Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Cinco oraciones bíblicas que nos enseñan cómo hablar con Dios

CINCO ORACIONES BÍBLICAS QUE NOS ENSEÑAN CÓMO HABLAR CON DIOS

1- La oración de Ana por un hijo (1 Samuel 1:10 – 16): el corazón roto por su incapacidad para concebir un niño (y atormentado por una rival que se burlaba de ella por eso), Ana se volvió a Dios en oración tan intensamente que el sacerdote que la veía pensó que estaba ebria: “… ella con amargura de alma oró a Jehová, y lloró abundantemente”, v. 10; Dios contestó la oración de Ana y su hijo Samuel vino a ser uno de los grandes profetas de Israel.

2- La oración de confesión de Daniel (Daniel 9:1 – 19): el pueblo de Dios había pecado y estaban bajo Su juicio. En lugar de culpar a Dios, excusarse o simplemente desesperarse, el profeta Daniel en su lugar expresó una de las oraciones más conmovedoras de arrepentimiento recordadas en toda la Biblia: “Y volví mi rostro a Dios el Señor, buscándole en oración y ruego, en ayuno, cilicio y ceniza. Y oré a Jehová mi Dios e hice confesión diciendo: Ahora, Señor, Dios grande, digno de ser temido, que guardas el pacto y la misericordia con los que te aman y guardan tus mandamientos; hemos pecado, hemos cometido iniquidad, hemos hecho impíamente, y hemos sido rebeldes, y nos hemos apartado de tus mandamientos y de tus ordenanzas. Oh Señor, conforme a todos tus actos de justicia, apártese ahora tu ira y tu furor de sobre tu ciudad Jerusalén…”.

Leer el resto de la entrada »

Seguridad

Seguridad

Mi hijo Uziel cumplirá el próximo mes de Junio cuatro años, es increíble cómo pasa el tiempo, pero es lindo disfrutar cada etapa de su vida, el otro día note algo que me llevo a reflexionar y es de lo que hoy quiero compartir.

Los últimos días he notado la seguridad que él tiene para pedirme ayuda. No importa donde este yo o que es lo que esté haciendo, si él tiene un problema que considera que no puede solucionar, rápidamente corre hacia mí, me pide ayuda y dejo de hacer lo que estoy haciendo y voy rápido en su ayuda.

Hablo de cosas que un niño a su corta edad no pueden hacer, como levantar un sofá pesado porque un carrito se le fue hacia abajo, como alcanzar ese juguete que necesita urgentemente para jugar y que se encuentra en un lugar alto donde por su corta estatura no alcanza o encontrar ese juguete que por alguna razón ha desaparecido del lugar donde “debería estar”.

Cada vez que mi hijo se acerca a mí con esa carita de preocupación por ese “problema” que tiene, veo también en él la seguridad y la convicción de que si me pide ayuda, rápidamente se la daré.

Leer el resto de la entrada »

Su Presencia

Su Presencia

“Ciertamente los justos alabarán tu nombre; Los rectos morarán en tu presencia”.

Salmos 140:13 (Reina-Valera 1960)

Cansado física y espiritualmente, preocupado y a la vez cargado por diferentes situaciones que te está tocando enfrentar provoca que te sientas sin fuerzas y sin ánimos.

A veces podemos estar haciendo muchas cosas para Dios, pero no implica que el cansancio no llegue, en otras ocasiones dejamos que el estrés o el afán del día a día nos conviertan en personas con carácter fuerte e impulsivo.

Y es que a veces pareciera que perdemos el enfoque, que nos olvidamos de lo primordial en nuestra vida, de pasar esos momentos íntimos con Dios donde realmente somos nosotros, donde no podemos ocultar nada de lo que somos y en donde nos entregamos por completo a Dios.

A veces lo único que necesitamos es SU PRESENCIA, ¿Cuándo fue la última vez que apartaste un tiempo para hablar con Dios?, ¿Cuánto fue la última vez que te fuiste a un lugar a solas y disfrutaste de SU PRESENCIA?

Leer el resto de la entrada »

El Báculo Impotente

EL BÁCULO IMPOTENTE

Hay momentos en los que procedemos de cierta manera ante una situación límite con un método, o peor aún, con algún objeto, pensando que Dios se va a mover de la misma manera en pudo moverse en otra ocasión. Cada cosa tiene su lugar y función. Dice la biblia:

Guiezi, que se había adelantado, llegó y colocó el bastón sobre la cara del niño, pero éste no respondió ni dio ninguna señal de vida. Por tanto, Guiezi volvió para encontrarse con eliseo y le dijo: El niño no despierta. 2 Reyes 4:31 (NVI)

El báculo era del profeta Eliseo, y era indudablemente un buen báculo, bien idóneo para cumplir la misión de báculo, pero impotente para dar vida a un muerto. Hay un montón de cosas que son muy buenas como ayuda en su sitio, pero resultan impotentes para salvación.

Leer el resto de la entrada »

Me hizo sacar del pozo de la desesperación

Me hizo sacar del pozo de la desesperación

Cuando nos caemos en un pozo, cualquiera sea: puede ser de depresión, de agotamiento físico, de dolor, de enfermedad, de abatimiento emocional, es cuanto más nos abrazamos a Dios, en una búsqueda diferente a todas las que hasta el momento veníamos teniendo. Soltamos aquellas cosas que nos parecían “muy importantes” y nos inclinamos a vivir en una forma más sencilla, porque ya no tenemos ni las fuerzas, ni el ánimo que hasta hace poco tiempo atrás teníamos. Ahora las cosas son diferentes, NECESITAMOS LA AYUDA DE OTRAS PERSONAS.

En el Salmo 40.1 y 2 dice: “Pacientemente esperé a Jehová, y se inclinó a mí y oyó mi clamor. Y me hizo sacar del pozo de la desesperación, del lodo cenagoso”.

Vemos que dice “y me hizo sacar”, alguien sin duda tiene que venir en nuestra ayuda, de lo contrario, nos quedaremos para siempre allí. Cuando nos encontremos bajo esas circunstancias nos vamos a encontrar con diferentes tipos de personas, quienes nos dirán:

Leer el resto de la entrada »