Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Ilustraciones – La Palma de Coco

LA PALMA DE COCO

La palma de coco es un árbol que crece muy alto. Tan alto crece que hay que subirse al árbol o a una escalera para poder tomar su fruto. La otra alternativa es esperar a que el mismo fruto se caiga del árbol. Hablando acerca del orgullo y la soberbia hay un refrán que dice: “que el que como palma sube, como coco baja”.

Las personas que permiten que el orgullo se apodere de sus vidas van subiendo como la palma de coco. Creen que están en lo más alto, que nadie puede alcanzarlos o llegar a ellos. Alejan a las personas de ellos porque se creen superiores o mejores. Y Dios es bien claro en su palabra cuando dice que Dios mira de lejos al altivo, pero que al humilde atiende.

Leer el resto de la entrada »

Tu Padre lo cumplirá – Devocionales Diarios

Tu Padre lo cumplirá

“Dios mío, tú cumplirás en mí todo lo que has pensado hacer…”

Salmos 138:8a

(Traducción en lenguaje actual)

Ahora mi pequeño hijo Uziel tiene dos años con tres meses, lo veo y no asimilo como es que va creciendo tan rápido, cada vez que hablo de mi hijo siento unas cosquillitas en mi estomago provocado por un sentimiento único que me hace amarlo de una manera impresionante.

El otro día Uziel quería ir al Supermercado, no sé que tiene el supermercado, pero es uno de los lugares favoritos de Uziel, pues él quería que lo llevara al Supermercado, pero yo tenía que salir y le dije que cuando regresara lo llevaría y él se quedo tranquilo. Media hora antes que regresara le llame a mi esposa Yamita y le dije que alistara a Uziel porque iríamos al Súper (como le decimos en mi país), le dije que me comunicara a Uziel y por el teléfono le dije: “Uziel vamos a ir al Súper, así que decile a tu mami que te aliste”, rápidamente dejo el teléfono y fue donde su mami para que lo alistara porque papá le había dicho que lo llevaría a uno de sus lugares favoritos.

Leer el resto de la entrada »

Palabras de Aliento – No vuelvas a Egipto

No Vuelvas a Egipto

no-vuelvas-a-egiptoNo vuelvas a Egipto, no retornes a donde solo hallarás esclavitud.

Si yo te liberté, te limpié y te he permito conquistar nuevas tierras y bendiciones, ¿por qué retornar ahora? Sé que te encuentras pasando un mal momento, pero eso no es razón suficiente para que extrañes la vida que un día dejaste y que no trajo ningún bienestar a tu vida.

En medio del desierto yo he estado contigo, he sido siempre tu sustento. Te he provisto del maná y de las codornices para saciar tu hambre. El agua nunca te ha faltado y aún tu ropa he preservado en tiempos de escasez.

¡No desciendas que traerás mal a tu vida! Si aún de las plagas y de la muerte te libre, no vuelvas al cautiverio. Si a tus enemigos entregué en tus manos, ¿por qué quieres caer presa de sus manos?

Leer el resto de la entrada »

Acordándose de Dios, solo cuando la casa se esta quemando

Tema: “Dios no es Bombero”

Texto: Salmos 55: 1, 2

“Escucha, oh Dios, mi oración,
Y no te escondas de mi súplica.
Está atento, y respóndeme;
Clamo en mi oración, y me conmuevo”

Cuando era un pequeño que no pasaba de los diez años padecía de una alergia que hacia que mi cuerpo se llenara de ronchas, como de picadas de hormiga, esa alergia me duraba aproximadamente entre una hora u hora y media, pero era algo muy incomodo para mi cuerpo, que no te lo pudiera explicar.

Nunca supe porque me daba, los doctores solo me decían que pusiera atención a lo que comía y que no lo comiera más si me provocaba alergia. No me daba muy seguido, pero de tiempo en tiempo aparecía por una hora y se iba.

Recuerdo que cada vez que la alergia comenzaba a aparecer, mi corazón comenzaba a palpitar mas rápido, sentía una comezón insoportable en todo mi cuerpo y siempre comenzaba a pedirle a Dios que me la quitara.

Cada vez que esto sucedía siempre le decía a Dios: “Si me la quitas te prometo que el domingo voy a misa”, en aquel entonces todavía no conocía de Cristo, no sabia realmente que era tener una relación personal con el Señor, aun no le había entregado mi vida, pero eso no era impedimento para prometerle cosas si el me echaba la mano.

Luego que la alergia pasaba se me olvidaba la promesa y la recordaba nuevamente hasta que me volvía a dar al tiempo, así pase muchos años de mi infancia prometiéndole a Dios cosas cuando sentía que necesitaba su ayuda.

Ese mismo error cometemos muchos hoy en día, que pedimos ayuda de Dios solo cuando sentimos que nos estamos muriendo, le prometemos miles de cosas y jamás se las cumplimos, pues luego que las aguas regresan a la normalidad, no hay razón para que cumplirlo.

Y es que tratamos a Dios como que si fuera un Bombero el cual necesitamos solo cuando la casa se esta quemando. Mi alergia era insoportable para mí, me picaba cada parte de mi cuerpo y esa misma desesperación me llevaba a clamar a Dios y pedirle su ayuda, para que de esa manera yo luego que me ayudara lo buscara y le sirviera. Pero realmente Dios no tendría porque estar condicionado, pues ¿Quién soy yo para condicionar a Dios?, ¿Qué pasa si tarda o si simplemente no obra como yo quiero?, ¿Me voy para el mundo?, ¿Dejo de creer en El?

Amados hermanos, Dios sin mí, sigue siendo el mismo Dios Todopoderoso, pero yo sin Dios no soy nada. No tratemos de manipular a Dios condicionando su actuar a nuestra fidelidad u obediencia. Dios no se merece que lo tratemos como un Bombero, Dios es mas que eso, El siempre esta ahí aun cuando nosotros no queremos comunicarnos con El, Dios siempre estará ahí esperando el día que nos acordemos de El, no solo para pedir su ayuda, sino también para tratarlo de agradar, ¿Cómo?, con una vida santa delante de El, alejada el pecado y consagrada para El.

Leer el resto de la entrada »