Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Estar contigo Cristo – Reflexión

Tema: “Estar contigo Cristo”

Texto: Salmos 86:7

“En el día de mi angustia te llamaré, Porque tú me respondes”

Hace algunos años, mientras me encontraba en un situación difícil, llegue a mi casa, me encerré en mi cuarto, encendí los aparatos de sonido y el CD que tenia puesto era de Daniel Calveti y al darle Play comenzó a entonar la Alabanza que se llama: “Estar contigo Cristo”, sinceramente sentí algo inexplicable.

Antes de proseguir quiero que la escuches para que puedas comprenderme, da Play en el siguiente reproductor:

¿Te lo dije no?, Es que lo hermoso de la vida cristiana es que Dios te sorprende cada día, quizá tu abriste hoy tu correo esperando que Dios tuviera una Palabra para ti, quizá vienes muy cargado, las situaciones que te apretan están llegando a su limite, quizá pensaste en renunciar a este Camino, por tu mente paso la idea de colgar las botas del evangelio, pues ya no podias mas, ya no podias mas.

Mas en esta hora ¿Por qué no vienes corriendo delante del Señor y te depositas tu carga en El?, ¿Porque no cierras tus ojos y te quedas tranquilo y esperas por su presencia?

Leer el resto de la entrada »

Yo estaré contigo dice el Señor

Tema: “Yo estaré contigo dice el Señor”

Texto: Isaías 43:2

“Cuando pases por las aguas, yo estaré contigo; y si por los ríos, no te anegarán. Cuando pases por el fuego, no te quemarás, ni la llama arderá en ti”

En la vida hay momentos difíciles en los cuales nos enfrentaremos con situaciones que no estaban previstas, esas situaciones que son necesarias para mostrarnos que Dios esta con nosotros a donde quiera que vayamos.

La mayoría de nosotros nos quejamos por las situaciones que muchas veces nos ha tocado enfrentar, pero ¿Te has dado cuenta que en cada una de esas situaciones, Dios se ha manifestado en tu vida?, Si, pues así es mi Dios, El siempre estará presente en tu vida y JAMÁS te dejara.

Posiblemente los últimos días has sentido como todo se te a acumulado, parece ser que el cielo se ve gris y la intervención de Dios brilla por su ausencia, la duda a atacado tu mente, y la esperanza se esta marchitando poco a poco, sientes como tu fe se debilita cada día y sientes una angustia dentro de ti que a pesar que no la quieres demostrar, tu sabes que esta ahí, te ha quitado el sueño y te ha robado la paz en tu corazón.

Mas en esta hora Dios me dice que comparta este versículo contigo: “Cuando pases por las aguas, yo estaré contigo; y si por los ríos, no te anegarán. Cuando pases por el fuego, no te quemarás, ni la llama arderá en ti”.

No tengo que escribir mucho para describir las verdades que encierra ese versículo, creo que es tan claro como real, es una promesa de protección y cuidado de Dios para ti.

Generalmente no escribo los días viernes, pero Dios inquieto mi corazón y en especial al leer este versículo, para que en este momento que tu estes leyendo esto, entiendas de que Dios no te ha dejado solo, que si sientes por momentos una soledad que te espanta, es porque Dios esta guardando silencio porque esta trabajando para obrar en tu vida.

Leer el resto de la entrada »

Pese a los vientos fuertes, Jesús no te dejara hundir

Tema: “Pese a los vientos fuertes, Jesús no te dejara hundir”

Texto: Mateo 14: 28-32

“Entonces le respondió Pedro, y dijo: Señor, si eres tú, manda que yo vaya a ti sobre las aguas. Y él dijo: Ven. Y descendiendo Pedro de la barca, andaba sobre las aguas para ir a Jesús. Pero al ver el fuerte viento, tuvo miedo; y comenzando a hundirse, dio voces, diciendo: ¡Señor, sálvame! Al momento Jesús, extendiendo la mano, asió de él, y le dijo: ¡Hombre de poca fe! ¿Por qué dudaste? Y cuando ellos subieron en la barca, se calmó el viento”.

Este pasaje bíblico encierra tantas enseñanzas, que lo podemos ver desde varios puntos de vista y en cada uno de ellos Dios nos mostrara algo.

La historia comienza con un Jesús caminando sobre el mar, sus discípulos asustados pensando que era un fantasma se turbaron dando voces de miedo. Pero en medio de esos panoramas de temor y miedo aparece Jesús para decirnos: “¡Tened ánimo; yo soy, no temáis!” (v.27).

En ese momento se levanta uno de sus discípulos, aquel que era el portavoz de los doce y a quien siempre le gustaba sobresalir de entre todos diciéndole: “Señor, si eres tú, manda que yo vaya a ti sobre las aguas”, era claro que Pedro ya se había fijado que el Señor estaba sobre las aguas y por esa razón le pidió que el también quería tener esa enorme experiencia de caminar sobre las aguas, algo que humanamente y sin ningún dispositivo es imposible.

Jesús no se negó ante tal petición, pues su petición denotaba porciones de FE, El le respondió: “Ven”, como cuando de repente estamos tan asustados por las situaciones que están a nuestro alrededor y le pedimos al Señor que queremos estar cerca de El, el siempre nos responderá “VEN”, y es por el hecho de que el anhelo de nuestro Señor es que nuestra fe aumente cada día para poder creer sus promesas.

En ese instante Pedro descendió de la barca y literalmente “andaba sobre las aguas para ir a Jesús”, que hermosa experiencia, única, de esas que jamás se olvidaran, ¿Cuántos de nosotros quisiéramos caminar sobre las aguas para acercarnos a Jesús?, la verdad es que pese al final que iba a tener esta historia, te puedo asegurar que en este momento Pedro era el hombre mas feliz del mundo, esta caminando sobre las aguas, pues su fe se lo estaba permitiendo.

Al igual que Pedro muchos de nosotros salimos de esa barca de pecado y comenzamos a caminar por fe hacia Jesús, esa fe que nos hizo creer de que podíamos tener una mejor vida, esa fe que nos permitió dejar aun lado toda duda y comenzar a caminar en pos del Señor.

Esos segundos fueron una de las mejores experiencias que Pedro jamás olvidaría, pero luego sucedió algo imprevisto o mejor dicho algo que tiene que pasar para probar nuestra fe: “Pero al ver el fuerte viento, tuvo miedo; y comenzando a hundirse”.

Y es que no podemos juzgar a Pedro de incrédulo o de falta de fe, porque quizá ni nosotros mismos nos hubiéramos atrevido a comenzar a caminar sobre el mar por miedo a hundirnos, pero Pedro lo había comenzado a hacer, pero lastimosamente los fuertes vientos en nuestra vida aparecerán y es ahí en donde realmente será probada nuestra fe.

No voy a juzgar a Pedro, pues en varias ocasiones yo también he dudado al sentir los fuertes vientos, pero que lindo saber que pese a que los fuertes vientos querrán derribarnos, tenemos a un Jesús dispuesto a extender su mano para no dejarte hundir: “Al momento Jesús, extendiendo la mano, asió de él” (v.31).

La experiencia fue única para Pedro, eso marcaría su vida de sobremanera, también era un llamado de atención para no volver a dudar, pero te aseguro que desde ese momento Pedro no dudo mas nunca de que Jesús no lo dejaría hundirse.

Leer el resto de la entrada »