Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Carta de un confundido

Carta de un confundido

Carta-de-un-ConfundidoNo sé en que momento llegue aquí, a este instante en donde me siento vacío, solitario, desesperado y confundido. No sé como deje de pensar en Dios, no se en que momento lo saque de mi mente, no entiendo como me deje llevar tan fácilmente.

Lo que antes para mi era prohibido se hizo normal, me acostumbre a pecar, el dolor por hacerlo desapareció poco a poco, mi mente ya no me acusa y hasta en ocasiones siento placer de hacerlo, ¡Que ha pasado conmigo!

Era tan sensible a su presencia, sin embargo ahora me he convertido en un insensible, no puedo sentirlo, no hago nada por experimentarlo, me paro allí esperando que algo pase y no pasa nada, sé que soy el problema sin embargo no hago nada para salir de allí.

Me encuentro en un hoyo profundo, no tengo intención real de cambiar aunque sé muy bien que estoy mal, me canse de ser bueno, me canse de perder aunque se que para ganar tengo que perder, en ocasiones lo he cuestionado y aunque se las respuestas y que la razón siempre la tiene Él no se porque razón me hago preguntas sin sentido.

Leer el resto de la entrada »

¡Descansa en paz, mamita! (Carta a mi madre)

¡Descansa en paz, mamita!  (Carta a mi madre)

Mamá: yo sé que llegué a tu vida de una manera abrupta e inesperada. Sé que irrumpí así de repente, cuando aún eras una flor incipiente. Te llamabas Rosa, pero eras sólo un frágil y hermoso capullo, que aún no empezaba a abrirse a la vida.  Sé que trunqué tus sueños de adolescente. Tus libros y cuadernos, pronto fueron desplazados por pañales y biberones. Las veladas con tus amigas, se convirtieron en  largas noches de insomnio, por la soledad y la preocupación de un futuro incierto. Aquella fresca y bella sonrisa de niña  que te caracterizaba, se fue borrando por el llanto, que de continuo inundaba tu rostro casi angelical. Tus preciosos ojos claros, eran como cuentas de un collar valiosísimo, pero que de a poco se iban opacando.  ¡Yo lo sé mamá! ¡Yo sentía cómo se aceleraba tu corazón ahí adentro! Los ríos de sangre corrían  furiosos a mi alrededor y  ¡parecía  que me ahogaba! Quería hablarte mamá; quise hacerte saber, que yo no había planeado aquello; que yo  no era responsable de que eso sucediera. Quise decirte mamita, que yo sólo era el resultado de aquel “pacto de amor eterno” que se juraron tú y aquel jovencito imberbe, que jugaba a ser hombre. Una noche los oí hablar mamá y ¡me horroricé! Planeaban arrancarme de tu vientre, como se quita de la tierra, una mala hierba. El decía: “¡Yo no estoy preparado para ser padre! Yo tengo sueños por cumplir ¡yo quiero ser un policía! Me iré a la capital para estudiar…” Al día siguiente se perdió en el horizonte, sin siquiera voltear a saludar. Cada “Yo…yo… Yo” ¡repicaba tan fuerte en mi cabecita en formación! Parecían golpes de  estaca, clavando  en mi  memoria la culpa por existir. Me acurruqué  en aquella cuna improvisada para mí ¡y me aferré a la vida! Hecha un ovillo, busqué el lugar más profundo y oscuro de aquella cuevita aterciopelada. Me quedé inmóvil, sin hacer ruido; como para que se olviden de que yo estaba ahí. ¡Pensar que hasta hoy duermo en esa posición!

Leer el resto de la entrada »

Carta de tu Padre Dios: Te estoy mirando y voy a obrar

CARTA DE TU PADRE DIOS: Te Estoy Mirando y Voy a Obrar

“Confía callado en el SEÑOR y espérale con paciencia”.

Salmos 37:7a (La Biblia de las Américas)

Mi Querido Tesoro Especial:

He visto tu aflicción, te he mirado en lo secreto. He escuchado tu clamor, conozco e interpreto tu silencio. He mirado y recogido cada lágrima que tus ojos han derramado. He sentido tu corazón querer estallar y la furia arder en tu pecho cuando frustrado(a), no consigues entender el propósito de lo que estás pasando en tu vida.

Leer el resto de la entrada »

Carta para mi hijo de tu Padre Celestial

CARTA PARA MI HIJO DE TU PADRE CELESTIAL

carta-a-mi-hijoEsta carta que comparto con ustedes, Dios la inspiró para un familiar muy querido por mí. Sin embargo, Dios también me hizo sentir que quería ministrar en específico a algún o algunos caballeros. En obediencia a mi Dios la coloco aquí, esperando que realmente Dios ministré el corazón de ese siervo de Dios que tenga necesidad de él y haya estado esperando esta palabra de Dios.

Querido Hijo Mio:

Desde pequeño tu vida ha sido dura, has experimentado fuertes luchas y dolores. Sin embargo a mí me plació traerte a este mundo porque tenía un propósito muy definido y específico contigo. Tú has de llevar mi Palabra a muchos lugares. Tú testificarás y a través de lo que yo haré en tu vida, muchos me conocerán.

Desde que decidiste seguirme muchas cosas se han levantado. El enemigo ha rugido y ha lanzado sus dardos tratando de destruirte, pero por más que ha tratado, NO HA PODIDO. ¿Sabes por qué? Porque yo he declarada una palabra sobre ti y estoy contigo. Nada ni nadie te podrá hacer frente.

Leer el resto de la entrada »