Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Video: ¡Ya estoy lista!

Videos Reflexivos

“¡Ya estoy lista!”

La mayoría de jóvenes creen estar listos para entregar su cuerpo a alguien a quien consideran el “indicado”. Creen que sentirse bien con alguien es el unico requisito que se necesita para llegar al sexo y muchos otros creen que el tiempo que llevan de noviazgo es suficiente como para pasar al siguiente “nivel”. ¡Que equivocados están!

La Biblia dice: “No tengan relaciones sexuales prohibidas. Ese pecado le hace más daño al cuerpo que cualquier otro pecado” 1 Corintios 6:18 (Traducción en lenguaje actual).

No se trata de creer que se esta listo, sino que se trata de cumplir lo que Dios quiere, la Biblia es clara en prohibir el sexo antes del Matrimonio porque Dios creo el sexo para ser practicado en el Matrimonio, la Biblia dice: ” En cuanto a aquello que pusieron en la carta que recibí de ustedes, de que «es mejor no tener relaciones sexuales», por supuesto que es mejor, aunque mejor aún es que cada hombre tenga su propia esposa, y que cada mujer tenga su propio esposo, para que no caigan en relaciones sexuales prohibidas. El esposo debe tener relaciones sexuales sólo con su esposa, y la esposa debe tenerlas sólo con su esposo. Ni él ni ella son dueños de su propio cuerpo, sino que son el uno para el otro. Por eso, ninguno de los dos debe decirle al otro que no desea tener relaciones sexuales. Sin embargo, pueden ponerse de acuerdo los dos y dejar de tener relaciones por un tiempo, para dedicarse a orar. Pero después deben volver a tener relaciones; no vaya a ser que, al no poder controlar sus deseos, Satanás los haga caer en una trampa. Por supuesto, les estoy dando un consejo, no una orden. Yo preferiría que tanto los solteros como las viudas se quedaran sin casarse como yo; pero a cada uno Dios le ha dado capacidades distintas, a unos de una clase y a otros de otra. Pero si no pueden dominar sus deseos sexuales, es mejor que se casen. Como dice el dicho: «Vale más casarse que quemarse».” 1 Corintios 7:1-9 (Traducción en lenguaje actual).

¿Crees que realmente estas listo o lista?, pregúntale a Dios que opina sobre eso que estas pensando hacer. No hay nada mejor que guardarse puro para el matrimonio tal y como manda el Señor y si alguien ya cometió el error, entonces debe arrepentirse genuinamente, pedirle perdón a Dios y prometerle que no volverás a caer en ese pecado, pero también mostrar voluntad total de cumplir esa promesa. “Mis queridos hijos, les escribo estas cosas, para que no pequen; pero si alguno peca, tenemos un abogado que defiende nuestro caso ante el Padre. Es Jesucristo, el que es verdaderamente justo” 1 Juan 2 (Nueva Traducción Viviente).

Te invitamos a que veas el siguiente vídeo y reflexiones:

****************
SI EL VIDEO FUE DE BENDICIÓN PARA TU VIDA, COMPARTE ESTA PUBLICACIÓN EN TU PERFIL DE RED SOCIAL.
****************

A Él sí le importa

A Él sí le importa

Hay sensaciones en la vida que creo que la mayoría de los seres humanos compartimos. Una de ellas es la de estar enamorado, otra es la de sentirse herido y entre muchas más, está también el sentir que hacemos algo que finalmente nadie valora.

He escuchado relatos relacionados con esta sensación en más de una ocasión por adultos y adolescentes. Me llama la atención porque comparten una raíz común: el querer hacer algo “bueno” que pareciera ser poco relevante para el resto. Generalmente escucho decir a los adolescentes con quienes me relaciono que nada es suficiente para mantener satisfechos a sus padres y que aunque se esfuercen por “portarse bien” pareciera ser que tampoco es suficiente. El relato de los jóvenes es similar, pero generalmente teñido por lo que su grupo de pares opina.

Ser joven y ser cristiano no es una tarea fácil. Sé que quienes son jóvenes y lean estas líneas van a compartir esta declaración. En una sociedad en donde se promueve el individualismo, el excesivo respeto a la vida personal de tu pareja, en donde se promueve la experimentación sexual como práctica necesaria para tener un matrimonio feliz y un sinfín de “actividades” como éstas, ser jóvenes y mantener los principios que rigen nuestra vida no es simple. Es muy posible que incluso dentro de la misma familia existan momentos en que tampoco sea valorado el ser honesto, querer servir a Dios con todas las fuerzas de la juventud y reservar el sexo para el matrimonio, ya que no ha sido una práctica que se fomente desde el hogar, es más, es probable que si existen hermanos éstos no practiquen estos principios y los padres no se “espantan” ni creen que estos hijos son “malos” o irresponsables, lo que profundiza aún más la sensación de que “ a nadie le importa que sea diferente”, e incluso, el que “a nadie le importaría si no fuese diferente”.

