Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Preocúpate por tú vida

Preocúpate por tú vida

Preocupate-por-tu-vidaVivimos en una sociedad en donde nuestro ojo esta puesto en lo que hace la otra gente. Se nos hace muy fácil criticar los errores de los demás, juzgarlos y hasta decretar juicios anticipados muchas veces.

Cuando se tratar de juzgar somos “perfectos”, si vemos a alguien que hace algo malo, rápidamente lo criticamos y decimos toda clase de palabras que ponen en juicio su verdadera conversión; y es que nos preocupamos por lo que los demás hacen y muy poco por lo que nosotros hacemos.

Muchas veces rozamos la hipocresía al juzgar a alguien por su pecado o por su error, cuando nosotros estamos practicando cosas semejantes, con la única diferencia que nadie lo sabe o aun no hemos sido descubiertos.

Juzgamos a los demás duramente, criticamos sin pensar en las consecuencias de nuestras palabras, muchas veces nuestras palabras son tan dañinas que lejos de levantar al caído lo terminan de sepultar. Somos tan duros con las personas que cometen errores, pero cuando estamos en esa posición nosotros queremos que nos tengan misericordia.

Leer el resto de la entrada »

¡No Juzgues!

¡No Juzgues!

Días como hoy son los que me canso de ver y leer a tanta gente perfecta, y digo perfecta porque hoy en día abundan personas que lo saben todo, que son muy buenos para todo, que siempre tienen la opinión perfecta, que siempre saben cómo se tienen que hacer las cosas, que siempre encuentran un error en los demás, y que sobre todo son dueños de la verdad absoluta.

Es muy triste pero nosotros los cristianos a veces podemos llegar a ser las personas más despreciables del momento, porque decimos saberlo todo, porque decimos amar a Dios cuando ni siquiera somos capaces de amar al que está frente de nosotros porque simplemente no hace lo que nosotros quisiéramos que hiciera o porque simplemente no apoya lo que nosotros decimos.

Se nos hace tan fácil criticar, menospreciar, destruir, pero sobre todo pisotear al que se tropieza, pero se nos hace imposible extender una mano sin prejuicio alguno y aun mas imposible tratar de levantar y restaurar a aquel que fue despreciado por toda la comunidad.

¡Si Jesús caminara en estos tiempos por nuestras calles y visitara nuestras Iglesias!

(Ojo, lo hablo en sentido físico)

Y es que la reflexión de hoy es de esas que se te va ser difícil compartir, comentar o se te va hacer difícil terminar de leer, es de esas con las que no me hare popular (que por cierto no lo pretendo), pero es una de esas en donde personalmente estoy cansado de tanta injusticia e hipocresía.

Leer el resto de la entrada »