Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

El Espíritu Santo te marca sobre la marca que te hicieron, y te sana

El Espíritu Santo te marca sobre la marca que te hicieron, y te sana.

poder del espiritu santoY Jabes fue más ilustre que sus hermanos, al cual su madre llamó Jabes, diciendo: “Por cuanto lo di a luz en dolor”. E invocó Jabes al Dios de Israel, diciendo: “¡Oh, si me dieras bendición, y ensancharas mi territorio, y si tu mano estuviera conmigo, y me libraras del mal, para que no me dañe!” Y le otorgó Dios lo que pidió.

Jabes: se hace una aclaración antes de hablar de su dolor. El nació en dolor, no sabemos si dolor económico, emocional, o del parto en sí. Antes de decir que había nacido en dolor, se dice que FUE ILUSTRE.

Dios no respondió la oración de Jabes por su dolor, sino porque era ilustre. El dolor no te califica para salir del dolor, es cómo vivamos en medio de él. 

Leer el resto de la entrada »

Reflexiones: Nacidos del Espíritu

NACIDOS DEL ESPÍRITU

Cita Bíblica: Juan 3:1-15

Por favor cambia tu mente a la forma de la de un niño para que puedas entender la Palabra que Dios tiene para ti hoy.

Siempre que escribo algún devocional o hablo acerca de algún tema me gusta empezar dando la regla principal que debe cumplir cualquiera que quiera que quiera aprender acerca de la palabra de Dios y es poner nuestro corazón como el de un niño.

Esto no lo hago por elegir una especie de firma o frase representativa sino porque es lo que Dios me ha enseñado a través de su Palabra. Jesús dice que ser como un niño es un requisito para entrar al Reino de Dios y que los misterios del Reino solo son revelados a los niños ¿Entiende ahora que esto, lejos de ser una frase de cajón, es una necesidad de todo cristiano?

Leer el resto de la entrada »

El Fuego del Espíritu Santo nos guía

EL FUEGO DEL ESPÍRITU SANTO NOS GUÍA

Lectura: Éxodo 25:31-40

Por favor cambia tu mente a la forma de la de un niño para que puedas entender la Palabra que Dios tiene para ti hoy.

En mi iglesia tenemos una representación de este candelero de oro que Dios mandó a hacer a Moisés. Se nos había dicho que siempre que se hacía algún evento en la iglesia las lámparas debían estar prendidas. Al principio creí que era un acto religioso y que no tenía un gran significado pero igual obedecí y Dios me enseñó lo que realmente significaba.

Ese candelero de oro estaba en el templo y es muy significativo para los judíos, tanto que está inscrito en una de sus monedas. Este es un símbolo de la presencia de Dios en nuestra vida y hay algunos elementos acerca de los cuales me gustaría llamar su atención respecto a este particular (y maravilloso) elemento:

1. Debía estar hecho de oro puro (v.31)

En la biblia el oro es un símbolo de santidad y de reino. Dios es Santo y es rey por eso mandaba que todas las cosas que iban a estar en el templo fueran hechas de oro, para dar una representación a los hombres de su naturaleza divina. Hoy en día su santidad y reino se hacen claramente visible en nuestro corazón que es su templo; no contamos con un candelero de oro físico pero recuerde que el candelero solo es un símbolo, en nuestro corazón está aquél a quien representa este candelero: El Espíritu Santo. Podemos admirar la santidad y perfección de Dios en nuestro propio corazón y ya no necesitamos elementos físicos que nos den una idea de su naturaleza, porque su naturaleza ya está en nosotros; no necesitamos a un sumo sacerdote que vaya delante de nosotros todos los días a pedir perdón por nuestros pecados, ya Jesucristo, nuestro sumo sacerdote, entró una vez para siempre en el templo que no es hecho de manos humanas y nos abrió un camino para llegar a Dios. Nuestro cuerpo es templo del Dios vivo y por eso podemos admirar la belleza de Dios en nuestra propia vida, sin símbolos ni metáforas, sino tal cual es.

