Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Dejar ir…

Dejar ir…

Siempre nos han enseñado que debemos guardar aquello que es muy valioso. De niños nos enseñan a cuidar nuestros útiles escolares, ya de “grandes” a cuidar nuestros objetos de valor como el teléfono celular, las joyas o algún artículo tecnológico de última generación…Siempre hemos aprendido que aquello que es importante se debe retener. Sin embargo, me parece que “alguien” nos ha enseñado que las cosas no son tan así, al parecer también habría ganancias en soltar.

Hace pocos instantes me enteré del fallecimiento de una joven que conocí desde que ella era una niña, si bien nunca fuimos amigas cercanas, siempre supe de su vida y de las cosas que hacía porque teníamos mucha gente en común. Hablando con uno de sus amigos más cercanos en este día, reflexionábamos sobre sus deseos de que permaneciera más tiempo con vida, pero también llegábamos a la conclusión de que una de las muestras más grandes de amor que podemos dar también es el dejar ir…dejar partir…soltar.

Leer el resto de la entrada »

La vida no se termina en la muerte

La vida no se termina en la muerte

A veces nos hemos preguntado: ¿Por qué Dios permite que pasen algunas situaciones difíciles de entender?, por ejemplo: ¿Por qué Dios permite que una madre muera en un accidente?, ¿Por qué un niño de ocho meses muere repentinamente?, ¿Por qué un hombre usado por Dios muere trágicamente en un accidente de tránsito?, ¿Por qué una mujer muy usada por Dios es detectada con cáncer terminal?, ¿Por qué un hombre o una mujer integra mueren asesinados sin motivo?, ¿Por qué?, ¿Por qué Dios lo permite?, ¿Por qué Dios no hace nada?

¿Te parecen conocidas esas preguntas?, y es que hasta cierto punto es difícil de entender porque pasan algunas cosas que nosotros consideramos que no tendrían que pasar.

A veces al escuchar a personas que se hacen esta clase de preguntas, porque quizá están pasando por un momento difícil en el cual no encuentran explicación a lo ocurrido, he reflexionado y he tratado de entender el porqué de las cosas, pero sinceramente la mayoría de veces o casi siempre no lo sé.

Personalmente se me hace difícil entender porque un niño muere, porque un siervo del Señor es asesinado o porque alguien por quien oramos muchos para que fuese sanado muere de esa enfermedad. Y es que a veces quisiéramos que las cosas fueran como nosotros queremos que sean y no como son.

Reflexionando en todo esto llegaba a la conclusión de que nosotros limitamos la vida a lo que conocemos, a lo que vemos, a nuestro espacio y a nuestro tiempo. Basamos la importancia de la vida en base a nuestro reloj, en base a nuestro calendario, en base a lo que nosotros consideramos justo olvidándonos de esta manera la forma de cómo Dios ve la vida.

Leer el resto de la entrada »