Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

En él esperaré

En él esperaré

En-El-esperare

Hay momentos en nuestra vida en donde las malas noticias pareciera que terminan, esa clase de episodios en donde amaneces y te duermes escuchando malas noticias, en donde al escuchar otra más sientes desfallecer tus fuerzas, en donde un desanimo entra a tu vida y hasta tu cuerpo se siente pesado, esa clase de noticias que te hacen preguntar: ¿Qué está pasando?, es decir, ¿Por qué te está pasando todo esto de una sola vez?

Yo he pasado por momentos como esos, en donde las malas noticias se convierten en moda, en donde no salgo de una cuando entro a otra, en donde siento desfallecer mi ánimo y hasta las fuerzas físicas menguan. Noticias que me hacen preguntarme una y otra vez, el por qué de todo lo que me está sucediendo.

Leer el resto de la entrada »

Fe y agradecimiento

Fe y agradecimiento

Fe-y-agradecimiento

Ponerme en los zapatos de un padre que ha perdido a su hijo, de un esposo que vio como su mujer moría de cáncer o un matrimonio que deseando por muchos años un hijo ve como un aborto espontaneo les quita ese sueño es duro. Y es que a veces nos es tan fácil juzgar a la gente por su presunta “poca fe” sin darnos cuenta el dolor que han pasado.

¿Cómo explicar a un padre que su hijo de cinco años muere por leucemia?, ¿Cómo explicar a una madre que su hijo adolescente fue muerto a balazos en la calle mientras se dirigía a su lugar de estudio?, ¿Cómo explicar a una recién casada que su esposo murió en un accidente de tránsito mientras venia de comprarle unas rosas para sorprenderla?, ¿Cómo explicar cosas como esas que no tienen ninguna explicación instantánea?, el dolor de pasar por situaciones similares o más difíciles es una de las sensaciones que pocos experimentan, pero son esas pocas personas que experimentan tales situaciones las que nos dan lecciones de fe al levantarse de esos duros momentos.

Leer el resto de la entrada »

Cuando vuelvo mi mirada a Él, sonrío

Cuando vuelvo mi mirada a Él, sonrío

Cuando-vuelvo-mi-mirada-a-el-sonrio

Unas de las cosas que más ilusión me da en la vida es saber que soy de Dios y que Él cuida de mí. Y es que las pruebas muchas veces pueden ser difíciles, pueda que tropiece en el caminar de la vida y me levante muchas veces, quizá en ocasiones pueda que considere que no merezco tanto problema, pero sin embargo en medio de cualquier valle de desesperación basta con volver mi mirada al Señor y recordar que soy de Él para que mi rostro dibuje una sonrisa sincera.

Puedo estar enfrentando toda clase de problemas, pero basta con ir en mi auto manejando y escuchar una hermosa alabanza que me recuerda que un día estaré con Él por toda una eternidad para que mi vida se llene de una tranquila indescriptible y mi rostro nuevamente dibuje una sonrisa de satisfacción.

Leer el resto de la entrada »

Él te quiere perdonar y restaurar

Él te quiere perdonar y restaurar

El-te-quiere-perdonar-y-restaurar

Este día leyendo uno de los muchos comentarios que me hacen llegar, leía la historia de una chica sumergida en una atadura pecaminosa que la hace sentir muy mal hasta el punto que ella describe lo que piensa: “siento que soy un asco para Dios”.

Al leer su comentario no puedo dejar de remontarme a algunos momentos en mi vida en donde ataduras me hicieron pensar exactamente lo mismo, y es que pareciera que el pecado además de avergonzarnos, nos hace sentir indignos de Dios, nos hace pensar que Dios nos desprecia por ser débiles o se avergüenza totalmente de nosotros.

Leer el resto de la entrada »

Despreciando tus derechos

Despreciando tus derechos

Despreciando-tus-derechos

“Los muchachos fueron creciendo, y Esaú se convirtió en un hábil cazador. Él era un hombre de campo, pero Jacob tenía un temperamento tranquilo y prefería quedarse en casa. Isaac amaba a Esaú porque le gustaba comer los animales que cazaba, pero Rebeca amaba a Jacob. Cierto día, mientras Jacob preparaba un guiso, Esaú regresó del desierto, agotado y hambriento. Esaú le dijo a Jacob: —¡Me muero de hambre! ¡Dame un poco de ese guiso rojo! (Así es como Esaú obtuvo su otro nombre, Edom, que significa «rojo»). —Muy bien —respondió Jacob—, pero dame a cambio tus derechos del hijo mayor. —Mira, ¡me estoy muriendo de hambre! —dijo Esaú—. ¿De qué me sirven ahora los derechos del hijo mayor? Pero Jacob dijo: —Primero tienes que jurar que los derechos del hijo mayor me pertenecen a mí. Así que Esaú hizo un juramento, mediante el cual vendía todos sus derechos del hijo mayor a su hermano Jacob. Entonces Jacob le dio a Esaú guiso de lentejas y algo de pan. Esaú comió, y luego se levantó y se fue. Así mostró desprecio por sus derechos del hijo mayor.” Génesis 25:27-34 Nueva Traducción Viviente (NTV)

La mayoría de los que en algún momento de nuestra vida hemos leído está historia, catalogamos a Jacob como un usurpador, que “engaño” a su hermano para conseguir la primogenitura, que en pocas palabras es el derecho que el hijo mayor tiene. Pero la realidad de la historia no es sólo que Jacob se aprovecho del momento que Esaú pasaba, sino que también es de resaltar que Esaú mostró desprecio por sus derechos cómo hijo mayor, en pocas palabras, no le tomo mucha importancia.

Leer el resto de la entrada »

Página 1 de 22012345...1015202530...Última »