Leer el resto de la entrada »

Mensajes: La Promesa del Espíritu Santo

LA PROMESA DEL ESPÍRITU SANTO

Lectura: Juan 14:15-31

Por favor cambia tu mente a la forma de la de un niño para que puedas entender la Palabra que Dios tiene para ti hoy.

Ignorar la importancia del Espíritu Santo en la vida del cristiano es el peor error que se puede cometer. La verdad (y como lo he dicho en muchas ocasiones) sin el Espíritu Santo no podríamos hacer nada. El Espíritu Santo es nuestro compañero de viaje, es el que convence al mundo de pecado, de justicia y de juicio; es el que nos unge para ser testigos de Cristo con poder y autoridad, es el que nos marca como hijos de Dios y nos da la seguridad de serlo, es el que nos da vida y nos hace ser instrumentos de vida, es el que da testimonio que Jesús es el Hijo de Dios, es el que nos enseña la verdad del Padre, es el que nos recuerda las palabras de Jesús y nos guía para no desviarnos de la voluntad de Dios, es el que trae paz a nuestro corazón y nos hace estar seguros de la confiabilidad de la vida eterna, es el que nos consuela mientras esperamos el día en que podamos ver la gloria de Cristo.

¿Entiende la inmensa necesidad que tenemos del Espíritu Santo? ¿Se da cuenta por qué no debe ignorar lo que Él representa para todos nosotros? La verdad es que su mano siempre ha estado allí, aunque nosotros no la hemos sabido apreciar como corresponde: Cuando puede observar los cambios que ha tenido su vida cristiana desde el momento en que recibió a Cristo en su corazón hasta hoy, no puede dejar de prestar atención en la obra que Dios ha empezado a hacer en usted; cambios en el comportamiento, cambios en la forma de pensar, cambios en la concepción de la vida; alegría en lugar de luto, un corazón sanado de toda herida, una luz que alumbró su vida cuando estaba en un momento de desesperación y oscuridad absolutas. El Espíritu Santo es como ríos de agua viva que corren en su interior para salvar a muchas personas; el Espíritu Santo es el agua que ha sanado sus heridas y saciado su sed, es el que ha tocado su vida y lo ha unido a Dios llenando su corazón de un completo y sincero estado de plenitud y paz.

Leer el resto de la entrada »

El Espíritu Santo es quien obra a través de ti

El Espíritu Santo es quien obra a través de ti

No digas: “Soy muy joven”, porque vas a ir adondequiera que yo te envíe, y vas a decir todo lo que yo te ordene. No le temas a nadie, que yo estoy contigo para librarte. Lo afirma el Señor.

Jeremías 1:7-8 (Nueva Versión Internacional).

Cuando el Señor nos hace un llamado por lo general nuestros temores e inseguridades se apoderan de la carne, tratando de impedir que hagamos la voluntad de Dios y cumplamos con sus mandatos. Es normal que en un momento determinado nuestro ser se llene de dudas e incertidumbre, y en lugar de aferrarnos a las promesas de victoria brindadas por el Señor, le permitimos al espíritu de temor apoderarse de nuestra mente hasta que tomamos la decisión muchas veces de rendirnos y apartarnos del propósito de Dios, sacando cualquier tipo de excusa para no cumplir con su obra.

No podemos olvidarnos de que todo lo que tenemos Dios nos lo ha dado, así mismo, nos dará las habilidades y los recursos que necesitemos para alcanzar su propósito, no se trata de nosotros, es su Espíritu Santo quien obra a través de ti y a través de mí. Por qué entonces preocuparnos por el qué pasará, cómo y con qué vamos a lograr lo que Él nos pide, si es Él quien se encargará de abrir las puertas que necesitemos encontrar abiertas para lograr su propósito, Él se encargará de mover en la atmósfera lo que se tenga que mover para cumplir con éxito y a cabalidad sus deseos. Dios no nos ha dado un espíritu de temor, de cobardía; si en nuestro corazón existe temor es porque no hemos comprendido la manera en que Dios nos ama, Él no permitirá que el propósito que hay en ti y en mí, sea abandonado o hecho a medias, Él lo cumplirá, lo llevará al final y lo más importante nos dará la victoria.

Leer el resto de la entrada »

Página 1 de 41234