Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

El Código de Honor de los Héroes

El Código de Honor de los Héroes

por Dante Gebel

1. Los héroes no dan vueltas sin sentido, ellos saben a donde van, porque ellos saben para que están.

2. Los héroes son tentados, pero saben que y con que responder a sus artimañas. Los héroes saben que sus decisiones y respuestas pueden desagradar a otros, no obstante aceptan el costo que sus acciones les demandan.

3. Los héroes no necesitan ciertos medios para ser tales, son héroes sin importar el escenario en que les toque actuar. Son fieles a esa genética que siempre los hace proceder igual.

4. Los héroes tienen una aspiración, un sueño, una visión con antelación en su vida y para su futuro, porque eso hará que la prisión no los haga desaparecer. Eso hará que utilicen a la prisión como un escalón para subir, como una autopista para colocarse cerca del cumplimiento del sueño de Dios en su vida, más cerca de cruzar la línea de su promoción.

5. Los héroes son personas sabias, que no hablan de sus sueños y visiones a quien sea y por el simple hecho de que tienen bocas. Los héroes saben con quien compartir sus locuras.

6. Los héroes saben esperar su tiempo. Es una espera activa. No asaltan primeros lugares, no traicionan amistades, ni mucho menos hieren ninguna espalda.

7. Los héroes son fieles y leales, pase lo que pase, ocurra lo que ocurra porque saben que su fidelidad les dará en su tiempo sus merecidas promociones.

8. Los héroes saben esperar su tiempo, los héroes siempre son y serán reconocidos, ellos lo saben, ellos esperan.

9. Los héroes son gente de enfoque, no habrá circunstancia con el poder suficiente para desviarlos de su objetivo y de lo que creen que Dios ha dicho para ellos.

10. Los héroes no analizan lo grande de un desafío para construir razones de porque no debieran enfrentarlo, prefieren siempre definir con que actitud habrán de conquistarlo.

11. Los héroes oran y acto seguido trabajan para construir las respuestas de sus oraciones según les fue prometido por Dios.

12. Los héroes una vez que salieron de la tierra de sus prisiones, imposibilidades y mediocridades, no volverán allí por ninguna razón.

13. Los héroes saben que después del tiempo de la oración siempre viene el tiempo de la concreción según lo que fue intensamente orado.

14. Los héroes son aquellos que deciden construir a pesar de la oposición y por eso, habrán de saborear en su tiempo las mieles de la victoria.

15. Los héroes aunque pequeños, se ven obrando como grandes. Los héroes ensayan mil veces la obra que aman y desean presentar con excelencia en su momento.

16. Los héroes no son reaccionarios de la vida. Se dan cuenta de sus limitaciones y debilidades y por ello con altura y valentía se lanzan a superarlas. Un complejo no puede esconder y silenciar a un héroe.

17. Los héroes son auxiliados por Dios, porque el sabe que son esa gente distinta que frente el problema, la tribulación o el desafío, sólo verán progreso, grandeza y avance. Los héroes se resisten a morir en el problema. Los héroes quieren morir, pero después de haber cruzado la línea de su victoria.

18. Los héroes no le piden permiso a sus problemas o enfermedades para hacer lo que Dios les mostró y ordeno hacer. Los héroes se echan sobre sus hombros los problemas y viajan con ellos camino a hacer la obra que Dios les encomendó y no aceptan que los mismos los detengan.

19. Los héroes no se rinden, lo vuelven a intentar una y otra vez.

20. Los héroes han renunciado a enfrentar la vida desde el pánico y la imposibilidad. Los héroes se alejaron para siempre de ese espíritu conformista, carente de toda clase de superación.

21. Los héroes han sepultado la cultura del no poder. Han renunciado a morir a la mitad del camino. Han decidido rendirse pero sólo una vez que hayan cruzado la línea y hayan escuchado su nombre de labios de Aquel que recompensará su obra con toda justicia.

22. Los héroes, los que son distintos, los que son de una raza diferente, jamás entregaran lo que son y lo que creen por gusto propio o de terceros.

