Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

“tu gigante” no tiene pacto

“tu gigante” no tiene pacto

goliathDavid dijo: “¿Quién es este filisteo incircunciso?” Nunca lo llamó gigante, lo llamó “incircunciso”, la circuncisión era la señal del pacto. No importa tu gigante porque no tiene pacto, no tiene a Dios, “el que se levante contra ti lo hará sin mí dice el Señor”.

David estaba ungido, los tres hermanos más grandes estaban en el ejército, el padre le dijo: “toma los 10 panes y llévaselos a tus hermanos”. ¡David estaba ungido para rey pero no tuvo problema de hacer de mozo!

Cada vez que lleves una bendición a alguien vas a traer la cabeza de tu enemigo en tu mano.

Tu tarea pequeña te está preparando para hacer algo grande. La gente creída es pequeña en el reino de Dios. Cuando el filisteo miró y vio a David, le tuvo en poco; porque era muchacho, y rubio, y de hermoso parecer. Goliat habrá pensado: “¿para qué me mandaron a este nene lindo?”

Leer el resto de la entrada »

Meditación: Perdona todos mis pecados

Perdona todos mis pecados

el perdonHoy en día estamos viviendo tiempos finales, tiempos peligrosos, tiempos en los que los placeres y afanes del mundo están consumiendo y matando a muchos, pierden la vida por tener dinero, por tener poder, por tener posesiones terrenales, pero lo más triste de todo esto es: que están perdiendo su salvación y la vida eterna a causa del pecado, condenándose a vivir separados eternamente de Dios, pero Dios es fiel y justo para perdonar que nos dice: venid y estemos a cuentas, Dios perdona todos nuestros pecados.

Mi amado hermano y amigo, yo no digo que ya soy perfecto, también cometo errores, soy humano todavía vivo en esta tierra y si me vez soy de carne y hueso como tú, tengo pies de barro y soy de barro, pero un día mi Dios me dará un cuerpo glorificado diferente, pero mientras ese día llegue; como tu tengo que buscar santificar mi vida, yo reconozco estar mal en ciertas áreas y le pido a Dios todos los días que ayude, le digo: ayúdame a agradarte y hacer la cosas como tú quieres y no como yo quiero.

Leer el resto de la entrada »

La vida que elegí

La vida que elegí

la vid que elegi¨Mira, yo he puesto delante de ti hoy la vida y el bien, la muerte y el mal.¨

Deuteronomio 30: 15 (Reina-Valera 1960)

Desde el momento en que tomé la decisión de seguir a Jesús supe que todo en mi vida sería diferente, no sabía a qué cosas me iba a enfrentar, pero resolví asumir el riesgo, estaba cansada del mundo y de sus mentiras, quería algo diferente para mi, y fue donde en realidad encontré una vida maravillosa, me encontré con Dios, mi verdadera vida.

Quería tener experiencias diferentes, llorar y saber lo que se siente ser sinceramente consolada, reír y saber quién era la verdadera causa de esa sonrisa, soñar y confiar de que mis  planes se cumplirán y  aun mejores de lo que yo imagino, tener miedo y no sentirme sola, encontrar esa paz que el mundo ni las personas más cercanas me dan. Elegí una vida que va en contra de lógica, una vida sobrenatural, diferente, que se basa en el amor y en la fe.

Leer el resto de la entrada »

Desear para bien

Desear para bien

desear para bienMuchas de las disputas que tenemos en la vida, se originan por nuestros malos deseos, pues a diario estamos anhelando cosas maléficas, suele sucedernos  cuando estamos lejos de la presencia de Dios. Cada quien busca satisfacer sus propias necesidades, sin importar lo que tengamos que hacer para lograrlo, aun si es necesario pasar por encima de los demás.

Debemos de tener mucho cuidado con lo que deseamos, a veces nos aferramos tanto a lo que no tenemos  que perdemos la razón de ser de las cosas, nos desviamos del propósito de Dios; desaprovechamos el tiempo pensando en lo que no tenemos, sin sacarle beneficio a lo que Dios nos ha dado, olvidando que lo poco o mucho que tengamos  no va  a ser suficiente para ser felices, cuando lo que en realidad debemos desear es estar siempre junto a Dios, las cosas terrenales son pasajeras, nuestro mayor deseo debe ser estar cerca de Jesús.

Leer el resto de la entrada »

Volviendo a la fogata

Volviendo a la fogata

volviendo-a-la-fogata

Sientes que todo se pone en tu contra, se te van las ganas de orar, poco a poco vas perdiendo el sabor de ser cristiano y disfrutar de tu estatus como tal. Tu vida se vuelve monótona, pareciera que todo se vuelve una rutina y aquella relación que un día tuviste con Dios de a poco se fue apagando.

Y es que es triste cuando se llega a un momento en donde las cosas ya no tienen el mismo valor, cuando lo espiritual ya no capta tu atención y en donde lo secular te cautiva. Esos momentos en donde le estás dando más importancia a aquello que no edifica en lugar de a aquello que te edificaba.

Leer el resto de la entrada »

Página 1 de 22312345...1015202530...Última »