPENDIENTES?

“Yo soy la vid, vosotros los pámpanos; el que permanece en mi, y yo en él, éste lleva mucho fruto; porque separados de mi nada podéis hacer”.

Juan 15:5

Este mandamiento de unidad con nuestro Salvador a simple vista parece sencillo, pero no es así; desde que nacemos y comenzamos a crecer, la sociedad, nuestros padres y la cultura nos adiestran a ser independientes, a valernos por nosotros mismos, a que nuestra opinión cuenta, a que tenemos derechos que tenemos que hacer respetar; nos dicen que somos capaces, que podemos lograr, con persistencia todo lo que nos propongamos, nos esforzamos por nuestros sueños, por conseguir lo que queramos (muchas veces sin importar los medios) aunque el fin justifique los medios. (Una máxima de Maquiavelo). Esto es lo aprendemos del mundo y de pronto nos encontramos frente a una verdad que contradice todo lo que habíamos aprendido hasta ahora y como si volviéramos a nacer (como efectivamente sucede) tenemos que aprender un nuevo orden de sistemas y leyes, que pertenece ya no al mundo sino a lo espiritual y lo espiritual es siempre superior a lo mundano, carnal y material.

Leer el resto de la entrada »

Devocionario – Vida de ensueño

Vida de ensueño

“Porque yo sé muy bien los planes que tengo para ustedes –afirma el SEÑOR-, planes de bienestar y no de calamidad, a fin de darles un futuro y una esperanza.”

Jeremías 29:11 (Nueva Versión Internacional)

Hace poco estaba haciendo un recuento de las bendiciones que Dios me ha dado. Cada una de ellas especialmente hechas para mí. Cuando llegué a Sus pies la única cosa y más grande dadiva que anhelaba era la salvación. En aquel entonces pensé que después de haber salido de las tinieblas seguramente solo me esperaba una vida regular sin tantas bendiciones. Siendo mi sorpresa que Cristo pagó el precio para darme una vida abundante. Él pagó el precio para darme llenura en todas las áreas de mi vida, y mi parte fue solamente creerle.

Leer el resto de la entrada »