Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

El motor V-8, un sueño posible

Un Destellito En Las Manos de Dios

v8 henry fordJohn C. Maxwell, nació el 20 de febrero del año 1947 en Garden City, Michigan, Estados Unidos, expresó Destellito, además un renombrado escritor y orador estadounidense, experto en liderazgo y comunicación, y que en algunas intervenciones contaba la siguiente historia: El genio del automóvil, Henry Ford, una vez concibió un plano revolucionario para una nueva clase de motor, se le conoce como el  V-8. Ford estaba ansioso de poner esta nueva idea en producción. Dispuso que algunos hombres  dibujaran los planos y se los presentó a los ingenieros. Cuando los examinaron uno a uno llegaron a la misma conclusión, su visionario jefe no sabía mucho sobre los principios fundamentales de la ingeniería, y le dijeron con toda amabilidad que su sueño era imposible de ejecutar. Henry Ford dijo, —fabríquenlo de cualquier manera. Ellos contestaron, —Pero es imposible. —Háganlo, y trabajen hasta que lo logren, no importa cuánto tiempo se requiera. Por seis meses lo intentaron, dibujo tras dibujo, diseño tras diseño, y nada. Vinieron otros seis meses, y nada. Al fin del año, Ford se reunió con sus ingenieros, y una vez más le dijeron que lo que él quería era imposible, Henry Ford les pidió que continuaran, y continuaron hasta descubrir finalmente cómo construir un motor V-8. Sin duda una historia interesante, dijo Destellito al tiempo de abrir su Biblia.

Leer el resto de la entrada »

Reflexión: El equilibrista

Un Destellito En Las Manos de Dios

equilibristaLas Torres Gemelas de la ciudad de Nueva York, dramáticamente destruidas, tienen una historia digna de compartir, dijo Destellito.

Se trata de un equilibrista que quiso unir ambas torres, aproximadamente a treinta metros una de la otra, caminando sobre una cuerda ubicada en lo más alto. Antes de subir preguntó a la multitud expectante si lo creían capaz de hacer la hazaña, apoyado por una barra de equilibrio, a coro respondieron que sí creían. Efectivamente el equilibrista caminó sobre la cuerda de un edificio a otro. Al bajar, nuevamente preguntó a las personas reunidas si lo creían capaz de cruzar, pero esta vez sin la barra de equilibrio, y casi al unísono contestaron que creían que sí lo podía hacer. Como la vez anterior, cruzó de torre a torre sin mayores dificultades. Luego, pregunta a los que estaban disfrutando de su acto, si creían que podría cruzar pero esta vez empujando una carretilla, la multitud calló, el silencio los dominó a todos. El equilibrista dijo: ¿no hay nadie que crea en mí, que sí yo puedo cruzar de torre a torre empujando una carretilla?, la voz de un hombre se hizo oír diciendo: Yo creo, creo que lo puedes, tengo confianza en ti y ¡lo puedes hacer!  Bueno, dijo el equilibrista, si en verdad crees, entonces te invito a subirte en la carretilla. Sonriendo, Destellito acudió a la Escritura para leer:

Leer el resto de la entrada »

Destellito: Más que un sacrificio

Un Destellito en las manos de Dios

sacrificioPor no ser humano, Destellito se asombra de muchas actitudes que tiene el hombre, muchas de ellas son el reflejo de su carácter pecador, de un corazón alejado de Dios Creador, lo que también lo entristece. Destellito supo de una historia que habla de la actitud humana frente a determinadas situaciones.

Un turista cristiano visitó China, y al entrar a una de sus ciudades, se encontró con una muchedumbre que estaba alborotada por algo que, motivado por la curiosidad, se determinó saber. Y la razón era que estaba siendo apedreado un hombre, y como no pudo salir del lugar, obligadamente tuvo que presenciar aquél bárbaro acto. Comentaban las personas que merecía morir de ese modo tan brutal, porque había sido sorprendido robando, pero lo que más llamó la atención al turista fue que mucha gente se reía y se burlaba del condenado mientras era apedreado.

Leer el resto de la entrada »

Reflexión: ¡Te necesitamos Espíritu Santo!

¡TE NECESITAMOS ESPÍRITU SANTO!

Lectura: Hechos 1, 2, 3 Y 4

Por favor cambia tu mente a la forma de la de un niño para que puedas entender la Palabra que Dios tiene para ti hoy.

Más que un devocional, quisiera traer a sus corazones una reflexión respecto a la inmensa necesidad que tenemos del Espíritu Santo. Cuando leí estos capítulos del libro de los hechos, me sentí muy mal, pues notaba la gran diferencia entre lo que yo estaba viviendo y la vida de los primeros cristianos; y pensaba que definitivamente debería existir algo más, que yo estaba viviendo una porción de la plenitud que Dios quería darme y me estaba conformando con ello (no sé si comparte el mismo sentir); me refiero a que es maravilloso ver como se producían sanidades, prodigios, señales, como hablaban con un denuedo impresionante la palabra de Dios, como las personas sacaban a la calle a los enfermos para que fueran sanados, como el nombre de Dios quedaba en alto a través de estos fieles testigos de Jesucristo. Debo reconocer que en mi corazón se formó (espero que no me malinterpreten) una especie de envidia, “que tenían ellos que me falta a mí, yo quiero tener eso que ellos tenían ¿Qué me falta?” Luego, llegó a mi mente (sin duda por la intervención de Dios) la respuesta: ¡TE NECESITO ESPÍRITU SANTO!

Leer el resto de la entrada »

Pasión – Devocionales Desafiantes

Pasión

“Y amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente y con todas tus fuerzas. Este es el principal mandamiento”

Marcos 12:30 (Reina-Valera 1960)

Sentarte y recordar aquellos momentos preciosos que pasabas con el Señor, traer a la memoria esos instantes en los cuales sentías que casi volabas, recordar las lagrimas de alegría que antes brotaban de tus ojos como consecuencia de su presencia sobre tu vida, ¡Que lindos momentos!

Esos bellos episodios en los que servías sin ningún prejuicio, en donde te preparabas antes de ir al servicio, en donde orabas para que Dios te respaldara; recordar aquellas cosas que hiciste con un corazón sincero y agradecido, lo mucho que pudiste bendecir a mas de alguno, lo mucho que te esforzabas por hacer lo que Dios te había enviado a hacer.

Leer el resto de la entrada »

Página 1 de 212