Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

¡Gracias Señor por tu fidelidad!

¡GRACIAS SEÑOR POR TU FIDELIDAD!

fidelidad de DiosPapito Dios, hoy me dirijo a ti como tu hija, como la niña de tus ojos, como el tesoro de tu corazón. Te doy gracias Señor por tu gran bondad y por tu gran amor, gracias Señor porque nunca me dejas, porque siempre estás conmigo, porque aunque los ríos crecen, jamás podrán anegarme, jamás me cubrirán sus aguas; aunque las llamas del fuego sean altas, jamás podrán consumirme, jamás me quemarán. Tu eres Todopoderoso, Majestuoso y Soberano, a ti mi Dios sean todo el Honor y la Gloria por los siglos de los siglos.

¿Quién como tu oh Dios? Nada ni nadie se puede comparar con tu grandeza, tuyos son el Poder y la Exaltación, tuyos mi Señor el cielo y la tierra, en el nombre de Jesús.

Gracias Señor por tu fidelidad, gracias Padre Hermoso por tu respaldo, por guardarme del mal, por defenderme del maligno, por estar siempre en mi defensa, por llenarme de tus bendiciones, por rodearme con tu abrazo Paternal. Mi Padre eres tú, yo soy tu hija, tú eres mi Dueño, mi Amo, mi Señor, a ti me debo, tú eres mi Creador.

Leer el resto de la entrada »

Me niego a volver atrás

ME NIEGO A VOLVER ATRÁS

no volver atrasCuando tomé la decisión de seguir a Jesucristo, lo hice con tanta convicción que ahora puedo diferenciar claramente el panorama; entre el antes de y el después de, el antes de recibirlo en mi corazón y el después de permitirle a Él, asumir el control de mi vida.

Siempre me he preguntado ¿cómo es posible dejar de amar a Jesucristo después de conocerle? y como siempre, el Señor tiene respuesta para todo: “Si alguien piensa que está firme, tenga cuidado de no caer”. 1 Corintios 10:12. (Nueva Versión Internacional). No me había dado cuenta que mientras que estaba apartada del Señor, Satanás no tenía de qué preocuparse y por eso no era tan difícil para mí caer en pecado e incluso acostumbrarme a pecar; al fin y al cabo, a Dios no lo tomaba en serio, entonces me era irrelevante si lo hacía o no. Sin embargo no puedo decir lo mismo en este momento, realmente para mí es muy difícil aceptar el pecado y no puedo decir que soy perfecta, que nunca peco o que nunca pecaré; pero sí puedo decir, que me da vergüenza caer en pecado, siento temor de Dios, temor de apartarme de su presencia, temor de alejarme de Él y volver a lo mismo de antes.

Leer el resto de la entrada »

Alabando y Adorando

Alabando y Adorando

Alabando-y-Adorando

Cuando los problemas parecen no tener solución, cuando todo a nuestro alrededor se pone en nuestra contra, cuando pareciera que el silencio de Dios frente a lo que estamos viviendo es ensordecedor, es allí cuando el alabar a Dios y adorarle cobra una gran importancia.

Y es que es fácil alabar a Dios en medio de la bendición, es fácil adorarlo en medio de las respuestas que necesitábamos, pero no lo es tanto en medio de la prueba, en medio de la tormenta o en medio del silencio prolongado.

Leer el resto de la entrada »

Reflexión: La Lengua

Un Destellito En Las Manos De Dios

la lenguaEn cierta oportunidad Destellito entró a una Biblioteca para conocerla, grande fue su asombro cuando descubrió la inmensa cantidad de libros que llenaban los estantes. Escudriñando por aquí y por allá, llamaron su atención unos textos que hablaban de cosas interesantes que existen. Una de ellas es que supo que la lengua es un músculo, y no solo eso, sino que también es el más poderoso del cuerpo humano. Supo que la lengua es un órgano muscular movible, que además de experimentar la sensación del gusto, sirve para otras funciones como permitir hablar, masticar, y tragar los alimentos. El ser humano vería muy limitada su existencia si no tuviera la lengua.

Leer el resto de la entrada »

Deseo que Dios me cambie a pesar de todo

DESEO QUE DIOS ME CAMBIE A PESAR DE TODO

deseo que Dios me cambieDesde que me estoy relacionando con Jesucristo, he podido entender cuántas cosas he dejado atrás porque su mano poderosa me ha tocado con su gracia y su infinita misericordia, cada vez me sorprendo de todo lo que ha hecho en mí y cómo me ha cambiado; sin embargo, también puedo ver cuántas cosas más necesito que cambie en mí. Soy tan imperfecta, tengo tantas debilidades, pero saben qué, mis debilidades no son más grandes que el deseo que tengo de que Dios me cambie, de que tome mi corazón, lo limpie y lo purifique y me dé uno nuevo conforme al suyo. ¿Se imaginan ustedes con un corazón igual al de Jesús? ¡Wooooooo! ¡Debe ser maravilloso! Aunque no me cabe la menor duda de que también es un proceso doloroso.

Imagínense una quemadura en el cuerpo, cuántas veces la limpian y la purifican para quitar la piel muerta o el ungüento hasta que la herida sane y la nueva piel pueda empezar a surgir. Asimismo es nuestro corazón en las manos de Dios, Él tiene que limpiarlo y purificarlo, quitar todo lo malo que hay en él, sanarlo y una vez sano llenarlo de la paz y el alivio que Él puede darnos; no obstante, la sanidad implica que las heridas se lastimen y esto causa mucho dolor. Al igual que en el caso de la quemadura, la limpieza y la purificación de nuestro corazón causa también dolencia, pero también es cierto que este malestar no supera la recompensa que tenemos de parte de Dios, pues mayor es nuestro crecimiento y semejanza en Jesucristo cuando decidimos dejarnos cambiar por Él.

Leer el resto de la entrada »

Página 2 de 28612345...1015202530...Última »