Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Cuando pareciera que mis sueños no se van a cumplir

Cuando pareciera que mis sueños no se van a cumplir

Hay momento en nuestra vida en donde pareciera que es totalmente seguro que nuestros sueños no se van a cumplir, más aun cuando no vemos ni la mínima probabilidad que se cumplan y que todo se pone totalmente en contra.

A veces pasamos por rachas en nuestra vida en donde no terminamos de salir de un problema cuando viene otro en camino, y todo ello lo único que hace es debilitar nuestra fe de que nuestros sueños se puedan cumplir.

Y es que hay momentos en nuestra vida en donde pareciera que Dios ha desaparecido, en donde oramos y no lo logramos sentir, en donde lo invocamos y pareciera que no nos escucha, en donde quisiera rápidamente una respuesta suya y simplemente no la recibimos en ese instante y todo ello viene a abonar a nuestra falta de fe de que nuestros sueños se puedan cumplir.

Quizá tu seas un persona a la cual Dios le ha dado promesas hermosas, y durante mucho tiempo caminaste con la fe total que se iban a cumplir, pero al pasar los años, hoy te encuentras en un valle silencioso en donde estas dudando sobre si se cumplirán o no, porque echas un vistazo a tu alrededor y te das cuenta que estas lejos de alcanzar aquella promesa que un día recibiste de Dios.

Leer el resto de la entrada »

¿Y si Dios no te responde?

¿Y si Dios no te responde?

Quizá algunos al leer el titulo de este escrito ni siquiera lo van a leer, porque todos estamos acostumbrados a que nos animen, a que nos motiven, a que nos proclamen bendiciones o que nos den una palabra de fe, nos recuerden una promesa divina o todo lo que tenga que ver con nuestro propio beneficio. Pero ¿Qué tal si Dios simplemente no responde?, y es allí como que no nos gusta esa palabra o simplemente no queremos que eso suceda.

A veces se nos olvida que Dios es el Señor y que nosotros solo somos sus siervos, que Él es el Padre y que nosotros solo somos sus hijos, a veces tratamos a Dios como nuestro sirviente, como alguien que tiene que obedecer todos nuestros caprichos o suplir todas nuestras necesidades si o si, pero ¿Qué tal si Dios simplemente no responde?

Seria perfecto que todo fuera color de rosas, que todo en la vida fuera tranquilo, que Dios nos respondiera al mismo instante que pusiéramos delante de Él nuestras peticiones, que en los momentos de enfermedad Él viniera y sanara instantáneamente al pedírselo, que en el momento de escases rápidamente Dios proveyera lo que se necesita, que en cuando problemas vengan rápidamente se solucionen o cuando nos veamos al borde de la muerte, Él nos rescate. Pero, ¿Qué tal si eso no pasa cuando nosotros queremos o en el instante que lo necesitamos?

Leer el resto de la entrada »

En la Sala de Espera

En la Sala de Espera

¡Ay! Como duele esperar y también cuesta. Creo que la mayoría de nosotros no tenemos la hermosa cualidad de esperar pacientemente, por lo general nos desesperamos al no ver una respuesta rápida, nos frustramos y hasta nos enojamos.

Pero ¿Qué pasa cuando a Dios se le ocurre la idea de mantenernos en la Sala de Espera?

Estar en la Sala de Espera de Dios es difícil en el sentido que a ninguno de nosotros nos gusta esperar tanto por algo que queremos recibir.

A través de la Biblia noto personajes que Dios mismo los puso en la Sala de Espera antes de cumplir su plan perfecto en sus vidas.

Abraham llamado amigo de Dios espero 25 años para que la promesa de un hijo con su esposa Sara se cumpliera. ¿Te imaginas esperar 25 años por una promesa que salió de la propia boca de Dios?, pues si, Dios mismo se lo prometido y no tardo, simplemente cumplió su promesa en el tiempo que Él ya tenia destinado.

Moisés, conocido ahora como el hombre más manso que ha existido, fue puesto por Dios en la Sala de Espera 40 años en el desierto pastoreando ovejas antes de utilizarlo como libertador de su pueblo.

