Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

La Capacidad de Perdonar – Temas para Reflexionar

La Capacidad de Perdonar

Por alguna extraña razón hay algo que a nosotros lo seres humanos nos es muy difícil, esto es: Perdonar. Nos gusta que la gente nos perdone por los errores que nosotros cometemos, pero nos es muy pero muy difícil perdonar a los que los comenten contra nosotros.

El perdón es una capacidad especial de la cual todos estamos dotados, pero que depende de nosotros el usarla o simplemente saber que tenemos esa capacidad pero no usarla.

Leer el resto de la entrada »

Reflexion Diaria – Dios borra todo

Dios borra todo

La vida está llena de experiencias positivas y negativas, situaciones que hemos vivido y en donde hubiéramos querido jamás haber hecho eso o aquello. Algunos de nosotros si tuviéramos la potestad de regresar el tiempo y no cometer algunos errores que cometimos, lo haríamos.

Pero la realidad es que no manejamos los tiempos, que las cosas que hicimos, están hechas y por más que quisiéramos que no fueran así, son así.

Frente a esto, tengo dos opciones: Vivir recordando mi pasado o ver hacia adelante y aceptar el perdón de Dios.

Leer el resto de la entrada »

El Perdón nos Libera – Devocional

EL PERDÓN NOS LIBERA…

el-perdon“Soportándoos unos a otros, y perdonaos unos a otros, si alguno tiene queja contra otro. De la manera que Cristo os perdono, así también hacedlo vosotros, sobre todo vestíos de amor, que es el vinculo perfecto”. (Colosenses 3:13-14)

Perdonar es un proceso que no siempre es fácil. Cuando somos heridos, cuando nos han hecho un mal, cuando hemos sido traicionados o nos han juzgado mal. Quisiéramos defendernos y tomar la justicia en nuestras manos. Pero cuando uno decide otorgar el perdón aunque te lo pidan o no. Debe hacerlo porque cuando otorgas el perdón das paz y liberación a tu alma, porque decides desechar fuera de ti los resentimientos y la amargura que para nada sirven. Porque no deseas que nada estorbe tu relación con Dios, contigo mismo y con el mundo que te rodea.

La palabra perdón que significa: “No tener en cuenta la ofensa o falta que otro ha cometido, librar a alguien de una obligación o castigo, renunciar a un derecho, goce o disfrute”. Existe un detalle importante que debemos tener presente cuando decidimos perdonar y ese detalle es el siguiente: al perdonar es posible que esa persona o personas que resolvemos perdonar, jamás cambien su forma de ser, sus actitudes y puede ser que ni siquiera reconozca la herida o el daño que han producido. Pero aunque esto llegara a pasarte, eso no debe detenerte ni frenarte para que perdones ya que entonces, el problema viene siendo de esa persona, no tuyo.

Leer el resto de la entrada »

Vete, y no peques más – Reflexión

Tema: “Vete, y no peques más”

Texto: Juan 8: 7-11

“Y como insistieran en preguntarle, se enderezó y les dijo: El que de vosotros esté sin pecado sea el primero en arrojar la piedra contra ella. E inclinándose de nuevo hacia el suelo, siguió escribiendo en tierra. Pero ellos, al oír esto, acusados por su conciencia, salían uno a uno, comenzando desde los más viejos hasta los postreros; y quedó solo Jesús, y la mujer que estaba en medio. Enderezándose Jesús, y no viendo a nadie sino a la mujer, le dijo: Mujer, ¿dónde están los que te acusaban? ¿Ninguno te condenó? Ella dijo: Ninguno, Señor. Entonces Jesús le dijo: Ni yo te condeno; vete, y no peques más”.

Parafraseemos un poco la historia, utilicemos nuestra imaginación para centrarnos en esta historia:

Quizá era una mujer que no encontraba en su marido el amor que esperaba o simplemente no valoraba su vida y se daba al libertinaje en el placer sexual. Quizá en muchas ocasiones había caído en el acto del adulterio, mas sin embargo nunca había sido descubierta.

Posiblemente una mujer no amada, a la cual alguien con dulces palabras endulzo su oído a tal punto de convencerla a pecar de esta forma. Y es que nadie tiene sexo solo por tenerlo, antes hubo que haber insinuaciones, palabras, caricias y alguna que otra cosa que desconocemos.

Leer el resto de la entrada »