Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Carta para una Madre que ha perdido a su bebé

CARTA PARA UNA MADRE QUE HA PERDIDO A SU BEBÉ

carta-de-un-bebe-a-su-madreCon mucho respeto y amor dedico esta carta a una madre que perdió a su bebé de dos días de nacido. Espero que de alguna manera reciba consuelo a través de ella encuentre fortaleza.

Querida Mamá:

Sé que el momento que ahora estás viviendo no es el mejor. Que el dolor que sientes en tu corazón es difícil de calmar y que las ilusiones y los planes que habías construido para mí, ya no existen.

Mientras estuve en tu vientre sentí todo ese amor que tenías para mí. Sé que nuevos sentimientos, sensaciones y emociones experimentaste porque yo crecía dentro de ti. ¡Es tan maravilloso el vínculo que pueden tener las madres con sus hijos!

Sé también que todo estaba preparado para mi llegada, que rebosabas de alegría y esperanza. Pero a pesar de que nací, fue breve mi momento aquí en la tierra. Dios quiso que volviera al cielo y que tú desarrollaras una fortaleza más grande de la que crees tener. Porque tú eres tan especial y debes seguir viviendo tu vida.

Esto es solo una prueba difícil que te tocó atravesar, un desierto del cual en algún momento verás brotar el agua y una flor. Si tú eres fiel a papito Dios un día me verás y te reencontrarás conmigo en el cielo para juntos disfrutar de una vida eterna.

Leer el resto de la entrada »

El Siervo que hace su Labor – Escritos Cristianos

El siervo que hace su labor muchas veces no conoce la verdadera trascendencia de su trabajo en las manos de su Señor

escribiendoHabida cuenta de que es la Escritura la inspirada por Dios (2 Timoteo 3:16), y lo que nosotros escribimos son consideraciones personales sobre lo que ya está escrito, cada vez que me encuentro frente a la pantalla de mi computadora para escribir, cada devocional es una página completamente en blanco. “¿Señor, qué les digo a los hermanos? Que estas palabras sean de bendición para muchos” es mi oración.

Así como el labrador trabaja pacientemente la tierra a los efectos de dejarla en condiciones óptimas para que ésta pueda recibir la semilla y dé sus frutos, nuestra labor en las manos del Señor, es la de ser labradores de almas. Con las palabras, de la mano de nuestro Señor llegamos a los corazones de las personas que nos leen, preparamos sus almas para recibir la Semilla de Vida, que es Su Palabra y para que ésta rinda frutos en sus vidas.

Como el viento lleva una semilla lejos del árbol de origen, sin que éste sepa hacia dónde va, así de la mano del dulce Espíritu de Dios nuestros escritos “vuelan” lejos de nosotros sin que sepamos hacia dónde van, ni en qué corazón se van a quedar. Rara vez podemos apreciar los verdaderos alcances de nuestro trabajo. ¡Y qué bueno que sea así! Porque ese es justamente el trabajo de Nuestro Señor, no el nuestro. Nuestra labor, como escritores cristianos es, después de: “Señor… ¿qué les digo a los hermanos?” depositar humildemente en sus manos las palabras que surgen de la reflexión y de lo profundo del corazón, tal como aquél chiquillo tuvo a bien dejar en las manos del Señor tan sólo cinco panes y dos peces para que alimentaran a miles.

Leer el resto de la entrada »

Momentos a Solas – Reflexiones Personales

Momentos a solas

“Dios mío, mira en el fondo de mi corazón, y pon a prueba mis pensamientos. Dime si mi conducta no te agrada, y enséñame a vivir como quieres que yo viva”.

Salmos 139: 23, 24

(Traducción en lenguaje actual)

A veces perdemos el enfoque de la vida por las diferentes tareas diarias que realizamos y más aun cuando la monotonía y el estrés se apoderan de nosotros y nos olvidamos de esos momentos a solas que Dios desea pasar con nosotros.

Y es que muchos de nosotros nos olvidamos de lo más importante de la vida, lo cual es mantener esa comunión activa con nuestro Señor.

¿Cuándo fue la última vez que tuviste un momento a solas con Él?, ¿Cuánto fue la última vez que le cantaste a solas, mientras vivías lo que le decías?, ¿Cuándo fue la última vez que sentiste su presencia que te abrazaba y las lagrimas de tus ojos no se pudieron contener?

Con el transcurrir del tiempo y de los años muchos olvidamos aquellos momentos a solas que pasábamos con El, esos momentos que marcaron positivamente nuestra vida para que ahora seamos lo que somos, esos momentos que añorábamos en donde nos rendíamos delante de Él y permitíamos que ministrara nuestra vida como a El bien le pareciera.

Leer el resto de la entrada »

La Presencia de Dios como hábito – Reflexiones Cristianas

LA PRESENCIA DE DIOS COMO HÁBITO

cepillo-y-pasta“Una cosa he demandado a Jehová, ésta buscaré; Que esté yo en la casa de Jehová todos los días de mi vida, Para contemplar la hermosura de Jehová, y para inquirir en su templo”.

Salmos 27:4

En muchas ocasiones de nuestro diario vivir olvidamos que debemos de encontrarnos con la presencia de Dios en nuestras vidas para que las cosas sean mejores, debemos de hacer que tal y como nuestros padres o la escuela nos enseñaron hábitos como saludar, cepillarnos los dientes, bañarnos, entre otras muchas cosas mas, la presencia de Dios debe de ser un habito mas en nosotros.

Que cada mañana al despertar, lo primero que hagamos sea dar gracias a Dios porque podemos respirar, cuando muchas otros ya no respiraron este día, que podemos movernos, cuando hay otros que no cuentan con sus extremidades para poder hacerlos.

Que cada vez que disfrutemos de nuestros alimentos podamos elevar una oración de agradecimiento porque los tenemos.

Aun mas importante, que ese habito que la presencia de Dios esté con nosotros todos los días pueda ir mas allá, pueda ser una relación intima con Dios Padre, Dios Hijo y Dios Espíritu Santo, que como dice Dante en una de sus predicaciones podamos distinguir cuando nos visita cada uno de ellos y disfrutemos de su presencia, que no importa si estamos en el trabajo pero aún ahí podemos honrar a Dios y poder sentirlo de una manera exquisita.

Leer el resto de la entrada »

Buscadores de Pecado – Reflexión Cristiana

Buscadores de Pecado

“Cristo hizo suyos nuestros pecados, y por eso murió en la cruz. Lo hizo para que nosotros dejemos por completo de hacer el mal y vivamos haciendo el bien. Cristo fue herido para que ustedes fueran sanados”.

1 Pedro 2:24

(Traducción en lenguaje actual)

Es triste pero en la vida muchas veces nos podemos encontrar buscando el pecado, si, hablo de esos momentos en los que por alguna extraña razón sentimos la necesidad “urgente” de fallarle a Dios.

Obviamente nuestro anhelo no es fallarle al Señor, pero nuestra naturaleza carnal nos impulsa cada día a realizar ciertas acciones que muy bien sabemos que no son correctas.

Hay periodos de tiempo en los cuales nos mantenemos firmes, tratando y luchando de agradar a Dios, de pronto de un día para el otro, sentimos el deseo de ir en contra de nuestros mismos principios, si, porque lógicamente ninguno de nosotros peca con la más hermosa satisfacción de saber que le estamos fallando al Señor.

Leer el resto de la entrada »