Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

¡Descansa en paz, mamita! (Carta a mi madre)

¡Descansa en paz, mamita!  (Carta a mi madre)

Mamá: yo sé que llegué a tu vida de una manera abrupta e inesperada. Sé que irrumpí así de repente, cuando aún eras una flor incipiente. Te llamabas Rosa, pero eras sólo un frágil y hermoso capullo, que aún no empezaba a abrirse a la vida.  Sé que trunqué tus sueños de adolescente. Tus libros y cuadernos, pronto fueron desplazados por pañales y biberones. Las veladas con tus amigas, se convirtieron en  largas noches de insomnio, por la soledad y la preocupación de un futuro incierto. Aquella fresca y bella sonrisa de niña  que te caracterizaba, se fue borrando por el llanto, que de continuo inundaba tu rostro casi angelical. Tus preciosos ojos claros, eran como cuentas de un collar valiosísimo, pero que de a poco se iban opacando.  ¡Yo lo sé mamá! ¡Yo sentía cómo se aceleraba tu corazón ahí adentro! Los ríos de sangre corrían  furiosos a mi alrededor y  ¡parecía  que me ahogaba! Quería hablarte mamá; quise hacerte saber, que yo no había planeado aquello; que yo  no era responsable de que eso sucediera. Quise decirte mamita, que yo sólo era el resultado de aquel “pacto de amor eterno” que se juraron tú y aquel jovencito imberbe, que jugaba a ser hombre. Una noche los oí hablar mamá y ¡me horroricé! Planeaban arrancarme de tu vientre, como se quita de la tierra, una mala hierba. El decía: “¡Yo no estoy preparado para ser padre! Yo tengo sueños por cumplir ¡yo quiero ser un policía! Me iré a la capital para estudiar…” Al día siguiente se perdió en el horizonte, sin siquiera voltear a saludar. Cada “Yo…yo… Yo” ¡repicaba tan fuerte en mi cabecita en formación! Parecían golpes de  estaca, clavando  en mi  memoria la culpa por existir. Me acurruqué  en aquella cuna improvisada para mí ¡y me aferré a la vida! Hecha un ovillo, busqué el lugar más profundo y oscuro de aquella cuevita aterciopelada. Me quedé inmóvil, sin hacer ruido; como para que se olviden de que yo estaba ahí. ¡Pensar que hasta hoy duermo en esa posición!

Leer el resto de la entrada »

Madre – Poema para Mamá

Madre

Mujer de pasos lentos y andar pausado
Aflora de tu vientre la belleza de un rostro inmaculado

-

Mujer que a tu paz y sosiego invitas
Cuando brotan de tus ojos el tierno abrazo de Dios.

-

Leer el resto de la entrada »

Carta a mi Madre – Especial

CARTA A MI MADRE

Dedicado con todo mi amor y corazón a mi madre: Awilda Malavé

carta-a-mi-madreQuerida Mamá:

Pensar en ti siempre me ha dado fuerza. He visto y sentido a través de los años esa fuerza interior que llevas. Ese ímpetu que tienes para superarte y seguir hacia adelante ante las tormentas de la vida siempre me han inspirado.

Hoy se celebra el “Día de las Madres” y yo no tengo mucho que darte. Pero a través de estás letras quiero dejar impreso todo ese amor que siento por ti. Quiero que sepas que vivo muy orgullosa de que seas quien eres. No eres perfecta, de hecho nadie lo es, pero creo que eres el regalo más maravilloso que Dios me dio. No eres mi madre por casualidad, Dios te escogió para mí.

El proverbista decía que “la mujer que teme a Jehová, esa será alabada”. Y tú como sierva de Dios siempre me has dado un buen ejemplo. Tu confianza en Dios y en las cosas que él hace es tan plena y certera que cuando he pasado por el valle de las sombras y de la muerte, recuerdo toda esa fe, esa fuerza y trato de seguir adelante.

Tantas veces que sin querer te he fallado. Y sabes bien que no soy persona que le guste prometer para luego no cumplir. Más una de mis peticiones a Dios es poder honrarte siendo una mejor hija, siendo un mejor ser humano. Trato de luchar con los desafíos que la vida me presenta y aunque no siempre es fácil, si hasta aquí lo he logrado, mucho tienes que ver tú en ello.

Leer el resto de la entrada »