Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

¿Accidente o Incidente?

¿ACCIDENTE O INCIDENTE?

Cita bíblica: Génesis 45.1-8

Todos hemos leído la vida de José el hijo de Jacob, un personaje que en la historia del pueblo de Israel juega un papel muy importante. Quien siendo aún un jovencito fue vendido a unos mercaderes, para que a su vez estos lo vendieran a Potifar quien era un trabajador de Faraón. José había sido elegido por Dios para que le sirviera, pero para que eso sucediera era necesario que quebrantara su orgullo y vanidad; él sentía que era un privilegiado de su padre y en muchas ocasiones humilló a sus hermanos porque sabía que tenía un gran don que Dios le había otorgado.

Lo que paso con él no fue ninguna casualidad, ya que Dios había dispuesto que le sirviera, pero no estaba aún preparado para asumir esta responsabilidad, y tampoco sabía de qué manera Dios lo usaría para su propósito. Es por ello que sería enviado a la “escuela de Dios”, es decir al desierto (a las pruebas) para que fuera fortalecido, así como para que adquiriera experiencia de todas las circunstancias que habría de pasar. Si analizas verás que no fue nada fácil, por el contrario tuvo que pasar momentos angustiantes, desesperantes, de añoranza y sobre todo de coraje en contra de aquellos (sus hermanos), que lo habían vendido sin importarles la suerte que correría; te pregunto ahora ¿todo esto fue circunstancial o accidental?  ¡¡NO!! De ninguna manera, todo esto ya estaba en los planes de Dios,  que tanto José como toda su familia pasara por todo esto para que se cumpliera el propósito y la voluntad del Señor (que es buena, agradable y perfecta), quizás en su momento tanto José como su padre y sus hermanos no entendieron porque razón Dios estaba permitiendo que así se dieran las cosas, sabedores que ellos eran herederos de la bendición del padre Abraham.

Leer el resto de la entrada »

¡Saltemos al Mar! – Meditaciones Cristianas

¡SALTEMOS AL MAR!

“Cuando Jacob se entero de que había alimento en Egipto, les dijo a sus hijos: ¿Qué hacen ahí parados, mirándose unos a otros? He sabido que hay alimento en Egipto. Vayan allá y compren comida para nosotros, para que no muramos, sino que podamos sobrevivir” Génesis 42:1 (NVI)

Me encantan estos versículos de la Biblia, podemos sacar una gran enseñanza de ellos. Cuenta esta historia de la Biblia, que hubo un periodo de siete años en los que hubo un gran hambre en la tierra, la cual se extendió por todos los países, pero a lo largo y a lo ancho de Egipto había alimento, porque Dios ya le había revelado esta situación a un gran siervo suyo, José, el cual acumulo alimento durante años anteriores para que el país no se muriera de hambre.

El papá de José y sus hermanos vivían lejos de Egipto, en la tierra de Canaán. Jacob sabia que en Egipto había alimento, y debían ir hasta allá a comprarlo, para comer y no morir, y es aquí donde Jacob les dice a sus hijos ¿Qué hacen ahí paraditos tan tranquilos? ¿No ven acaso que nos morimos de hambre? ¡Vayan! Vayan a comprar alimento para que no muramos.

Al leer esto e imaginarme esta situación, no puedo dejar de pensar en mi, en nosotros, los hijos de Dios, y en la gran comisión que él nos dejo.

Leer el resto de la entrada »

Todo en su momento ¡a su debido tiempo!

 Todo en su momento ¡a su debido tiempo!

Por tanto, no seáis insensatos, sino entendidos de cuál sea la voluntad del Señor. Efesios 5:17 (RV60)

Muchas veces, inconscientemente y sin quererlo, nos hemos adueñado del tiempo de Dios, presionándolo a que Él haga conforme a nuestro tiempo “proyectado” y no al de Él. Me refiero a esas veces en las que ajustamos nuestro horario para ejecutar lo que queremos hacer entre muchas cosas que también queremos hacer, y con esto quiero no  decir que sea malo que proyectemos como queremos que sean nuestras vidas, ni de planear nuestro día y organizarnos mediante una agenda; sino que entre muchas formas que Dios ha aprobado en que le sirvamos, hay un tiempo especifico para hacer cada labor,  no basándonos solamente en lo que sentimos sino en que nuestro Dios nos da una total convicción y una paz para hacer lo que debemos hacer con disciplina y deleite justo en el momento, el tiempo y el lugar indicado.