Leer el resto de la entrada »

¿Cuándo responderá el Señor?

¿Cuándo responderá el Señor?

Una de las cosas que más nos preocupan en la vida cristiana es saber cuándo responderá Dios a nuestras peticiones.

Y es que no vamos a negar que si nosotros le pedimos algo es porque lo necesitamos, y quisiéramos que la respuesta fuera lo más antes posible.

Hay personas que al pasar el tiempo y no recibir ninguna clase de respuesta tienden a frustrarse, a enojarse con Dios y a no creer cualquier frase que los quiera llevar a mantener la fe.

He leído a muchas personas escribir: “Estoy cansado de escuchar que Dios va a responder, pero ya ha pasado mucho tiempo y no responde”, otros dicen: “No creo que Dios responda, ya espere demasiado tiempo y ya no creo que responda”. Estas frases tienen algo en común, un cierto descontento por el hecho de aun no recibir una respuesta.

Y es que hay que ser sinceros, yo he estado en algunos momentos necesitado de una respuesta inmediata de Dios, he orado con todas mis fuerzas, he tratado de creer al máximo, pero aun y con todo eso, a veces no he recibido una respuesta, lo que lleva a mi mente a comenzar a cuestionar el porque no recibo una respuesta.

En algunos momentos de mi vida al ver a mis hijos enfermos, con su carita triste he orado como nunca pidiendo a Dios que los sane de inmediato y a pesar que sé que me escucha, no me ha respondido instantáneamente. En esos momentos cuando algo que me duele en el corazón pasa y oro al Señor y no veo respuesta, lo primero que mi mente piensa es: “¿Por qué no me responde?”, “¿A caso no te sirvo?”, “¿A caso no trato de vivir para ti?”, “¿Por qué he orado por personas y han sanado y ahora que oro por mis hijos no pasa nada?”, pero a pesar de los cuestionamientos que mi mente lanza, siempre Dios habla a mi corazón y me dice: “¿Y que si no respondo cuando tu quieres?, ¿Acaso tienes un privilegio especial delante de mi?, ¿Por qué otros pueden pasar por cosas como las tuyas o peores y tu no?”, entonces mi espíritu es redargüido por el Señor, y con toda humildad le digo: “Tienes razón, perdóname, a pesar de cualquier cosa, seguiré creyendo en ti y en lo que quieras hacer”.

Leer el resto de la entrada »

No importa lo que tenga que esperar

No importa lo que tenga que esperar

“Quédate quieto en la presencia del Señor, y espera con paciencia a que él actúe. No te inquietes por la gente mala que prospera, ni te preocupes por sus perversas maquinaciones”.

Salmos 37:7 (Nueva Traducción Viviente)

Muchos de nosotros nos es difícil digerir la palabra: “Esperar” y es que dicha palabra no lleva un tiempo límite o una fecha de vencimiento, el esperar puede tardar horas, días, meses y hasta muchos años.

De las tres respuestas que Dios nos puede dar: “Si”, “No” o “Espera”, creo que esta última es la más difícil de asimilar, porque está ligada a un periodo de tiempo en donde pareciera que Dios calla o que Dios se ha olivado de responder, pero la realidad es que estas en el tiempo de esperar pacientemente.

El libro de los Salmos está lleno de un énfasis especial hacia esta palabra, salmistas la utilizan frecuentemente y es que el término “ESPERAR” está ligado a la vida cristiana, es parte de nuestra cultura cristiana y de lo que Dios quiere que aprendamos. De hecho la etapa de esperar es una etapa muy bonita en donde nos ayuda a sumergirnos más en la presencia de Dios, a buscarlo más, a depender más de Él y a conocerlo cada día más y mejor.

Escuchando una alabanza que he escuchado cientos de veces Dios provoco en mi que pusiera atención a una frase en especial, esa frase decía: “No importa lo que tenga que esperar”. Al reflexionar en esta frase Dios ponía en mi corazón que tenía que escribir sobre esto.

Leer el resto de la entrada »

Página 1 de 512345