23. Los héroes no negocian lo que esta prohibido negociar. Ellos no están dispuestos a que sus sueños, sus ideas y proyectos se desintegren en el proceso de darles forma. Eso es también un héroe.

24. Un héroe, uno que está decidido a cruzar la línea de sus logros, comienza y termina su proyecto. Un héroe, no olvida que un corazón con la motivación incorrecta se expone a vender por baratijas lo que no tiene precio: sus convicciones. No encontraras en un héroe semejante característica.

25. Si eres un héroe, si eres distinto, tus convicciones serán probadas y sometidas a presiones a primera vista insoportables, pero a la verdad absolutamente vencibles.

26. Los héroes marcan una diferencia y ejemplarmente llegan enteros a su cumbre. Cruzan la línea enteros y no solo algunos pedazos de ellos. Los héroes no se atontan por las fascinantes notas de una sirena llamada éxito. Los héroes no justifican hacer cosas por el simple hecho de que otros lo están haciendo.

27. Un héroe sabe que la presión no aprisiona. Sabe que solo lo empujara a salir de sus redes integro y bien entero.

28. Los héroes deben tomar decisiones y muchas veces las mismas los condenaran a vivir como solitarios. Los héroes no entienden el idioma de la competencia, ellos solo saben hablar de cooperación.

29. Los héroes saben que tienen un rol ineludible a favor de los que menos tienen y los que menos son escuchados. Los héroes son voceros que han llegado a la grandeza de ya no pensar solo en ellos, ahora piensan y hacen algo por los que mas lo necesitan.

30. Los héroes no se olvidan de donde salieron o mejor dicho de donde les saco Dios, por eso devuelven en obras desinteresadas a sus prójimos el gesto de haber sido salvados y transformados por el mismo Dios.

31. Los héroes no se olvidan de donde salieron o mejor dicho de donde les saco Dios, por eso devuelven en obras a sus prójimos el gesto de haber sido salvados y transformados por el mismo Dios.

32. Los héroes tienen temor de usar un minuto de su tiempo y un centímetro de sus lugares de servicio para hacerse de un dinero venido de la manipulación camuflada de servicio en nombre de Dios.

33. Los héroes no comercian con la fe. No saben como hacerlo, no quieren hacerlo. Están al tanto de que tal fenómeno vomitivo a todas luces existe, pero no tienen ni la más mínima curiosidad de saber como funciona.

34. Los héroes no se permiten utilizar a Dios y su Gracia para hacer sus negocios funestos camuflados en mantos y acciones de piedad.

35. Los héroes no buscan acordar con nadie, ni esperan agradar a nadie con su mensaje. Los héroes son poseedores de una profunda convicción y decisión de solo agradar a Dios. Ellos dicen lo que Dios les dijo que dijeran y no lo que el auditorio de turno, quiere en esos instantes oír.

36. Los héroes tienen un lema: Todos lo hacen pero yo no. Esa la decisión de un verdadero héroe. Porque hay que ser un héroe, para seguir siendo diferente cuando todos presionan por ser iguales en su mediocridad y degradación.

37. Los héroes saben cuando y a que hay que decirle que no. Hay si que pudre el alma y deteriora la integridad. Hay no, que salva la vida, inspira a generaciones completas y construye una nueva historia. .

38. Los héroes no solo gritan palabras de valiente determinación, sino que también las respaldan con hechos inequívocos de obediencia y sagrada valentía. Los héroes confían en que Dios los salvara y permanecen en esa promesa aun cuando también saben que existen posibilidades de que tal cosa no suceda. Es que los héroes no creen en Dios porque los salva, ellos creen en Dios y punto.

39. Los héroes comulgan con la buena ética. La justa y tan olvidada ética que viene del mismo Dios. Pagarán el precio de sostener lo que creen. Jamás verán caer pedazos de vida que son sus valores. Nunca los veremos adulterar lo que son. Aun cuando queden solos. Aun cuando queden solos. Aun cuando sean juzgados y condenados al vacío propuesto por supuestos amigos. Aun siendo criticados y presionados para que sean como la mayoría, permanecerán seguros y firmes pagando los precios que por tal actitud se acarreen.

