Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Temas para Mujeres – Somos lloronas pero no cobardes

Tema: “Somos lloronas pero no cobardes”

Texto: Eclesiastés 3: 4-8

Photobucket“Todo tiene su tiempo, tiempo de llorar, y tiempo de reír; tiempo de lamentarse, y tiempo de bailar; tiempo de lanzar piedras, y tiempo de recoger piedras; tiempo de abrazar, y tiempo de rechazar el abrazo; tiempo de buscar, y tiempo de dar por perdido; tiempo de guardar, y tiempo de desechar; tiempo de rasgar, y tiempo de coser; tiempo de callar, y tiempo de hablar; tiempo de amar, y tiempo de odiar; tiempo de guerra, y tiempo de paz”.

¿Que la mayoría de las mujeres somos susceptibles? Si. ¿Que las mujeres somos lloronas? También. ¿Qué somos llenas de vericuetos y angustias? es verdad. A ratos somos un poco dramáticas y exageradas, a lo mejor.

Sin embargo es esa condición lo que nos hace diferentes al pragmatismo de género masculino. No es fácil para nosotras las mujeres aguantar un dolor profundo, la boca tiembla, los ojos se ponen vidriosos, se quebranta la voz… y el nudo aquel de la garganta duele… No es fácil contenerlo… y todo eso es generado por un motivo.

Dios conoce mi corazón, conoce mis lágrimas, conoce mi pasado y mi presente y sabe mis temores. Si tiene contado cada unos de mis cabellos pues sabe el número de lágrimas derramadas con o sin razón. Pero eso no nos justifica ser porcelanas que al mayor golpe se rompan. Una cosa es ser susceptible y otra muy diferente es ser cobarde.

Ahora bien ¿Que ganas con llorar y no hacer nada? ese es el punto en que no se debe caer. Eso es llorando y solucionando, cogiendo las riendas de lo que me produce esa angustia, orar, pedir sabiduría y suplicar un corazón plenamente confiando en Cristo.

En la vida se presentan situaciones inesperadas que deslumbran o desconciertan. Confiar en el hombre no es fácil. La confianza no es fácil cuando en tu corazón tienes guardado el pasado y no lo has dejado ir. Confiar en quienes te han hecho daño aún amándote es muy difícil pero Dios te impulsa a hacerlo porque ya no es en tus fuerzas sino en las suyas. Cada momento de aflicción es una oportunidad más para crecer, para demostrarle a Dios que confiamos antes que en el hombre en él.

Mujeres como yo, sentirse mal por un momento es muy normal, el corazón nuestro es muy consentido y le gusta el buen trato, tanto que el menor brinquito inesperado nos sentimos vulnerables, y salen a flote basuritas que no se han limpiado. Sin embargo en ocasiones, las cosas pasan porque Dios busca fortalecer las debilidades que nos hacen esclavas.

Sentirse afligida por momentos no es malo, llorar ayuda a limpiar el alma, a reflexionar y a sentirse más cerca de Dios… allí Dios se manifiesta más fácil en ese momento pleno de emotividad… y siempre habla, siempre de alguna manera no te abandona, te manda a quién menos imaginas para decirte que él está allí, que para los que aman a Dios todo les sale bien y tenemos un final feliz.

Leer el resto de la entrada »

Video: Hermosa

Videos Reflexivos

“HERMOSA”

Muchos buscan la hermosura basándose en artistas o personas famosos, tratan de imitar su forma de vestir, caminar, actuar o verse, sin embargo la verdadera hermosura no es la que se copia de alguien en particular, sino la que Dios hizo en ti, esa hermosura natural, porque mas allá de una apariencia existe la hermosura que Dios deposito en ti. Tu eres hermosa para Dios, no tienes porque compararte con nadie ni querer ser como alguien.