Personalmente he experimentado lo que te estoy diciendo, pues Él ha puesto en mi corazón muchos anhelos con un fundamento firme y verdadero para servirle de diferentes formas: A través de la radio en la locución, en la alabanza ministrando en el piano, como traductora, en el futuro, pastora; y en lo que para mí es un deleite hacer, derramando el amor que Dios me da y lo que me enseña escribiendo para que tú  seas edificado(a) y bendecido(a) en gran manera; Pero, ¿te imaginas si me pongo a hacer tooodas estas cosas al mismo tiempo?, claro está que terminaría sobrecargándome por completo, ya que a parte de que tengo el privilegio de servir al Rey de reyes a través de éste y muchos devocionales, también debo dedicarle tiempo a mi carrera de comunicación social,  el servir en el ministerio juvenil de mi iglesia a través de la intercesión y la redacción de las prédicas, el estar pendiente del estudio de mi hermanita, el prepararme en las clases de inglés, y dentro de poco de acuerdo a la voluntad de Dios, entraré a una escuela de música dentro de mi iglesia, además de  muchas cosas más que como jovencita me corresponde hacer cotidianamente ¡todo esto lo digo solo para su gloria y honra! ya que entiendo que no soy yo la que lo hago en mis fuerzas sino que es el mismo Dios lo hace usando este cuerpo porque ahora Cristo vive en mí.  Pero en este preciso momento (del cual puede comprender muchos días, semanas, meses y hasta años) Dios ha puesto dentro de mí su prioridad, no la mía, en algo específico para servirle [sobre todo lo demás que quiera hacer también para su gloria], del cual me deleito mucho en hacerlo: ¡ESCRIBIR!, y seguiré escribiendo hasta donde el Señor me lo permita hacer, ya que ha puesto una paz y una total convicción en mi corazón que me hace esperar pacientemente por ejecutar lo demás que el Señor me ha dado a hacer,  pero a su debido tiempo. Por ahora me dedico en lo que Dios me ha puesto y me da la capacidad para hacerlo por este momento, además de serle fiel en ello y siendo más disciplinada por su divino poder.

Leer el resto de la entrada »

La Importancia de Amar – Reflexiones

LA IMPORTANCIA DE AMAR

 1 Juan 4.7-8 “Amados, amémonos unos a otros; porque el amor es de Dios. Todo aquel que ama, es nacido de Dios, y conoce a Dios. El que no ama, no ha conocido a Dios; porque Dios es amor”

¡¡Ah el amor!! Que hermoso sentimiento que se desborda en todos los seres humanos…Amor, es una palabra sencilla, pero que contiene gran poder y enorme significado en toda la humanidad. Existen tantos escritos sobre este tema, pero ninguno tiene tanto valor como el vivirlo plenamente; el amor transforma a todos los seres humanos que lo experimentan en su totalidad, el amor viene siendo como una substancia extraña que cuando actúa en el ser, es capaz de producir un efecto embriagador, alucinante, de éxtasis; el amor todo lo transforma, lo embellece, lo ilumina, le da sentido, lo alegra, y en algunos casos nos entristece. El amor es como un motor (chip) que nos impulsa a realizar actos impensables, nos convierte en seres intrépidos, valerosos, decididos, dispuestos a alcanzar y conquistar lo inimaginable; ¡¡oh cuan poderoso es el amor!! Una persona que vive el amor en toda su expresión, es una persona plena, inspirada, bella, que irradia este sentimiento por todos los poros de su cuerpo. El amor es la fuente de la juventud, es el hoy mirando el mañana, es la promesa y el cumplimiento, es el mejor maquillaje que pueda existir ¿sabes tú porque? Porque cubre todos los defectos físicos; es la mejor medicina porque cura todas las enfermedades físicas y alivia todos los dolores del alma; es el mejor reconstituyente para la debilidad espiritual, porque te anima a levantarte y continuar luchando; también es la mejor crema para las arrugas, porque solo cuando se tiene amor se pueden eliminar los estados de tensión y relajar los músculos faciales; el amor es la paz, la confianza y la seguridad.

Leer el resto de la entrada »

Meditaciones: Orando en el Espíritu

Orando en el Espíritu

Muchas veces estamos acostumbrados a orar a grandes voces y otras veces empezamos a hablar en lenguas, cuando tu oras en lenguas es Dios edificando tu alma ministrando tu espíritu y muchas veces cuando oras en voz alta tu oración es estorbada Pablo mismo dice que él que habla en lenguas a Dios habla pero si no tiene el don de interpretar estas lenguas ni el mismo sabe lo que Dios le dice a su espíritu, la palabra dice que cuando elizabeth escucho la voz de Maria el niño en su vientre se regocijo solo imagina el espíritu que Dios le dio a Juan el bautista aun en el vientre se regocijo en el espíritu ante la presencia del Espíritu Santo debemos aprender a orar en el espíritu, cuando hablas en lenguas solo tu corazón se regocija y se llena de la unción y recibe lo que Dios le quiere ministrar, también sucede que cuando no encontramos respuesta a nuestras oraciones dejamos de orar

1ª Corintios 14:2  Porque el que habla en lenguas no habla a los hombres, sino a Dios, pues nadie lo entiende, sino que en su espíritu habla misterios.  3  Pero el que profetiza habla a los hombres para edificación, exhortación y consolación.  4  El que habla en lenguas, a sí mismo se edifica, pero el que profetiza edifica a la iglesia.

Muchas veces pensamos en que Dios a mi no me escucha, mi oración no llega a Dios, pon atención Dios quiere que aprendamos a orar en el espíritu, ya que este mora en el Corazón de cada uno de nosotros y Dios discierne los pensamientos y las intenciones del Corazón; cuando tu oras en voz alta no digo que sea malo pero sí que aprendamos como orar en voz alta y aprendamos a orar en el espíritu a Dios, porque cuando tu oras en voz alta el primero que escucha es Satanás y sus potestades y es por eso que muchas veces sentimos que Dios no nos escucha o que no responde a nuestras suplicas y oraciones, pero no nos damos cuenta que Satanás está molesto y no quiere que recibamos las bendiciones que Dios tiene para nosotros

Leer el resto de la entrada »