Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Apacienta mis Ovejas – Nuestro Pan Diario

Tema: “Apacienta mis Ovejas”

Texto: Juan 21:15-17

“¿Me amas?… Apacienta Mis ovejas” Juan 21:17

Justo antes de que dejara este mundo, Jesús instruyó a Simón Pedro para que cuidara del objeto más preciado de Su amor, Sus ovejas. ¿Cómo podía alguien cuidar de ellas tal y como Jesús lo había hecho? Sólo por amor a Él. No hay otra manera.

Tres veces le preguntó Jesús a Pedro: «¿Me amas?» Pedro respondió: «Sí, Señor; Tú sabes que Te amo». Y, cada vez, Jesús le respondió: «Apacienta Mis ovejas».

¿Acaso no estaba Jesús al tanto del amor de Pedro? Por supuesto que sí. Su pregunta, que involucraba tres respuestas, no era para Él mismo, sino para Pedro. Él hizo estas preguntas para subrayar la verdad esencial de que sólo el amor a Cristo sostendría a Pedro en la obra que le esperaba realizar por delante, esa obra ardua y exigente de cuidar de las almas de las personas; tal vez la más dura de todas las labores.

Jesús no le preguntó a Pedro si él amaba a Sus ovejas, sino si Le amaba a Él. El afecto por el pueblo de Dios en sí no nos sostendrá. Al final, nos encontraremos derrotados y desalentados.

El «amor de Cristo» -nuestro amor a Él- es la única motivación suficiente que nos capacitará para permanecer en la dirección adecuada y para continuar apacentando al rebaño de Dios. Por lo tanto, Jesús nos pregunta a ti y a mí, «¿Me amas? Apacienta Mis ovejas».

Es el amor a Cristo lo que nos capacitará para amar a Sus hijos.

El Poder en Mansedumbre – Nuestro Pan Diario

Tema: “EL PODER EN MANSEDUMBRE”

Texto: Éxodo 2:11-15; 3:7-12

“En quietud y en confianza será vuestra fortaleza”
Isaías 30:15

Las cataratas del Niágara son una de las vistas más espectaculares que yo jamás haya contemplado. El rugido de 170 mil metros cúbicos de agua cada minuto las convierte en el salto de agua más poderoso en Norteamérica. Sin embargo, muy poca gente sabe que más del 50% del agua del río se desvía por cuatro túneles gigantes antes de llegar a las cataratas. Este agua pasa por turbinas hidroeléctricas que suministran energía a las áreas cercanas en los Estados Unidos y Canadá antes de regresar al río, habiendo dejado bastante atrás las cataratas.

A algunos les encantaría que los demás pensaran que sus vidas son como las Cataratas del Niágara -salvajes, espectaculares y ruidosas. Pero el poder sin control se disipa en energía inútil. Moisés pensó que podía usar su poder como miembro de la realeza para causar la liberación del pueblo de Dios de la esclavitud. Utilizó mal su poder matando a un egipcio, lo cuál sólo disipó su poder porque perdió el respeto de su propio pueblo (Éxodo 2:11-15). Dios tuvo que enseñarle mansedumbre (Números 12:3).

Los mansos prosperan porque son quienes tienen el poder bajo control. Nuestro Señor dijo: «Bienaventurados los mansos, porque ellos recibirán la tierra por heredad» (Mateo 5:5). Puede que hayas estado tratando de vivir en este mundo por medio de tu propio poder. Deja que Dios te enseñe mansedumbre para que puedas vivir y depender de Su fuerza.

Nada es más fuerte que la fuerza bajo el control de Dios.

La deuda pendiente que tenemos – Reflexión Diaria

Tema: “LA DEUDA PENDIENTE QUE TENEMOS”

Texto: Gálatas 5:1-14

“Estad, pues, firmes en la libertad con que Cristo nos hizo libres”

Gálatas 5:1

Nuestra gratitud se ve profundizada cuando recordamos el precio que otros pagaron por ayudar a obtener nuestra libertad. En los Estados Unidos, una de esas personas fue Richard Stockton.

Stockton fue uno de los que firmaron la Declaración de Independencia. Era un prominente abogado y un rico terrateniente. Debido a que apoyó los esfuerzos de la guerra, él y su familia fueron echados de su hogar. Su casa fue saqueada e incendiada. Stockton pasó varios años en prisión y fue sujeto a maltratos hasta el punto de que su salud se quebrantó. Murió como un mendigo a la edad de 51 años. Y, sin embargo, muy pocos norteamericanos recuerdan a este héroe quien pagó un precio tan alto por la causa de la libertad. Su sacrificio se ha olvidado casi por completo.

Lo que es aún más importante, ¿acaso nos hemos familiarizado tanto con el Evangelio que no logramos apreciar lo que al Salvador le costó nuestra salvación? Nos regocijamos en la libertad espiritual que disfrutamos por la fe en la muerte de Jesús, la cual anuló nuestro pecado, pero, ¿nos damos cuenta, al menos en un grado pequeño, del preció que Él pagó?.

¿Le estamos verdaderamente agradecidos a Jesús por todo lo que sacrificó para darnos la libertad espiritual? Si es así, hemos de «estar… firmes en la libertad con que Cristo nos hizo libres» (Gálatas 5:1). Sin importar qué otra cosa pueda estar demandando nuestra atención, tomémonos el tiempo para recordar la deuda pendiente que tenemos con Él.

La salvación es infinitamente costosa, pero absolutamente gratis.

Devocional – En Cualquier Momento, en Cualquier Lugar

Tema: “EN CUALQUIER MOMENTO, EN CUALQUIER LUGAR”

Texto Biblico: Efesios 2:11-19

“Porque por medio de Él los unos y los otros tenemos entrada por un mismo Espíritu al Padre”

Efesios 2:18

Cuando Mike Marolt se encuentra fuera de la ciudad, entra a su computadora y sus archivos en su oficina por conexión remota. En un reciente viaje al extranjero, Marolt contestaba correos electrónicos y se mantenía en contacto con sus clientes usando su computadora portátil por medio de una conexión telefónica por satélite. Sin embargo, esta vez estaba sentado en una tienda de campaña en un campamento de base a 6 mil metros junto al Monte Everest. En estos días, ni siquiera eso nos sorprende porque nos hemos acostumbrado a la tecnología que ofrece acceso al resto del mundo en cualquier momento, en cualquier lugar.

También podemos desarrollar fácilmente una falta similar de asombro hacia la oración. ¿Hablar con Dios? «Por supuesto». No tenemos que esperar en línea, entrar en un edificio, o usar ropas elegantes. Podemos verter nuestros corazones delante de Dios en cualquier momento, en cualquier lugar. Es fácil perder el sentido de la maravilla de ello porque se ha vuelto algo muy familiar.

Pablo siempre parecía maravillarse ante la puerta abierta para entrar en la presencia de Dios. «En Cristo Jesús, vosotros que en otro tiempo estabais lejos, habéis sido hechos cercanos por la sangre de Cristo» escribió. «Porque por medio de Él . . . tenemos entrada por un mismo Espíritu al Padre» (Efesios 2:13, 18).

La puerta está abierta para todos. Dios les da la bienvenida a todos los que vienen por fe. Por medio de Cristo podemos entrar en Su presencia -en cualquier momento, en cualquier lugar. ¡Asombroso!.

No hay lugar ni momento en el que no podamos orar.

Reflexión – Una Excepción

Tema: “UNA EXCEPCIÓN”

Texto: Isaías 53:4-12

“¿Quién de vosotros Me redarguye de pecado? Pues si digo la verdad, ¿por qué vosotros no Me creéis? El que es de Dios, las palabras de Dios oye”

Juan 8:46-47

¿Existe alguna persona perfecta viva hoy? No según el psiquiatra de la Universidad de Harvard, Jerome Groopman. En su fascinante libro How Doctors Think (Cómo piensan los doctores), él expresa su acuerdo con las profundas verdades que se encuentran en la Biblia. Escribe: «Todo tiene defectos, en algún momento, ya sea de obra o pensamiento, desde Abraham, pasando por Moisés, hasta los apóstoles».

Pero, ¿qué acerca de Jesucristo? Él desafió a Sus oyentes en cuanto a Sí mismo: «¿Quién de vosotros Me redarguye de pecado?» (Juan 8:46). El veredicto de los discípulos, después de haber tenido oportunidad de escudriñar Su vida al menos durante tres años, es que Él era sin pecado (1 Pedro 2:22; 1 Juan 3:50.

¿Acaso Jesús fue un milagro moral, la única Persona sin pecado en toda la procesión de humanos pecaminosos? Sí, Él fue la excepción intachable a esta observación del apóstol Pablo: «Por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios» (Romanos 3:23). ¡Y esa palabra, todos, nos incluye tanto a ti como a mí!

Debido a que toda la humanidad ha pecado, podemos regocijarnos de que Jesús -Él y sólo Él- estaba calificado para ser el Sacrificio sin mancha que necesitábamos.

Demos gracias por Jesucristo, quien llevó nuestros pecados sin tener pecado alguno -¡la única excepción!

Sólo Jesús, el sacrificio perfecto, puede declarar perfectas a personas culpables.

Página 1 de 3912345...1015202530...Última »