Te invitamos a reflexionar en el siguiente video:

***
TE INVITAMOS A COMPARTIR ESTE VIDEO EN TU RED SOCIAL FAVORITA

Una mujer de negocios empieza su día haciendo “su mejor inversión”

Una mujer de negocios empieza su día haciendo “su mejor inversión”

“Entonces una mujer llamada Lidia, vendedora de púrpura, de la ciudad de Tiatira, que adoraba a Dios, estaba oyendo; y el Señor abrió el corazón de ella para que estuviese atenta a lo que pablo decía”.

Un corazón que ora es un corazón que presta atención a lo que escucha.

El primer escalón para aprender a orar es saber escuchar. Tenemos que tomarnos nuestro tiempo y permitirle a Dios que nos hable, hacer como Samuel “habla Señor que tu siervo oye”. ¿Cómo lo escuchamos a Dios? A través del Espíritu Santo, después de un rato de quedarnos calladas, él nos traerá a la mente sus pensamientos, su Palabra, oraremos con la Palabra de Dios. A cada situación que le presentamos a Dios, la acompañaremos con una promesa. Por ejemplo:

 “Señor tengo un gran problema, pero tú me prometiste que me librarás de todas mis aflicciones”

“Estoy económicamente apretada pero tú dices que abres tu mano y colmas de bendición a todo ser viviente”.

“Mi familia está lejos de ti, pero tú me prometiste, que si creo en el Señor Jesucristo yo y mi casa seremos salvos”.

Leer el resto de la entrada »

Mujeres con un Corazón Libre

Mujeres con un Corazón Libre

 “Porque está  escrito que Abraham tuvo dos hijos; uno de la esclava (Agar), el otro de la libre (Sara). Pero el de la esclava nació según la carne; más el de la libre según la promesa. Así que hermanas, nosotras como Isaac somos hijas de la promesa”

Hay dos tipos de nacimiento en nuestra vida:

  • Ø Uno es el biológico, cuando nacimos de nuestra madre.
  • Ø El otro es el espiritual, cuando nacimos en Cristo Jesús.

Uno es el nacimiento según la carne y el otro según la promesa de Dios.

La diferencia entre ambos la hace justamente “la naturaleza de la concepción”, en el primero hubo amor entre un hombre y una mujer, o quizás no lo hubo, sin embargo en el segundo, el requisito fundamental fue el amor, sin amor hubiera sido imposible que nosotras naciéramos otra vez. “Porque de tal manera amó Dios al mundo que dio a su Hijo”: dio lo que más amaba, con el propósito de que nosotras recibiéramos ese sacrificio de amor que compró nuestra libertad.

 

Leer el resto de la entrada »

La Mujer Simple es el Blanco Perfecto del Diablo

La Mujer Simple es el Blanco Perfecto del Diablo

En la primera guerra mundial se conoce de la historia del hijo de un rey que estaba dentro de las filas del ejército, en igual condición de combate que todos los demás,  quien presumiendo de sus atributos de príncipe, como todos le ofrecían pleitesía, pensó que el enemigo seria en su vida un obstáculo más que podría superar.

Al entrar al campo enemigo fue sorprendido por una brigada y fue capturado. Durante un interrogatorio exigió que lo liberaran apelando a su condición de hijo del rey; sin embargo, por más que insistió, el comandante del ejército enemigo sencillamente dijo: “entiendo toda su situación, pero entiéndame usted a mí, usted está en el campo enemigo, ha sido capturado, y no puede volver atrás, por tanto su sentencia es: ser nuestro esclavo”.

Palabra de Dios dice en  1 Pedro 5: 8 que nuestro adversario el diablo, como león rugiente anda buscando a quien devorar. A él no le importa quiénes somos, dónde nacimos, ni los privilegios que podamos llegar a tener; ni nuestra posición, ni nuestros privilegios nos mantienen exentos de su ataque, sencillamente él es nuestro enemigo, somos su blanco y su objetivo primordial es destruirnos, y una vez que caímos en su trampa es muy difícil retractarnos. Eso fue exactamente lo que sucedió en la vida de una joven que quedó registrada en la Biblia, caracterizada por su simpleza lo cual la llevó a ser el blanco perfecto para el ataque de Satanás.

Leer el resto de la entrada »

Página 1 de 41234