Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Alabando y Adorando

Alabando y Adorando

Alabando-y-Adorando

Cuando los problemas parecen no tener solución, cuando todo a nuestro alrededor se pone en nuestra contra, cuando pareciera que el silencio de Dios frente a lo que estamos viviendo es ensordecedor, es allí cuando el alabar a Dios y adorarle cobra una gran importancia.

Y es que es fácil alabar a Dios en medio de la bendición, es fácil adorarlo en medio de las respuestas que necesitábamos, pero no lo es tanto en medio de la prueba, en medio de la tormenta o en medio del silencio prolongado.

Leer el resto de la entrada »

Cuando lo imprevisto toca nuestra puerta

Cuando lo imprevisto toca nuestra puerta

Cuando-lo-imprevisto-toca-nuestra-puerta

Es difícil pensar que nuestra vida puede cambiar de un instante a otro, cuando quizá nos encontrábamos en uno de los episodios más bonitos de nuestra vida, en donde todo era una absoluta paz, pero que de repente todo cambia cuando lo imprevisto toca a nuestra puerta.

Eso imprevisto puede ser una dura enfermedad detectada a un ser querido o a ti mismo, la pérdida del empleo cuando más lo necesitabas, el fallecimiento de alguien a quien amabas y al cual esperabas disfrutar mucho más tiempo u otro suceso que te roba la paz que hasta entonces disfrutabas.

Leer el resto de la entrada »

Mensajes de Animo – ¡Por qué renunciar, si puedes intentarlo!

¡Por qué renunciar, si puedes intentarlo!

La vida está llena de intentos. Y quien no lo intenta, nunca podrá saber los resultados que le esperan, con excepción de una vida llena de fracasos. Porque peor que fracasar es no hacer nada. Henry Ford dijo: “Los que renuncian son más numerosos que los que fracasan”. Y esta frase encierra una gran verdad. Es mejor perder con dignidad, que perder por no intentar.

Recuerdo que cuando estaba en la Universidad me tocó tomar varios cursos de inglés. Reconozco que aunque me encanta, no soy muy buena con él, sobre todo pronunciándolo. Dos de los cursos para poder graduarse requerían de tener que pararse al frente de toda la clase y hacer varias presentaciones sobre diversos temas sociales. Grande era mi preocupación y los nervios ni se digan. Había noche que tenía pesadillas con la clase.

Llegó el tan esperado día de mi primera presentación en inglés. Tenía todo listo y de camino a la biblioteca me di tremenda caída a las 7:00 de la mañana y la clase era a las 2:00 de la tarde. Si me iba a mi casa porque el dolor era fuerte, sería fracaso seguro, perdería mi oportunidad de aprobar la clase. Así que aguanté el dolor y con nervios y todo, me pare al frente y como pude di mi presentación.

Leer el resto de la entrada »

Todo puede cambiar

Todo puede cambiar

Todo-puede-cambiar

La tormenta hace que muchas veces nuestra vista se empañe para poder observar con claridad y lejos de ver un fin de tormenta solo vemos caer lluvia sobre mojado.

Es difícil creer que una tormenta se va acabar cuando ésta se encuentra en su punto más fuerte, es difícil pensar que después de una tormenta devastadora todo quedará intacto o que las cosas serán mejores que antes de esa tormenta.

Por lógica humana somos pesimistas ante la adversidad, se nos hace muy fácil pensar en que todo saldrá mal, en que las cosas nunca serán igual y en que todo empeorará, pero nos cuesta mucho creer que las cosas pueden ser mejores, que eso que parece imposible puede cambiar para ser posible o que todo será mejor que antes.

Leer el resto de la entrada »

Del camino angosto al espacioso

Del camino angosto al espacioso

Del-camino-angosto-al-espacioso

“Entrad por la puerta estrecha; porque ancha es la puerta, y espacioso el camino que lleva a la perdición, y muchos son los que entran por ella; porque estrecha es la puerta, y angosto el camino que lleva a la vida, y pocos son los que la hallan.”

Mateo 7:13-14 (Reina-Valera 1960)

He leído un sin número de veces este pasaje bíblico, sin embargo fue hasta hace poco que reflexionando Dios me dio luz sobre cómo aplicarlo perfectamente.

El día que decidimos entregarle nuestra vida al Señor comenzamos a andar por ese camino angosto, ese camino angosto que nos evitaba el inmiscuirnos en aquellas cosas que pasaron de ser “buenas” a “malas” en el sentido que entendimos que habían cosas que antes hacíamos que nos parecían buenas, pero que ahora con Cristo en nuestra vida nos dimos cuenta que no eran del agrado de Dios. Fue así como comenzamos a hacer de aquel camino ancho o espacioso un camino angosto pues nuestra intención era agradar a Dios y no a nosotros mismos.

Leer el resto de la entrada »

Página 1 de 5112345...1015202530...Última »