Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Anecdotas Reflexivas – Más que una ilusión

MÁS QUE UNA ILUSIÓN

Los anuncios multicolores y estratégicamente colocados por todo el centro comercial le llamaron rápidamente la atención a mi hija de siete años. “Barbie estará aquí el próximo sábado a las cuatro de la tarde”, rezaba el rótulo llamativo de los carteles. La foto de una Barbie vestida de princesa completaba el poster. Con una sonrisa encantadora, una mirada gentil, un vestido impecable y un ademan de bienvenida, fascinaba a todas aquellas niñas ávidas por un encuentro de ensueños con la imaginación. Papi, me traerás el sábado —me pidió mi hija con un guiño seductor. Claro que sí cariño, claro que te traeré —le dije.

Leer el resto de la entrada »

Alcanzado por la Misericordia – Anecdotas Cristianas

ALCANZADO POR LA MISERICORDIA

“Pero de día mandará Jehová su misericordia, y de noche su cántico estará conmigo, Y mi oración al Dios de mi vida”

(Salmo 42:8)

Iba por la calle oyendo a mi cantante favorito en mi viejo Mp3. Con los audífonos puestos intentaba llegar a tararear en la nota que el cantante daba, aunque sin mucho éxito, lo confieso. Estaba especialmente feliz y me dirigía a mi congregación después de una jornada gratificante junto a unos misioneros amigos que han estado en las misiones por más de 50 años. Revivía en mi mente las charlas amenas, los consejos valiosos y las anécdotas familiares que Larry y Dorothy Cederblom habían compartido ese día conmigo. Me sentía agradecido de Dios por darme el privilegio de, junto a mi esposa e hija, ser continuador de la labor fabulosa de llevar el evangelio de Jesús al mundo perdido. El torrente de pensamientos y canciones tarareadas fue paralizado de repente por la voz de alto de un fornido policía. En ese momento me di cuenta que iba manejando mi bicicleta con los auriculares puestos y que el peso de la ley caería sobre mi indefectiblemente.

Leer el resto de la entrada »

Ilustraciones – La cabeza en la boca del león

La cabeza en la boca del león

Actualmente, al menos en nuestro país, Argentina; rige una prohibición estricta en cuanto al empleo de animales en los números de circo. Puntualmente recuerdo el del domador encerrado en una jaula con una fiera salvaje, donde el “broche de oro” de la actuación era hacer que el león abriera su boca e introducir la cabeza del domador dentro de ella.

Ignoro si había algún truco o “secretillo” para salir ileso y ser capaz de escuchar en una sola pieza los aplausos del público después de semejante temeridad. Lo cierto es que en el transcurso de la historia del número, más de uno se equivocó y algún domador de fieras no salió del circo por sus propios medios. Es más, alguno también dejó la vida ante el arrebato salvaje de un animal de casi cuatro veces el peso de su osado adiestrador.

Leer el resto de la entrada »

Reflexiones – Parábola de la cotorra

Parábola de la cotorra

Había en una casa una cotorra en una inmensa y espaciosa jaula. Nunca le faltaba nada. Gozaba de paz, tranquilidad; su dueña le proveía abundante agua y alimento. Sus días transcurrían felices y apacibles. Había aprendido a imitar palabras y sonidos, era una delicia escucharla. Hasta resultaba ser una compañía para la anciana de la casa.

Un día quedó la puerta de la inmensa jaula, abierta. Entró el gato y se la comió.

Leer el resto de la entrada »

El pajarito y el viento – Mensajes para Reflexionar

El pajarito y el viento

Había cierta vez un pajarito que continuamente estaba quejándose porque aleteaba con todas sus fuerzas y a pesar de sus denodados esfuerzos no podía avanzar más rápido. El aire lo frenaba. Quería remontar más y más alto, pero el mismo viento se lo impedía. Un día, el “señor de los cielos, el aire y el viento” cansado de sus súplicas y quejas decidió hacer algo al respecto. Le quitó el aire.

Ahora, el empeño de aquel pajarillo se vio terriblemente frustrado, porque por más que aleteaba, sin aire sus alas ya no servían para nada y no conseguía despegarse del piso. La falta del vital aire se hizo sentir también en su cuerpo. A punto de morir asfixiado sin poder respirar, con el último aliento de vida que le quedaba clamó a su señor y éste le devolvió el aire que tanto odiaba y le ofrecía resistencia. Otra vez podía vivir… y volar. ¡Formidable lección!

Leer el resto de la entrada »

Página 1 de 212