Leer el resto de la entrada »

Dejo que Dios escriba Su propia versión de mi historia de amor (Dedicado a jóvenes solteras)

Dejo que Dios escriba Su propia versión de mi historia de amor

(Dedicado a jóvenes solteras)

Dios está escribiendo Su historia como a Él le parece,

No meto más mis manos en esto, que se haga su voluntad perfecta. No me importa saber el cómo hará Dios esto, o cuando lo hará, o de qué forma… Eso a mi no me corresponde saberlo,  o razonar demasiado en ello.  ¡Simplemente callo ante ti Señor!

“Mi Señor, yo quiero dar tu talla. Si es que ya lo sé, si es que lo que he venido percibiendo es verdad, ¡bien! Ahora a tomar esto, delante de Dios primeramente, con altura y seriedad, no a la ligera, no dejándome llevar por el mero emocionalismo.  Del resto, he determinado callar las voces inquietantes de mi alma con toda su lógica y razón. Lo asumo con gran responsabilidad y me sigo comportando como la mujer de Dios que soy”.

Leer el resto de la entrada »

…una historia

…una historia.

Si hay algo que me conmueve hasta las lágrimas es ver a adolescentes y jóvenes servir a Dios. No sé si tendrá que ver con el llamado que tengo, o es más bien mi corazón de madre que aflora en todo su esplendor, pero me estremece.

Acabo de regresar de una reunión de jóvenes que lucía como “normal” hasta que dos adolescentes, Diego y Camila, tomaron el micrófono y comenzaron a hablar al grupo de Dios y sobretodo, de no alejarse de Él. De que Él es nuestro verdadero Padre y quien nos ha dado el libre albedrío para tomar nuestras propias decisiones. Me impresiona aún más porque conozco un poco sobre las historias de vida de ambos, sobretodo de Diego, y pienso que tienen cientos de razones para NO creer en Dios, e incluso, justificarlo a través de eventos extremadamente dolorosos que les han tocado vivir. Cuando veo esto, pienso en que no estoy equivocada, pienso en que estoy en el lugar en que Dios quiere que esté y haciendo aquello para lo cual Él mismo me diseñó.

Detrás de cada uno de los rostros de nuestros adolescentes hay una historia, muchas veces juzgamos con tanta liviandad actitudes que ellos tienen o su misma forma de adorar a Dios, pero no nos damos cuenta que detrás de ese joven hay una historia, hay un sinfín de experiencias y de momentos que ha vivido que han ido formando su identidad y su forma de relacionarse con el mundo y con los demás. Existe un pasado, existe una familia, existe un colegio, existe un barrio, existen infinitas situaciones que pueden haber impactado su vida tanto de manera positiva como también negativa y eso, claramente, define (no para siempre, pero sí define hasta HOY) lo que él o ella es, piensa y siente. Lo que me impresiona de todo esto es que aún con lo que menciono, deciden estar cada día sábado u otro, sirviendo a Dios y escuchando de Él…y eso para mí es una tremenda bendición.

Leer el resto de la entrada »

Siempre se ha tratado de ÉL

Siempre se ha tratado de ÉL

Me entristece mucho cuando converso con jóvenes o adolescentes que están “cargados” y se sienten presionados por seguir los caminos de Dios. Me preocupa lo que estamos haciendo como “adultos” y cuánto nos importa entregar un modelo de Iglesia más que de Cristo. Estoy absolutamente segura que cuando conocemos a Cristo y este se revela a nuestra vida no tenemos más que felicidad y libertad en nuestro corazón, pero cuando después de este importante paso llenamos de cargas y obligaciones a los creyentes difícilmente vayan a sentirse felices o realizados.

Me apena cuando veo jóvenes sobre exigidos y demandados en la iglesia, cuando están agotados después de una larga y pesada jornada universitaria o escolar y se les obliga a inscribirse en un horario de oración y ayuno, o bien, a algún curso que se hace cerca de las nueve de la noche después de haber estado TODO el día lejos de su casa, con hambre y sueño. Me enoja que no es entiendan los procesos ni se respeten los llamados, todos somos distintos (¡Gracias a Dios!) y nos mueven distintas cosas y tareas dentro de la iglesia, entendida como templo o espacio físico. Sin embargo, he observado esta sobre exigencia por años en círculos cristianos y noto como cada vez aumenta el desencanto por comprometerse con un trabajo eclesiástico y priorizar otras actividades. Me pasa muchas veces que siento que existen muchos jóvenes universitarios, por ejemplo,  que son brillantes en sus instituciones académicas, los proyectan y hablan bien de ellos y muchas veces en las iglesias ni sus nombres son conocidos. Y no es que me vaya a quejar todos los párrafos que me faltan por escribir, pero quiero escribir sobre una realidad en la que tú y yo vivimos. Tal vez los jóvenes y adolescentes la experimentan con más fuerza, pero me parece preocupante que el mismo lugar físico que permitió que alguien conozca a Cristo sea ahora el que le muestre un mundo de exigencias y tareas obligadas.

Leer el resto de la entrada »

Página 1 de 41234