Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Viviendo por ti – Narraciones

VIVIENDO POR TI

Hoy te voy hablar de algo que de seguro sabes muy bien, es la historia mas conocida del mundo:

El hombre camina ensangrentado y moribundo, con algunos harapos que apenas lo cubren, su cuerpo esta totalmente deforme, y mira su rostro, es increíble como sangra, y esta tan deforme que es casi imposible reconocer a aquel hombre que antes era tan bello y de hermoso semblante, camina a duras penas recién acaba de sufrir un brutal azote, y para terminar de completar su tortura en sus hombros carga un pesado madero, lo cual no hace mas que darle mucho mas sufrimiento, su caminar es lento, pero va andando con la mirada amorosa que siempre lo caracterizo, sangrando y moribundo, camina lento y continuo, lo vemos subir una empinada cuesta hacia un monte y el dolor que siente, se hace mas intenso, se nota en su rostro, cada paso que da, es una tortura, pero no hay nada ni nadie que lo pueda hacer desistir, mucho menos dudar, El tiene una meta, una misión y la cumplirá, cueste lo que cueste, si puedes imaginar su rostro totalmente desmoronado, pues déjame decirte que eso no es todo, aun falta lo peor; al final llega a la sima de la montaña, rápidamente los soldados lo desvisten y lo acuestan sobre una cruz, y sin pausa ni compasión, traspasan sus manos y sus pies con inmensos clavos que lo sostendrán hasta que muera desangrado, por delante le espera la mas grande agonía que alguna vez se ha vivido y que nunca mas se volverá a vivir, se le escucha llamar a su Padre en su desesperación y agonía cree que lo abandono, y que se quedo solo; las personas lo insultan, lo escupen, y le gritan, los soldados lo vigilan, y el dolor aumenta, por momentos siente que el espíritu se le sale del cuerpo, y cuando siente que ya no puede mas, expira y muere, el hijo de Dios acaba de entregar su vida por los pecados de el mundo entero, por tus pecados y mis pecados, y murió desangrado y agonizando de tanto azote y dolor, por ti y por mi.

Leer el resto de la entrada »