40. Los héroes, los que son distintos, los que son de una raza diferente, alcanzaran sus logros legítimamente. Por la verdad y la transparencia. No llegarán allí corrompidos. No llegarán al éxito por haberse prostituido en sus convicciones. No habrán cerrado obscuros negocios con la mentira y la ambición. No habrán hecho alianzas siniestras y secretas motivadas por la desesperación de llegar como sea y destruyendo a quien sea.

41. Los héroes le creen a Dios y aceptan y defienden con su vida los códigos que el Dios al que aman les propone.

42. Los héroes, los que construyen sus sueños, se zambullen responsablemente en la Palabra para conocer quién son.
43. Los héroes, son hombres de convicciones, de ideas firmes a prueba de presiones de cualquier tipo, incluso la del riesgo de la misma muerte.

44. Los héroes siembran de ética inspiradora el camino que recorren y no de despojos de convicciones que vendieron simplemente por la ambición letal de llegar a cualquier precio.

45. Los héroes saben que de nada sirve iniciar el camino entero y terminarlo en pedazos. Saben que de nada sirve comenzar a construir su éxito como un ángel y terminarlo como un demonio.

46. Los héroes están en todas partes, es posible que este viviendo uno contigo en tu propia casa.

47. Los héroes no dejan millones ni mansiones por doquier. Con toda seguridad dejan una marca, un ejemplo que son pura inspiración y con seguridad no hay dinero que pague eso.

48. Los héroes logran lo que deben lograr entre otras cosas, porque cuando pudieron abandonar su obra, decidieron seguir construyéndola.

49. Los héroes empiezan, siguen y llegan.

50. Los héroes sirven a Dios en las buenas y en las malas.

51. Los héroes utilizan cualquier situación, aun la misma cárcel para bendecir y promover a la próxima generación del relevo. Porque los héroes son esos que dejan huellas, buenas, muy buenas por cierto.

52. Los héroes son tanto esos que ven las rejas de sus prisiones abrirse delante de ellos mientras viven y también esos que las abren solo con el poder de su sangre derramada.

53. Los héroes tienen frío y también una legitima necesidad de ser cubiertos. Los héroes no se avergüenzan de eso por cuanto hace tiempo se dieron cuenta que son mortales tan o mas necesitados de Dios como cualquiera.

54. Los héroes no se llevan con su muerte la sabiduría adquirida en la vida que se les extingue, necesitan dejarla caer en las generaciones que les continúan.

55. Los héroes verdaderos, son esos que han decidido que el último metro para conquistar su cumbre, no será el pedazo de tierra para cavar sus tumbas.

56. Los héroes no abandonan, celebran y descansan solo una vez que han alcanzado aquello que se han propuesto alcanzar.

57. Los héroes hablan de Cristo, es para ellos una pasión desenfrenada. Por eso para ellos no hay mejor o peor ocasión para hablar del Cristo que les cambio la vida.

58. Los héroes no pierden tiempo en atender juicios y opiniones que solo buscan detener sus obras.

59. Los héroes saben que su vida y su obra serán juzgadas y criticadas.

60. Los héroes sabiendo que están en la razón y la voluntad de Dios, han decidido llevar adelante con determinación, la concreción de sus sueños, aun cuando en el proceso queden absolutamente solos.

61. Los héroes saben discernir los peligros a los que se exponen producto de mantenerse en el camino indicado por Dios.

62. Los héroes tienen marcas concretas para exhibir. Si no gozaran de la bendición de hablar, hablaran por medio de sus marcas.

63. Los héroes reconocen que les cuesta, pero llegan a donde deben llegar. A los héroes les cuesta, pero llegan a donde Dios y no los hombres les dijeron que deben llegar.

64. Los héroes muchas veces comienzan su obra con muchos y la terminan con unos pocos. También los héroes tienen sus épocas de apoyos multitudinarios que los hace terminar como condenados a vivir como solitarios.

