Jesús, solo Él puede salvar

Jesús, solo Él puede salvar

“» ¡En ningún otro hay salvación! Dios no ha dado ningún otro nombre bajo el cielo, mediante el cual podamos ser salvos».”

Hechos 4:12 (Nueva Traducción Viviente)

A mis veinticinco años lo tenía perdido todo. La vida como un regalo de DIOS había expirado para mí. Después de malgastar los dones que DIOS puso en mí, incluyendo la vida, éstos estaban por extinguirse. Busqué la salvación de mi alma y el restablecimiento de mi cuerpo en muchos lugares, no obstante no era suficiente. Fue entonces cuando el poder de Jesús me liberó, lo acepté en mi corazón como Señor y Salvador y juntos comenzamos a enfrentar lo que para mí en ese entonces eran gigantes. Mismos que cayeron uno a uno y tomaron su insignificante tamaño. Jesús me puso por encima de la muerte, siendo que ya me ha dado vida eterna. Él limpió mi alma del pecado pues ha sido rociada con Su sangre y hoy tengo la certeza de que soy sin culpa ante DIOS. Mi Salvador vivificó mi cuerpo, le fortaleció y restableció sus funciones normales, haciéndole una herramienta poderosa en Sus manos.

Solamente Jesús tiene el poder suficiente para salvar. Sin importar qué pecado se haya cometido o qué tan perdida esté la persona, sin importar qué tan profundo se haya caído, no obstante que los médicos hayan dicho que no existe solución, aunque se hayan agotado todas las opciones; pues Él es la única opción real.

En la Cruz del Calvario Jesús derrotó a la muerte y arrebató del poder del enemigo a todos los que crean en Su nombre. Ante Jesús las tinieblas tiemblan. Satanás está debajo de Sus pies. Jesús tiene la autoridad para abrir toda puerta de salvación, solo Él. Así como toda puerta que el cierra, incluyendo la vida pasada y pecaminosa de una persona, nadie la puede abrir. Solo Jesús tiene la llave de la vida eterna. Solo en Él hay salvación, ni las personas ni otra deidad lo puede hacer.

Si tú estás en busca de salvación, si te encuentras en medio de las llamas, si tu alma está cautiva, si te encuentras en las tinieblas, si la vida que recibiste de parte de DIOS carece de trascendencia, si ya has buscado salvación en muchos lugares sin obtenerla, cree hoy de todo corazón que Jesús te puede salvar y Él lo hará. De hecho Él ya lo hizo en la Cruz, solo tienes que creerlo.

Si estás dispuesto a entregarle tu vida a Jesús para que Él te haga libre, haz conmigo esta oración:

“DIOS, perdona mis pecados. Reconozco que Jesús es el Hijo de DIOS, que pagó por mis pecados y que resucitó de los muertos para darme vida. Señor Jesús, entra en mi corazón y sé el Señor de mi vida. Lávame con tu sangre preciosa y hazme libre. Envía a tu Espíritu Santo para que me  llene de poder y ayude a hacer tu perfecta voluntad. Guíame y ayúdame a mostrar un arrepentimiento genuino. Oro esto en el nombre de Cristo Jesús, Amén.”

Si tú hiciste esta oración, hoy  has nacido de nuevo. Aunque no hayas sentido algo místico, hoy eres libre. Jesús te ha salvado y depositó en ti el Espíritu Santo para darte poder y guiarte en tu proceso de santificación. Si tu cuerpo estaba afectado, el poder de DIOS te ha vivificado y seguirá haciéndolo hasta que estés pleno. Si estuviste en pecado hoy Jesús te ha puesto encima de ello. Las tinieblas, ni la muerte, ni el diablo tienen dominio sobre ti.

“Así que, si el Hijo los hace libres, ustedes son verdaderamente libres.” Juan 8:36 (Nueva Traducción Viviente).

Consejos para tu nuevo comienzo:

  • Es imperativo que consigas una Biblia y que la leas pues mediante ella DIOS te guiará, llenará de Su presencia y te transformará. Cada vez que la leas pídele a DIOS que te la revele. Te recomiendo las versiones de Biblia: Reina-Valera, Nueva Versión Internacional, Traducción en Lenguaje Actual o Nueva Traducción Viviente.
  • Busca una congregación Cristiana en donde solamente adoren a DIOS y a Jesús, no a otras deidades, incluyendo santos o a los muertos. Pues solo en Jesús has encontrado la salvación y solo Él la hará eterna. Te recomiendo Iglesias Evangélicas, de Asambleas de Dios, Pentecostales, Metodistas o Bautistas. Antes de escoger a qué Iglesia asistirás ora a DIOS para que Él te dirija al lugar que Él quiera.
  • Practica la oración como tu comunicación con DIOS, no simples rezos que son repeticiones, sino un dialogo de Padre e Hijo. Platica con DIOS todos los días en todo momento y lugar y Él te responderá.

¡Hoy has nacido de nuevo y hay fiesta en el cielo por ti!

Autor: Richy Esparza

Escrito para http://destellodesugloria.org

COMPARTE


Ahora puedes comentar con tu cuenta de Facebook: