Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

El Señor no juega con tu felicidad

El Señor no juega con tu felicidad

Nunca me imaginé que el amor de Dios fuera tan grande, nunca se me pasó por la cabeza que todo lo que había soñado lo dejaría a un lado por seguirlo a Él, me causa gracia saber que me creía dueña de mi vida y de mi destino cuando Él ya tenía sus ojos bien puestos sobre mí. No sé si a ti te ha pasado algo similar, tenías tu vida planeada, tus proyectos trazados y de repente llega Él y desordena todo con el fin de ponerlo en orden. Él actúa de una manera asombrosa, lo que antes te parecía importante ya no lo es, lo que antes veías como tus sueños ya no lo son, lo que antes veías como una necesidad dejó de existir. Ahora es Él quién tiene las riendas de mi vida y espero que de las tuyas también, porque aunque es algo inexplicable lo que se vive sin duda es lo más gratificante que se pueda experimentar.

A medida que avanzo en mi relación con el Señor, entiendo que hay que morir a muchas cosas que a Él le estorban y que impiden que logre el propósito que tiene para mi vida, y no te preocupes si a ti te pasa lo mismo y sientes temor, es natural, es algo que no esperábamos que sucediera, además todo se vuelve aún más complejo si estamos rodeados de personas que no entienden el por qué de nuestra decisión y nuestro cambio, y que en lugar de apoyarnos lo que hacen es rechazarnos, juzgarnos y hasta burlarse de nosotros. Algunos de ellos sólo esperan vernos fracasar, piensan que esto es cuestión de tiempo y en su corazón el deseo es que no dure mucho para vernos derrotados; nos maldicen con sus deseos y sus pensamientos y ni siquiera se dan cuenta de ello. Muchos de ellos fracasaron en su intento por seguir a Jesús y como no lo lograron piensan que así sucederá con nosotros. Lo que le digo a estas personas cuando están dudando de mi elección, es que si yo misma no alcanzo a entender lo que está pasando, mucho menos lo podrán entender ellos; yo sólo confío en el Señor y me dejo llevar por Él, me sostengo de su mano derecha y le creo porque sé que Él fiel. ¿Sabes cuál es la diferencia entre ellos y nosotros? Que cuando decidimos abrir nuestro corazón a Jesús, lo hicimos con convicción y no con emoción, por eso no vamos a fracasar y esto no significa que será fácil, en algunos momentos es bastante difícil pero si permanecemos en Él, lograremos avanzar cada día hasta que lleguemos a donde Él quiere llevarnos.

Leer el resto de la entrada »

Un Dios que cumple su Palabra

Un Dios que cumple su Palabra

Una de las cosas que tenemos seguras en la vida es el cumplimiento de las promesas y palabras que Dios nos da, y es que cuando Él ha tenido a bien hablarnos o darnos alguna promesa, es imposible que algo o alguien lo cambie, nada puede interponerse ante una palabra suya, nada influye, nada estorba, si Él lo dice es un hecho.

A veces al pasar por momentos de confusión comenzamos a dudar sobre lo que Dios ha prometido, al ver lo complicado que es lo que estamos viviendo comenzamos a desesperarnos y angustiarnos como si por momentos pareciera que olvidamos las grandes cosas que Dios puede hacer, nos sucede como a Pedro, cuando a pesar de saber y haber visto los milagros de Jesús, tuvo miedo y comenzó a hundirse en las aguas…” Pero al ver el fuerte viento, tuvo miedo; y comenzando a hundirse, dio voces, diciendo: ¡Señor, sálvame! Al momento Jesús, extendiendo la mano, asió de él, y le dijo: ¡Hombre de poca fe! ¿Por qué dudaste?” Mateo 14:30,31, Pedro sabía y conocía el poder de Dios, nadie se lo había contado, el mismo lo había visto ya en los lugares que Jesús había hecho milagros, pero cuando lo único que necesitaba era caminar confiado hacia Jesús, el agua, el viento y las circunstancias lo hicieron dudar y lo terminaron hundiendo.

En ocasiones también a nosotros nos pasa algo similar, y es que a pesar de saber y conocer que el poder de Dios no tiene límite, vemos las circunstancias y dudamos si saldremos de ellas, nuestra vida comienza a tambalearse, sentimos que nos hundimos y suplicamos la ayuda de Dios, olvidamos que tenemos un Dios que nunca ha faltado a su palabra y que sigue siendo el mismo de aquellos tiempos.

Leer el resto de la entrada »

Mismas circunstancias, diferente posición

Mismas circunstancias, diferente posición

Hay un dicho popular que me gusta muchísimo y dice “no escupas al cielo que te pueda caer en la cara”. Es cierto, no es una bonita imagen mental pero es muy gráfico de lo que quiero expresar.

En muchas ocasiones somos especialistas en criticar lo que otros hacen mal, esto de ver la paja en el ojo ajeno parece que no es sólo de los tiempos de Jesús, sino que se repite y re edita en pleno siglo XXI. Sin embrago, hay algo que me preocupa más y es cuando decimos “yo nunca sería capaz de hacer X cosa” o “no puedo creer lo que ha hecho Y persona, yo no podría hacerlo”. Me confieso, en algunas áreas de la vida yo también me creía incapaz de hacer ciertas cosas…hasta que las hice.

Hace años atrás, cerca de 4 ó 5 viví una situación que me causó mucho dolor y decepción, alguien en quien yo confiaba y a quien amaba traicionó mi confianza y me costó mucho trabajo superarlo y volver a confiar en las personas. No creo ser la primera ni la última a la que le ocurra algo así. Cuando esta situación se generó la tristeza y rabia hablaron por mí y no podía entender cómo alguien podía haber sido capaz de causarme tanto dolor y haber actuado de la manera que actuó.

Leer el resto de la entrada »

La alegría de vivir

La alegría de vivir

“Me mostrarás el camino de la vida, me concederás la alegría de tu presencia y el placer de vivir contigo para siempre.”

Salmo 16:11 (Nueva Traducción Viviente)

Cuando un creyente se enfría, éste comenzará a hacer sus labores solo porque tiene que hacerlas o porque es lo correcto, no obstante falta la alegría de vivir. Dicha alegría se obtiene al tener a Dios en todos sus asuntos, porque se puede hacer cosas para Dios pero sin que Él esté involucrado.

La vida demandante del creyente puede acabar con su comunión con Aquel que le ha dado todo, ésto si el creyente fija su vista en lo que ven sus ojos y no en su Dios. Es un proceso sigiloso pero incisivo el de perder la alegría de vivir. Comienza con una promoción en el trabajo, con un nuevo proyecto ministerial, con la llegada de una nueva persona al corazón del creyente, o por atender un encargo del Creador. No obstante se deja fuera de todo ello a Dios. Estando en esa situación el corazón del creyente puede ser engañado al creer que ese distanciamiento es voluntad de Dios puesto que Él fue quien le ha dado esas tareas, siendo esto solo mentiras.

Cuando se pierde la alegría de vivir las cosas de Dios se vuelven una carga y no un privilegio como al principio, se vive con apatía y se espera lo peor en toda situación. Pero el mayor daño es la amargura que alberga el creyente en su corazón.

Leer el resto de la entrada »

El Poder de la Adopción

El Poder de la Adopción

“Pues no habéis recibido el espíritu de esclavitud para estar otra vez en temor, sino que habéis recibido el espíritu de adopción, por el cual clamamos: ¡Abba, Padre!”

(Romanos 8:15).

La Biblia nos enseña que los que han recibido a Cristo, hemos recibido el espíritu de adopción, en Gálatas 4:6 nos dice que hemos recibido el Espíritu del Hijo (de Jesús). Así que dentro de nosotros esta el testigo interior, el Espíritu Santo es el que nos dice que somos hijos de Dios (Romanos 8:16), que ya no somos hijos de desobediencia.

Adopción, Derecho Legal

La adopción es un acto legal en donde se crea un vínculo de parentesco entre dos personas. Un matrimonio adopta a un niño y legalmente ahora son sus padres, sus tutores. Cuando no estamos en Cristo, cuando no hemos aceptado el sacrificio de Jesús, y no hemos reconocido que ahora es nuestro Señor y Salvador, estamos bajo el dominio del diablo, los que no son hijos de Dios, son hijos de diablo.

Leer el resto de la entrada »