65. Los héroes no se sorprenden si son los próximos traicionados de la presente y próxima década.

66. Los héroes aguantan. No naufragan en cuanto de ellos dependa y se imponen con coraje seguir hasta llegar. Hora a hora y día a día, porque de ser así llegaran a pararse sobre la cima de sus sueños y la línea de su consagración y victoria. Habrán cruzado legítimamente. Eso también es ser un héroe.

67. Los héroes hablan mejor por medio de sus obras. Los héroes no solo dibujan sus sueños, los construyen hasta hacerlos realidad.

68. Que los héroes producen resultados, causan efectos concretos y a todas luces, bien buenos.

69. Los héroes se preparan para hacer, solo quieren hablar por medio de sus obras. Los héroes saben que criticar es lo más fácil, pero mejor saben y practican el hacer silencio y producir, porque solo eso les reserva un lugar en el podio de los que habrán de inspirar a generaciones enteras.

70. Los héroes tienen sueños y dan su vida para hacerlos realidad. Los héroes son concretos y no abstractos.

71. Los héroes tienen tiempo para las personas, aunque que no eso no los sigan las multitudes.

72. Los héroes buscan una sola clase de éxito, el de los testimonios de personas específicas a las que ayudaron a encontrar una solución específica.

73. Los héroes ven lo que otros no ven porque enfocan donde pueden ayudar y no en lo que pueden sacar y con lo que se pueden quedar.

74. Los héroes hablan poco y hacen mucho. Los héroes saben de teología, pero siempre aprueban sus exámenes en la práctica de todos los días.-

75. Los héroes cristianos ven sus proyectos como Jesús los ve.

76. Los héroes saben que no deben pasarse la vida y la fe tan solo sintiendo y viendo cosas.

77. Los héroes son ciudadanos tan comprometidos con el Reino que lo hacen publico por medio de su compromiso como ciudadanos. Los héroes se resisten a solo ser protagonistas dentro de las cuatro paredes de un templo, ellos saben que su obra debe ser construida fuera de ellas.

78. Los héroes, difícilmente justificaran su servicio con un mero mantenerse. Han renunciado hace tiempo a ser tan mediocres como la masa que quiere devorarlos.

79. Los héroes no solo lideran las tareas dentro del templo, principalmente lideran la transformación de las comunidades que están viviendo fuera de ellos.

80. Los héroes no conviven por un minuto con la insensibilidad ante la desgracia de los prójimos.

81. Los héroes tienen proyectos, no se mueven por la buena de Dios, ni esperan pasivos por un golpe de suerte. Los héroes saben a donde van.

82. Los héroes se resisten a ser repetitivos en lo que no da fruto. Son innovadores por naturaleza, el riesgo fluye por sus venas. No son locos sin destino. Están dotados de la bendita locura que se resiste a adorar lo obsoleto e inoperante por años y buscan mil maneras de llegar a donde Dios les dijo que habrán de llegar.

83. Los héroes flotan solo para reponer fuerzas y al minuto próximo ya están nadando de nuevo. Por eso son héroes también, porque así como reciben lo sueltan. Los héroes practican a la generosidad en todas sus formas.

84. Los héroes son agentes empecinados en la obra de la transformación. Saben que no serán juzgados por sus trajes, zapatos o corbatas, ni por su dialéctica, ni menos por sus tres kilómetros de títulos anunciados antes de nombres propios. Ellos saben que simplemente sus obras, sus resultados hablaran por ellos.

85. Los héroes direccional el sentimiento hacia un objetivo con propósito y con frutos que no solo le bendigan a el, sino y principalmente a los demás.

86. Los héroes no saben criticar, les representa no solo una perdida de tiempo, sino un arma del infierno para romper amistades. Ellos solo saben producir. Los héroes no hacen cosmética de piel, ellos quieren cambiar corazones.

87. Los héroes, saben más de sudor, trabajo y esfuerzo, que de perfumes, confort e inoperancia.

88. Los héroes, no infectan, solo afectan. Los héroes son un problema para las estructura del tipo que sea que solo quiere entretener y pasarlo bien. Lo héroes causan efectos positivos y solo se levantan cada mañana para hacer el bien.

