Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Ilustración – La Carreta Vacía

La Carreta vacía

la-carreta-vaciaCaminaban el padre con su pequeño hijo por un camino de campo. A lo lejos se podía percibir el ruido de una carreta que venía hacia ellos.

-¿Escuchas eso? preguntó el padre.

-Sí, pá… ¿Qué es?

-Una carreta, hijo. Y viene vacía.

-Pero… ¿Cómo sabes que viene vacía, desde tan lejos? Preguntó intrigado el niño.

-Porque hace mucho ruido, hijo. Más ruido hace cuanto más vacía está.

Así somos los seres humanos, muchas veces. Buscamos la gloria propia, brillar, destacar, que el mundo admire nuestras obras. Llamamos la atención, buscamos la manera de sobresalir, de “hacer ruido” para que nos vean, sin darnos cuenta de que cuanto más “ruido” hacemos es porque tanto más vacío se siente nuestro pobre corazón.

Es importante que hoy mismo llenes esa carreta que es tu vida. Una carreta no se puede llenar a sí misma. Esa tarea la realiza el obrero. Por ello, es necesario que pongas la carreta de tu vida en las manos de Nuestro Señor, para que El la llene con la plenitud de su Gloria y la conduzca por camino seguro.

Leer el resto de la entrada »

Ilustración Cristiana – El “Monito”

El “monito”

el-monitoNadie recuerda con certeza de dónde vino, ni mucho menos el momento exacto en que el “monito” comenzó a ser parte de la vida de nuestra hija, y por lo tanto de nuestra familia. El “monito” es nada más ni nada menos que un pequeño peluche que tampoco se sabe a ciencia cierta qué clase de bicho es. Puede ser un leoncito, un osito, un ratoncito… ni ella lo sabe. Por cierto: tampoco es justamente el más bonito de los más de cincuenta peluches que hoy, a pesar de sus 17 años de edad, aún conserva desde su niñez.

Lo que sí sabemos con certeza, es que el “monito” apareció un día en casa entre sus cosas, después de una prolongada internación hospitalaria durante los primeros años de su vida. Fue un período de intenso dolor, incertidumbre, oscuridad y sufrimiento. Tal vez alguna voluntaria, doctor, enfermera o compañerita de habitación, se lo dio en uno de esos momentos más tristes y dolorosos de su vida. Tal vez alguien lo depositó tiernamente junto a su cabecita y ahí estaba haciéndole compañía cuando salió del estado de coma o despertó de alguna de las varias intervenciones quirúrgicas que tuvo que afrontar para salvar su vida. La verdad, no lo sabemos y ella tampoco lo recuerda, pero damos las Gracias a Dios por esa bella actitud que alguien tuvo con nuestra hijita.

Como ni ella misma sabe qué es, le puso “Monito” y así quedó. Hoy, tal vez el más feo de sus peluches, aún continúa ocupando un sitio muy especial en su corazón. Y nosotros, como padres, hemos conservado en todo momento una respetuosa actitud con su sentir. A ella no le importó lo que era ni su apariencia. Lo amó intensa e incondicionalmente, le puso un nombre, en sus fantasías de niña lo trajo a la vida y con sus afectos lo hizo parte de la suya. Lo amó y aún hoy lo sigue amando, más que a ningún otro, por cierto.

Esta relación afectiva con ese peluche insignificante a los ojos del mundo, pero tan valioso para ella, me enseñó algo acerca de mi Señor y su relación conmigo.

Leer el resto de la entrada »

Devocionales Cristianos – Apegado a mi Padre

Tema: “Apegado a mi Padre”

Texto: Salmos 84: 1, 2

apegado-a-mi-padre“¡Cuán amables son tus moradas, oh Jehová de los ejércitos! Anhela mi alma y aun ardientemente desea los atrios de Jehová; Mi corazón y mi carne cantan al Dios vivo”.

Mi hijo Uziel ahora tiene casi veinte meses y cada día me sorprende con cosas nuevas, es una esponjita que absorbe todo lo que ve y oye de su alrededor.

No te imaginas como Dios me ministra a través de la vida de mi hijo, a pesar de tener una corta edad Dios me hace ver el amor que el tiene para mi, así como yo lo tengo para mi hijo.

Las ultimas semanas Uziel esta mas apegado a mi, quiere estar conmigo siempre, si no me ve que estoy en la misma sala que el, va y me busca preguntado: “¿Papá?, ¿Papá?”, ahora me es difícil escaparme de el, siempre termina encontrándome y haciéndome que lo tome en sus brazos.

Cuando salgo a trabajar por la mañanas es un problema porque el no quiere que me vaya, hablo con el y trato de hacerle entender que regresare pronto, a veces comprende y me despide con un beso y un adiós con su manita, otros días llora porque me voy.

Leer el resto de la entrada »