Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Temas para Mujeres – Somos lloronas pero no cobardes

Tema: “Somos lloronas pero no cobardes”

Texto: Eclesiastés 3: 4-8

Photobucket“Todo tiene su tiempo, tiempo de llorar, y tiempo de reír; tiempo de lamentarse, y tiempo de bailar; tiempo de lanzar piedras, y tiempo de recoger piedras; tiempo de abrazar, y tiempo de rechazar el abrazo; tiempo de buscar, y tiempo de dar por perdido; tiempo de guardar, y tiempo de desechar; tiempo de rasgar, y tiempo de coser; tiempo de callar, y tiempo de hablar; tiempo de amar, y tiempo de odiar; tiempo de guerra, y tiempo de paz”.

¿Que la mayoría de las mujeres somos susceptibles? Si. ¿Que las mujeres somos lloronas? También. ¿Qué somos llenas de vericuetos y angustias? es verdad. A ratos somos un poco dramáticas y exageradas, a lo mejor.

Sin embargo es esa condición lo que nos hace diferentes al pragmatismo de género masculino. No es fácil para nosotras las mujeres aguantar un dolor profundo, la boca tiembla, los ojos se ponen vidriosos, se quebranta la voz… y el nudo aquel de la garganta duele… No es fácil contenerlo… y todo eso es generado por un motivo.

Dios conoce mi corazón, conoce mis lágrimas, conoce mi pasado y mi presente y sabe mis temores. Si tiene contado cada unos de mis cabellos pues sabe el número de lágrimas derramadas con o sin razón. Pero eso no nos justifica ser porcelanas que al mayor golpe se rompan. Una cosa es ser susceptible y otra muy diferente es ser cobarde.

Ahora bien ¿Que ganas con llorar y no hacer nada? ese es el punto en que no se debe caer. Eso es llorando y solucionando, cogiendo las riendas de lo que me produce esa angustia, orar, pedir sabiduría y suplicar un corazón plenamente confiando en Cristo.

En la vida se presentan situaciones inesperadas que deslumbran o desconciertan. Confiar en el hombre no es fácil. La confianza no es fácil cuando en tu corazón tienes guardado el pasado y no lo has dejado ir. Confiar en quienes te han hecho daño aún amándote es muy difícil pero Dios te impulsa a hacerlo porque ya no es en tus fuerzas sino en las suyas. Cada momento de aflicción es una oportunidad más para crecer, para demostrarle a Dios que confiamos antes que en el hombre en él.

Mujeres como yo, sentirse mal por un momento es muy normal, el corazón nuestro es muy consentido y le gusta el buen trato, tanto que el menor brinquito inesperado nos sentimos vulnerables, y salen a flote basuritas que no se han limpiado. Sin embargo en ocasiones, las cosas pasan porque Dios busca fortalecer las debilidades que nos hacen esclavas.

Sentirse afligida por momentos no es malo, llorar ayuda a limpiar el alma, a reflexionar y a sentirse más cerca de Dios… allí Dios se manifiesta más fácil en ese momento pleno de emotividad… y siempre habla, siempre de alguna manera no te abandona, te manda a quién menos imaginas para decirte que él está allí, que para los que aman a Dios todo les sale bien y tenemos un final feliz.

Leer el resto de la entrada »

Tienes que desatarte tú sola

Tienes que desatarte tú sola

mujer cristiana1321321Dios está dentro de ti, es por eso que existe una palabra divina en ti que resuelve problemas, que trae paz en medio de la guerra, y que soluciona las cosas más difíciles. Dios va a afirmar tu espíritu de tal manera que vas a ir al lugar de tu problema, lo vas a resolver en el nombre del Señor y saldrás en victoria.

Tienes que desatarte de la atadura de la pasividad

Había una mujer que tenía un espíritu de enfermedad en su cuerpo. Satanás la había atado durante doce años. Durante todo este tiempo esta pobre mujer había sufrido mucho y había gastado todo lo que tenía, y nada le había podido sanar, al contrario, cada vez estaba peor. Ella había escuchado hablar de Jesús, de sus milagros y decidió ir a buscarlo entre la multitud. Cuando lo encontró, se le acercó por detrás y tocó el borde de su manto y al instante se detuvo el flujo de sangre.

 

Leer el resto de la entrada »

Sé una mujer con luz propia, caminar con el favor de Dios te distinguirá del resto

Sé una mujer con luz propia, caminar con el favor de Dios te  distinguirá del resto.

mujer con luz“Porque yo tengo pensamientos de bien y no de mal para ustedes para darles el fin que esperan”.

 Dios dijo: “y no de mal” porque ellos pensaban que les iba a ir mal. Si pensamos así, lo más probable es que nos vaya mal, porque en  lo que más pienso es en lo que más crezco.

¿Qué tipo de mujer eres, hacia dónde diriges tus pensamientos cada día, te cuesta tomar decisiones?

Hay mujeres que no toman decisiones, porque otros las toman por ellas

Leer el resto de la entrada »

Deja de vivir en el muro

Deja de vivir en el muro

rahabDios nos creó con un propósito, puso un mapa debajo de nuestro brazo y dijo: “Mi deseo es que cumplas este plan, tengo sueños grandes para ti y este es el camino”.

Pero con nuestra inseguridad tapamos la voz del Espíritu Santo y escuchamos otras voces y cuando dejamos de escuchar la voz de Dios, nos perdemos en el mapa, y comenzamos a buscar que la gente nos diga, nos señale, y nos guíe en el camino pero, lamentablemente, ellos están más perdidos que nosotros. Mucha gente nos manipulará al aconsejarnos y nos dirá: “esto te conviene”, cuando en realidad a quienes les conviene es a ellos; y de esa manera te quitarán lo que  te pertenece y arruinarán tu vida.

Hubo una mujer que estaba “perdida en el mapa” porque andaba sin rumbo, estaba desperdiciando su vida, porque ella se entregaba a cualquier hombre, pero un día le sucedió algo diferente, llegaron dos hombres a su casa que no la estaban buscando a ella, sino que habían sido enviados por un general llamado Josué, para que investigaran la ciudad de Jericó en donde justamente vivía esta mujer.

Leer el resto de la entrada »

Safira: una mujer que autorizó a Satanás para que tome el control de su vida

Safira: una mujer que autorizó a Satanás para que tome el control de su vida.

 Un hombre llamado Ananías también vendió una propiedad y, en complicidad con su esposa Safira, se quedó con parte del dinero y puso el resto a disposición de los apóstoles.

 Ananías —le reclamó Pedro—, ¿cómo es posible que Satanás haya llenado tu corazón para que le mintieras al Espíritu Santo? ¡No has mentido a los hombres sino a Dios!

 Al oír estas palabras, Ananías cayó muerto.

 Unas tres horas más tarde entró la esposa, sin saber lo que había ocurrido.

—Dime —le preguntó Pedro—, ¿vendieron ustedes el terreno por tal precio?

—Sí —dijo ella—, por tal precio.

Leer el resto de la entrada »

Página 1 de 912345...Última »