89. Los héroes no esperan que otros lo hagan, ellos saben que tienen una parte que hacer, una obra que construir y un pedazo de la historia de la cual adueñarse.

90. Los héroes comienzan y también terminan. Los héroes saben que son sal y se resisten a morir en salero.
91. Los héroes prefieren toda la vida ser juzgados porque hicieron algo y no porque pudiendo y debiendo haber hecho algo, no lo hicieron.

92. Los héroes saben que raya con el crimen solo ver y sentir cosas y no hacer algo concreto finalmente.

93. Los héroes caminan, corren, vuelven a caminar, pero siempre avanzan. Los héroes van hacia delante, inquebrantables, entusiastas y seguros todo el tiempo que sea necesario, hasta que llegue el día en el que cruzaron su línea, alcanzaron su meta y terminaron su gran obra.

94. Los héroes son esos que cuando todos se fueron, ellos se quedaron, siguieron y lo lograron.

95. Los héroes nunca dicen todo se acabo, a cambio de eso, valoran, buscan y se adhieren fuertemente al poder escondido en lo poco.

96. Los héroes no se debilitan en la debilidad. Los héroes usan la debilidad como oportunidad para hacerse fuertes.

97. Los héroes toman decisiones difíciles, terminales, riesgosas, pero gracias a esa manifestación de grandeza, lo que el mismo diablo aseguraba que debía morir, continúa viviendo mas vivo que nunca.

98. Los héroes no son los que solo saben gastar y derrochar. Héroes son los que saben administrar. Los que administran lo poco de tal modo, que vuelven a colocarse en lo mucho.

99. Los héroes hacen de sus lágrimas su mejor combustible.

100. Los héroes saben que hay tristezas que tienen el efecto de encerrar y detener. Los héroes lloran y tal cosa es indicador de que están vivos, que son mortales y que les puede pasar a ellos lo que le pasa a todo el mundo. Lloran pero no hacen de sus lágrimas su húmeda tumba. No hacen de ellas una prisión fría e infructuosa.

101. Los héroes lloran, pero mientras lloran se mueven en dirección de su conflicto. Van con lágrimas y todos, dispuestos a solucionarlo.

102. Los héroes no viven llorando por los rincones sus fracasos. Usan uno de ellos como plataforma de despegue para dar vuelta esa realidad y sus lágrimas como el combustible que les hará volar de nuevo.

103. Los héroes tienen bien en claro este asunto. Se alegran por ver y sentir cosas, pero mas se preocupan y gozan con lo que queda después de la experiencia. Los héroes caen por el poder de la unción, pero se levantan para vivir de acuerdo a lo que Dios les mostró e hizo sentir.

104. Los héroes saben que aunque sean mudos, sordos o paralíticos, solo sus motivaciones traducidas en actos justos y obras buenas deberán hablar por ellos con mayor autoridad.

105. Los héroes se aseguran de tener no solo la aprobación de Dios, sino también la del poder natural.

106. Los héroes son legales, esto es, todos sus logros tienen la impronta reconocible de la ley que honra su conducta en todo el proceso. Los héroes se ocupan tanto de la revelación como de la legalización de la revelación recibida.

107. Los héroes, no tienen miedo, no escapan, ni evitan el poder legal, por el contrario acuden a el para legalizar la increíble obra que Dios les dio construir.

108. Los héroes trabajan con esfuerzo y sacrificio. Han entendido que nada en la vida les será regalado. Saben que si trabajan, en silencio y con sacrificio, habrán de lograr cosas.

109. Los héroes, no le tienen miedo a los partos. Saben que serán partidos. Los héroes lloran, trabajan, trasnochan, sufren, pero legítimamente en su momento, cosechan el fruto de aquel ejemplar esfuerzo.

110. Los héroes se embarazan y cuidan su obra hasta que esta sea dada a luz. Los héroes deciden pagar el precio del alumbramiento cueste lo que cueste y hasta que el sueño sea visto por sus propios ojos.
Los héroes, vivos o muertos, llegaran con una misión cumplida a casa.