Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

¡Ayúdame Señor!

¡Ayúdame Señor!

Sentimientos encontrados gobiernan en este momento tu vida, no sonríes porque no hay una razón para hacerlo, pero si muchas para estas preocupado, cargado y quizá hasta sin fuerzas.

Sientes que has tocado fondo, sientes que estas en una de las más difíciles etapas de tu vida, vez como todo se pone peor cada vez y realmente tu fe de a poco se ha ido reduciendo.

Vez como los problemas se presentan a tu vida uno tras otro, has llegado a pensar que tienes como un imán para ellos, y aunque salgas de uno pronto a parece otro y llega un momento en donde quisieras huir, desaparecer hacia algún lado o simplemente olvidarte de todo, pero sabes que esa no es la solución.

A veces se toca fondo por nuestras recurrentes malas decisiones, porque sabiendo la teoría de lo bueno terminamos haciendo lo malo, porque sabiendo las consecuencias de nuestras acciones terminamos de todas formas haciendo lo que no tenemos que hacer.

Quizá hoy te encuentras en un momento muy difícil, con sentimientos negativos embargando tu ser, con pensamientos de derrota paseándose por tu mente, con un sentir en tu pecho de que las cosas no están como te gustaría que estuviesen y quizá en un momento de reflexión al darte cuenta de todo lo que te esta rodeando y lo que estas haciendo al respecto, solo puedes pronunciar un: ¡Ayúdame Señor!

Leer el resto de la entrada »

Señor: Ayudanos a tomar conciencia de nuestros actos

SEÑOR: AYUDANOS A TOMAR CONCIENCIA DE NUESTROS ACTOS

Pese a que el mundo dice y proclama que “las apariencias engañan”, seguimos dejándonos llevar por ellas. Mateo 7:2 dice: “Porque con el juicio con que juzgáis, seréis juzgados, y con la medida con que medís, os serás medido”.

Tantas veces se nos dice: “trata a los demás como te gustaría que te trataran a ti”, sin embargo parece que nos hacemos de oídos sordos. Seguimos muchas veces deliberando juicios sin conocer el corazón ni las intenciones de las personas. Escuchamos que “al que escupe pa´arriba le cae la saliva”, pero no sellamos nuestros labios cuando nos toca criticar al prójimo. Y pareciera que se nos olvida que con la lengua damos vida o muerte; bendición o maldición. Que Dios arriba en los cielos llora de tristeza cuando hablamos o tocamos a uno de sus pequeñitos.

Leer el resto de la entrada »

Oración para cuando es difícil aceptar la voluntad de Dios

ORACIÓN PARA CUANDO ES DIFÍCIL ACEPTAR LA VOLUNTAD DE DIOS

Querido Dios:

Seré muy sincera contigo porque hay cosas que trato de comprender y por más que lo intento, no lo logro. Estoy segura de que tus caminos y pensamientos son mejores que los míos, pero en este preciso momento no logro verlo ni entenderlo de esa manera.

Entonces acudo a ti buscando ayuda y paz. Dame control y serenidad para saber aceptar lo que es Tú voluntad con humildad y sabiendo que aunque ahora yo no lo entienda, tú conoces lo que es mejor para mí.

Yo estoy llena de buenos deseos y en mis criterios a veces creo que lo que escojo es lo mejor, sin embargo, tú me haces ver que estoy equivocada. Pues con el pasar del tiempo descubro que algunas cosas no eran exactamente como yo las pensaba o planificaba.

En ocasiones, entrar en Tu tiempo, me toma tiempo (valga la redundancia). Es que a veces el orgullo o ese deseo de querer ser independiente, me aparta, me va alejando y luego cuando caigo en la perspectiva de la realidad, tomo la senda que desde el principio debí escoger porque era la mejor elección. Aún así tienes misericordia de mí y me encaminas.

Leer el resto de la entrada »

Momentos a Solas – Reflexiones Personales

Momentos a solas

“Dios mío, mira en el fondo de mi corazón, y pon a prueba mis pensamientos. Dime si mi conducta no te agrada, y enséñame a vivir como quieres que yo viva”.

Salmos 139: 23, 24

(Traducción en lenguaje actual)

A veces perdemos el enfoque de la vida por las diferentes tareas diarias que realizamos y más aun cuando la monotonía y el estrés se apoderan de nosotros y nos olvidamos de esos momentos a solas que Dios desea pasar con nosotros.

Y es que muchos de nosotros nos olvidamos de lo más importante de la vida, lo cual es mantener esa comunión activa con nuestro Señor.

¿Cuándo fue la última vez que tuviste un momento a solas con Él?, ¿Cuánto fue la última vez que le cantaste a solas, mientras vivías lo que le decías?, ¿Cuándo fue la última vez que sentiste su presencia que te abrazaba y las lagrimas de tus ojos no se pudieron contener?

Con el transcurrir del tiempo y de los años muchos olvidamos aquellos momentos a solas que pasábamos con El, esos momentos que marcaron positivamente nuestra vida para que ahora seamos lo que somos, esos momentos que añorábamos en donde nos rendíamos delante de Él y permitíamos que ministrara nuestra vida como a El bien le pareciera.

Leer el resto de la entrada »

Oración de arrepentimiento: ¡Señor, No quiero fallarte!

ORACIÓN DE ARREPENTIMIENTO: ¡SEÑOR, NO QUIERO FALLARTE!

oracion-de-arrepentimiento¡Señor no quiero fallarte otra vez!

Pienso en el gran dolor que causo a tu corazón cada vez que te decepciono.
Y eso es porque realmente te amo y no quiero hacer las cosas mal.

Cómo se sentiría Sansón después de haberse dado cuenta que Dalilah no lo quería, que lo había engañado y que él había roto lo más valioso que tenía que era su pacto contigo. ¡Cuántos errores cometió David! ¡Qué mucho dolor ha de haber sentido! Porque fallarte a ti es como crucificarte de nuevo, es como negar el sacrificio tan maravilloso que hiciste por mí.

No quiero volver atrás, allá solo hay tormentas y tristezas. Sería como retroceder después de estar llegando casi a la meta. Y vivir sin ti no lo concibo ni un momento, porque tú eres el ser más especial y preciado para mí. Antes de ti no había nada, pero cuando tú llegaste a mi ser inundaste mi corazón con tu presencia y ahora ya nada es igual sin ti.

Por eso, con toda humildad te pido que me des las fuerzas que necesito para levantarme del suelo con fuerza y no volver a tropezar con la misma piedra. Tú eres un Dios que escudriña y que conoce lo más íntimo de mi ser. Sabes que no te miento, por eso me humillo y te ruego que me perdones por las veces que te he incumplido o faltado a alguna promesa. Reconozco que eres santo y quiero vivir siempre conforme a tus pasos.

Leer el resto de la entrada »

Página 1 de 3123