Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Un corazón conforme a Dios – Reflexiones

UN CORAZÓN CONFORME A DIOS

Pero cierto varón de nombre Simón, había estado practicando magia en la ciudad y asombraba a la gente de Samaria, haciéndose pasar por alguien importante. Hechos 8:9 (BTX)

En los comienzos de la iglesia primitiva el Espíritu Santo obraba grandes señales y milagros a través de Felipe, pero aparece en escena un hombre que practicaba la magia alegando que éste era el “gran poder de Dios”; él se creía un hombre importante porque llamaba la atención de grandes y pequeños teniéndolos embelesados con artes mágicas, con engaño. Pero dice la biblia que cuando “…creyeron el mensaje de Felipe que proclamaba las buenas nuevas acerca del reino de Dios y de Jesús el mesías, fueron bautizados tanto hombres como mujeres…” (vs.12)

Este Simón también creyó y no se “despegaba” de Felipe, estaba maravillado del poder de Dios. Al ver a Pedro y a Juan que imponiendo las manos sobre las personas estas recibían el Espíritu Santo les ofreció dinero a cambio de esa unción.

Simón había perdido grandeza, atención, fama…y por eso quería la unción, estaba prisionero de la tristeza. Cuántas veces perdemos algo y queremos recuperarlo de cualquier forma ilegal. Esto indica que podemos tener un interés genuino pero con motivo equivocado.

Leer el resto de la entrada »

La Semilla – Reflexiones

LA SEMILLA

Génesis 1.11 Y dijo Dios: << ¡Que haya vegetación sobre la tierra; que ésta produzca hierbas que den semilla, todos según su especie!>> Y así sucedió.  NVI

En el mundo de la botánica una semilla viene siendo el principio de algo grande y maravilloso, y por supuesto hay de semillas a semillas, pero hoy quiero hablarte de la buena semilla, de la que habla la biblia en el versículo que te menciono. Dios da una orden tajante, que se produzcan hierbas con semillas, y estas a su vez también den semillas de acuerdo a su especie, es decir, a su género; ahora bien, pon mucha atención y observa como Él desde el principio hizo un apartado, una clasificación; separó lo productivo de lo improductivo, lo agradable de lo desagradable, lo bueno de lo malo. Así vemos que hay árboles que únicamente producen sombra, y otros que producen frutos, y entre estos hay frutos que son gratos al paladar y otros no. ¿A que quiero llegar con esto? A lo siguiente: Así como en la naturaleza vegetal existe una clasificación hecha por Dios desde el principio, así también existe una en la naturaleza humana, (que a final de cuentas es lo que importa) porque recuerda que a Dios lo que le ha preocupado desde el inicio, es el hombre y su comportamiento con Él.

Leer el resto de la entrada »

No te enojes con Dios – Reflexiones Cristianas

No te enojes con Dios

¿Alguna vez te has enojado con Dios?, yo sí. Y es que aunque queramos negarlo hay ocasiones en las que nos enojamos con Él, quizá porque las cosas no salieron como esperábamos o porque no nos respondió de la manera que queríamos o porque simplemente nunca hubo una respuesta y su silencio fue lo único con lo que nos encontramos.

A veces llegamos a los extremos de enojarnos con Dios por cosas que nosotros mismo buscamos, por resultados que tejimos a base de malas decisiones y terminamos culpando a Dios de nuestro mal.

¿Has escuchado frases como: “Porque Dios no hizo nada para evitar que tomara esa decisión” ó “Porque Dios no me detuvo antes de equivocarme”?, pues yo sí.

Leer el resto de la entrada »

Reflexión – Las Consolaciones de Jehová traen Felicidad

Tema: “Las Consolaciones de Jehová traen Felicidad”

bible-gold“Bienaventurado el hombre a quien tú, JAH, corriges, y en tu ley lo instruyes. Para hacerle descansar en los días de aflicción, en tanto que para el impío se cava el hoyo. Porque no abandonará Jehová a su pueblo, ni desamparará su heredad. Sino que el juicio será vuelto a la justicia, y en pos de ella irán todos los rectos de corazón. ¿Quién se levantará por mí contra los malignos? ¿Quién estará por mí contra los que hacen iniquidad? Si no me ayudara Jehová, pronto moraría mi alma en el silencio. Cuando yo decía: Mi pie resbala, tu misericordia, oh Jehová, me sustentaba”.
En la multitud de mis pensamientos dentro de mí, tus consolaciones alegraban mi alma. Mas Jehová me ha sido por refugio, y mi Dios por roca de mi confianza.”

(Salmos 94:12-19 y 22)

Creo que todos los seres humanos hemos tenido que pasar por momentos de aflicción. Algunos en mayor proporción que otros, pero todos hemos sentido el peso de la angustia. Las palabras escritas en este salmo describen lo que es tener la confianza y la esperanza puesta en Dios, el autor de la vida. Dan aliento y confortan el alma sedienta de esa paz que solo Dios puede darnos ante situaciones que nos parecen desesperantes. Porque cuando surgen en nuestras vidas situaciones y eventos que nos agobian, entristecen o preocupan, es tan gratificante poder recordar que nuestro Padre amante no nos abandona. Y si no nos abandona, es porque permanece siempre ahí, al lado nuestro.

El proceso en el que recibimos instrucción de parte de Dios puede ser algo confuso para nosotros como seres humanos, pero es necesario que aprendamos. Una de las etapas en las que necesitamos aprender a depender de Dios y a crecer en su gracia es precisamente, a través del silencio. El silencio es bueno, pero a veces demasiado silencio consume y agota. Un ejemplo de esto que digo lo podemos ver en una de las oraciones que expresa el salmista cuando expresa: “que si Jehová no lo ayudara su alma moriría en silencio”. A veces cuando permanecemos en ese silencio por largo tiempo nos deprimimos. Tal vez porque una de las características que más describen al ser humano es que fue diseñado por Dios para socializar, para estar en contacto con Él y con las personas.

Leer el resto de la entrada »

Somos Vulnerables – Mensajes Cristianos

Somos Vulnerables

“En cuanto a la pasada manera de vivir, despojaos del viejo hombre, que está viciado conforme a los deseos engañosos, y renovaos en el espíritu de vuestra mente, y vestíos del nuevo hombre, creado según Dios en la justicia y santidad de la verdad”.

Efesios 4: 22-24

A veces se nos olvida lo vulnerables que somos ante los deseos que gobiernan a nuestra carne, y es que recuerda que cuando venimos a Cristo nuestro interior cambio, nuestro espíritu se renovó, pero nuestra carne sigue siendo la misma.

Nuestra carne está viciada por los deseos engañosos, anhela un placer momentáneo que luego se convierte en un dolor para nuestro espíritu y es que todos aquellos que hemos tenido un encuentro genuino con Dios nos sentiremos avergonzados cuando en momento determinado nos hemos dejado llevar por nuestros instintos pecaminosos.

Cada uno de nosotros trae un instinto pecaminoso que nos induce por naturaleza a hacer lo malo, pero cada día de nuestro existir tendremos una lucha constante, entre lo que no queremos hacer y nuestra carne nos induce a hacer, contra anhelar hacer la voluntad de Dios apartándonos del pecado.

El Apóstol Pablo comprendía claramente esta verdad y en la carta a los Romanos 7:14-25 escribe lo siguiente:

Leer el resto de la entrada »

Página 1 de 612345...Última »