Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

¿Tienes miedo de comprometerte con la obra de Dios?

¿Tienes miedo de comprometerte con la obra de Dios?

question231456Claudia, hablaba con Dios….

“Dios: hoy recibí la llamada de una persona de un centro de ayuda y educación para niños y adolescentes, quienes pedían de mi colaboración para formar parte del voluntariado, pero te confieso Dios, que estoy muy confundida, yo tengo planes de irme a otra ciudad para trabajar, si llegara a formar parte de ese grupo de apoyo, mi vida cambiaría totalmente, no voy a tener tiempo para atender mis situaciones personales, tendría que sacrificar muchas de mis actividades. Si hay gente que va a la iglesia y solo se sienta a escuchar, ¿por que no puedo ser de ese tipo de personas? ¿Porque tengo que trabajar?, no se que decisión tomar, estoy confundida”.

Es abundante la cosecha —les dijo—, pero son pocos los obreros. Pídanle, por tanto, al Señor de la cosecha que mande obreros a su campo. Lucas 10:2 NVI

Leer el resto de la entrada »

Camino angosto

Camino angosto

Camino-angosto

Jesús nunca dijo: “Vengan en pos de mi que el camino será muy pero muy fácil”. Al contrario siempre nos previno que el camino no será fácil pero que Él siempre iba a estar con nosotros, que no había nada que temer si Él estaba de nuestro lado.

Jesús dijo lo siguiente: “Entrad por la puerta estrecha; porque ancha es la puerta, y espacioso el camino que lleva a la perdición, y muchos son los que entran por ella; porque estrecha es la puerta, y angosto el camino que lleva a la vida, y pocos son los que la hallan.” Mateo 7:13-14 (Reina-Valera 1960).

Leer el resto de la entrada »

Cuando tu espíritu se humilla

Cuando tu espíritu se humilla

Cuando-tu-espiritu-se-humilla

A veces creemos que somos tan malos que no merecemos el amor de Dios. Y la realidad es que quizá no lo merezcamos, pero Dios no nos regala su amor porque lo merezcamos, sino porque nos amo con un amor que es eterno, con ese amor que sobrepasa el entendimiento humano y que aunque nos creamos inmerecedores, Dios nos lo regalo.

Ese mismo sentimiento que nos hace sentir inmerecedores del amor de Dios nos lleva muchas veces a vivir una vida “alejada” de Dios. Y es que la culpabilidad que sentimos al practicar pecados que nos avergüenzan nos llevan poco a poco a alejarnos de Dios.

Leer el resto de la entrada »

Su pasión te dio todo

Su pasión te dio todo

pasion“Él fue traspasado por nuestras rebeliones, y molido por nuestras iniquidades; sobre él recayó el castigo, precio de nuestra paz, y gracias a sus heridas fuimos sanados.” 

Isaías 53: 5 (Nueva Versión Internacional).

En lo personal creo que este versículo es de los más significativos respecto a la obra de Jesús y su pasión. Es un versículo el cual debemos discernir adecuadamente para comprender su poder y el acto de amor que Jesús hizo por el mundo. Cuando alguien era crucificado, este era avergonzado públicamente y la gente a su alrededor hacía mofa de ello. Pero en el caso de Jesús fue algo más. El hombre por si solo tiene naturaleza inclinada al pecado, el corazón del hombre es engañoso, digamos que en su ADN tiene maldad. Para Jesús no aplicaba esto, siendo que fue engendrado con la naturaleza divina de Dios. Y cuando Él fue crucificado

dicen las Escrituras que se hizo pecado (2 Corintios 5:21). Recibiendo el castigo de nuestras rebeliones.

Leer el resto de la entrada »

El Hijo de Dios – Devocionales de Semana Santa

El Hijo de DIOS

El Hijo de Dios¡Él es Jesús!  – Apuntando con su mano a la Cruz dijo mi madre.  ¿Quién es Jesús? – Le pregunté y ella respondió: “El Hijo de Dios”. Tuve curiosidad de conocerle, aunque pensé que no se veía muy feliz para ser el Hijo de Dios pues estaba clavado en la Cruz. Sin embargo ella dijo que Jesús me quería conocer y que si yo era un buen niño tendría que ir a la escuela dominical.  Sentí emoción y deseo por asistir a conocer al Hijo de Dios, pero esos no eran los planes de mi maestra, quien puso un velo sobre mi alma. Ella solía decir que el Hijo de Dios aún sufría en la Cruz y que cada vez que me portaba mal Jesús sangraba. I concluía diciéndome:  ! Por tu culpa ! ! Por tu culpa ! ! Por tu grande culpa !

A partir de ese entonces  cada vez que le miraba clavado en ese madero sentía  gran impotencia pues yo no quería que sufriera por mi grande culpa. Realmente me esforcé por no lastimarle, y cada vez que hacia una travesura o tenia malos pensamientos sentía su dolor.  – ¿Qué grande pecado puede tener un pequeño? si de ellos es el Reino de los Cielos. Sin embargo yo no lo sabía. Con grande dolor en el corazón me despedí de Jesucristo, creyendo que  algún día le ayudaría a bajar de la Cruz.  Puse una barrera con Él y su Padre, resignándome a ese lugar después de la muerte llamado infierno, del cual hablaba mi maestra.

Leer el resto de la entrada »

Página 1 de 14312345...1015202530...Última »