Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Fe Real con Ale Nuñez (Testimonio)

Testimonios sobre la lucha con el Cáncer

Ale Nuñez es una joven que está luchando contra el cancer; pero que a tomado una actitud diferente a la esperada. Ella está glorificando el nombre de Jesús, vive con alegría y juntos estamos creyendo por el milagro que Dios está por hacer!

Puedes ver el video desde acá:

El día que perdí mi cabello – Testimonios sobre el Cancer

El día que perdí mi cabello

Al principio no pensé que perdería mi cabello pero cerca de una semana después del día en que recibí mi primera quimio, empecé a perderlo. Había sido advertida, por supuesto, pero en secreto tenía la esperanza que mi fino cabello lacio venciera las estadísticas, aún recuerdo a mis amigas orando para que no perdiera mi cabello.

Cerca del séptimo día me agache en el baño y de repente la cabeza empezó a picarme, me levante para rascarme y vi una lluvia fina de cabellos que caía sobre el azulejo del piso.

Una amiga estilista me había sugerido que si lavaba el cabello menos seguido y usaba peines de dientes anchos era probable que pudiera mantener mi cabello. Intenté las dos cosas, pero cuando lo empecé a perder sobre mis pijamas, almohadas y el piso del baño, reconocí lo inevitable.  Una de las peores cosas del cáncer es el control que toma en nuestro cuerpo. Uno se siente impotente. Aunque sé que Dios tiene el control de cada área de mi vida, estaba acostumbrada a ordenarle a mi cuerpo que hiciera lo que yo quisiera. Pero el cáncer nos roba esa ilusión. Recuerdo  una mañana al enjuagarme el champú observé horrorizada que los puñados de cabello caían a mis pies. Y ese día no lo soporte más, llame a una amiga que tiene un salón de belleza en su casa  y le pedí que si podía cortarme el cabello por completo. La decisión de rasurarme la cabeza en lugar de esperar que el cabello se me cayera fue mi manera de ejercer un poco de control.

Leer el resto de la entrada »

Sobrellevando la Quimioterapia

Sobrellevando la Quimioterapia

Mi Nombre es Alexandra Núñez F. Tengo 26 años, soy de Costa Rica, y estoy luchando contra el cáncer, tuve un adenocarcinoma en el pulmón y ahora estoy luchando con una metástasis en la columna, han sido tiempos muy difíciles, pero la mano de Dios me ha sostenido y he escrito algunas cosas que tal vez a las personas con cáncer les pueda servir.

Al diagnosticarme con adenocarcinoma he sido tratada con un medicamento que busca las células cancerosas las ata así mismo y luego las destruye, desencadenando algo así como una guerra nuclear contra el cáncer.

De pronto, me encuentro conectada a bolsas con medicamentos tan letales que las enfermeras tienen que usar guantes y batas para manipular las cosas que introducen en mis venas.

Ciertas mañanas siento una evidente rebeldía cuando debo recibir quimio. Odio sus debilitantes efectos: nauseas, vómitos, dolores de cabeza, piel agrietada, dolor de huesos y extremo cansancio. Odio que me haga sentir al borde de las lagrimas, irritable con la gente, en especial conmigo misma.

Cuando tengo ganas de no recibir estos medicamentos, pienso en que ellos evitan que el cáncer crezca. No tiene que gustarnos el tratamiento para que funcione, pero si debemos esperar que funcione en nosotros. Los efectos secundarios pueden ser desagradables, así que si voy a sufrir, es mejor creer que el tratamiento vale la pena.

Quiero compartirles que en lo personal me ayuda mucho sobrellevar este proceso el pensar en el amor de Dios y su cuidado para mi vida aún en esos momentos, pienso que ese líquido rojo cuando entra en mis venas se convierte en la sangre de Jesús derramada en la cruz y que por esa sangre yo estoy siendo sanada.

Leer el resto de la entrada »