Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Carta a mi Madre – Especial

CARTA A MI MADRE

Dedicado con todo mi amor y corazón a mi madre: Awilda Malavé

carta-a-mi-madreQuerida Mamá:

Pensar en ti siempre me ha dado fuerza. He visto y sentido a través de los años esa fuerza interior que llevas. Ese ímpetu que tienes para superarte y seguir hacia adelante ante las tormentas de la vida siempre me han inspirado.

Hoy se celebra el “Día de las Madres” y yo no tengo mucho que darte. Pero a través de estás letras quiero dejar impreso todo ese amor que siento por ti. Quiero que sepas que vivo muy orgullosa de que seas quien eres. No eres perfecta, de hecho nadie lo es, pero creo que eres el regalo más maravilloso que Dios me dio. No eres mi madre por casualidad, Dios te escogió para mí.

El proverbista decía que “la mujer que teme a Jehová, esa será alabada”. Y tú como sierva de Dios siempre me has dado un buen ejemplo. Tu confianza en Dios y en las cosas que él hace es tan plena y certera que cuando he pasado por el valle de las sombras y de la muerte, recuerdo toda esa fe, esa fuerza y trato de seguir adelante.

Tantas veces que sin querer te he fallado. Y sabes bien que no soy persona que le guste prometer para luego no cumplir. Más una de mis peticiones a Dios es poder honrarte siendo una mejor hija, siendo un mejor ser humano. Trato de luchar con los desafíos que la vida me presenta y aunque no siempre es fácil, si hasta aquí lo he logrado, mucho tienes que ver tú en ello.

Leer el resto de la entrada »

Madre Soltera

Tema: “Madre Soltera”

PhotobucketPorque te expandirás a la derecha y a la izquierda y tus descendientes poseerán naciones y poblaran ciudades abandonadas. No tengas miedo porque no serás avergonzada. (Isaías 54: 3).

Es difícil iniciar este artículo hablando de lo que todos hablan en sus producciones de este mes dado la coyuntura de la celebración de la madre. Porque se raya en caer en la repetición constante de los conceptos de la madre como tal.

De esto sumado a lo que muchos escriben sobre el tema quiero manifestar que existen madres de toda clase… las buenas, malas y regularcitas.

Hay muchas categorías de mamá, esta la mamá que trabaja incansablemente porque es cabeza de hogar y no cuenta sino con Dios y con sí misma para llevar adelante a sus hijos con todo y lo que esto implica.

Están las que en estos tiempos de globalización y movimiento dinámico aun cuando tiene a su esposo comparten con el su responsabilidad y se convierte en su bastón a través de su profesión.

Están las bellas amas de casa que no conciben la falta de una aguja en ella, tienen tiempo para todo, y su trabajo es el de tener al día las labores domésticas además de dedicarle tiempo a lo hijos como otras quisieran y no podrían.

Están las que no han concebido como tal pero, son la tías perfectas, las que su sentido inherente a su naturaleza las hace mejores madres que la misma madre. Están las madres abuelas y en fin, todo conjugado conlleva a un mismo lugar educar, levantar y criar a los niños por los que darían su vida.

La maternidad a veces les cuesta a muchas mujeres sus ingresos y perspectivas laborales, su racionalidad o irracionalidad en el mejor de los casos. Pero es un proceso en el que se manifiesta un estado inconsciente de protección, de responsabilidad, de amor al ver a ese pequeño en tus brazos y pensar que depende de ti y tu misericordia. de allí nace el amor que desborda al mismo amor, cuidados, protecciones y un sinfín de manifestaciones de afecto que un hijo valora a veces muy tarde y otras de forma continua, pero que las madres simplemente lo dan.

Hoy tomo a la madre soltera. Son un caso particular de fortaleza, riesgo, sacrificio y responsabilidad. se las arreglan para ser profesionales, para ser amas de casa o directrices de ella, para ser acudientes en la escuela, para ser mujeres y para ser madres. Y no cualquier madre sino una ejemplar.

La palabra hoy te dice a ti madre soltera en Isaías 54:5,6 “porque tu creador es tu marido, su nombre es el señor Todopoderoso, el santo Dios de Israel es tu Salvador. eres como una esposa abandonada y angustiada, como una esposa todavía joven aunque abandonada. Por poco tiempo te abandone, pero lleno de compasión me volveré a unir a ti”

Promesa maravillosa para ti mujer de Dios, respaldo aún mayor que el de la misma casada, que no te exime de un día encontrar un amor idóneo para ti y un amigo para ese hijo concebido con amor, temor y dolor. Porque “he aquí herencia de Jehová son los hijos y cosa de estima el fruto del vientre” te dice salmo 127: 3.

Leer el resto de la entrada »