Promesa para tu Familia

Promesa para tu Familia

Es muy duro cuando nadie en nuestra familia es cristiano, pues nos sentimos solos en esta lucha diría por tratar de agradar a Dios.

También es difícil ver que el tiempo va pasando y nuestra familia lejos de mostrar signos de arrepentimiento hacia Dios se pone cada día más dura y critica ante las cosas de Dios.

A veces solemos desanimarnos al ver sus actitudes, creyendo que por más que hagamos ellos no quieren entender que el único camino verdadero hacia la vida eterna se encuentra en Cristo Jesús Señor nuestro.

Y es que por más que trates de dar buen testimonio ellos quizá nunca verán el cambio que Dios está haciendo en tu vida, siempre te criticaran, hablaran de ti y en la mínima situación que tengan para sacarte en cara tus errores, ¡lo harán!

Te hablo de esto, porque yo lo he vivido en carne propia, no creas que eres la primer o la última persona que pasara por eso. Yo vengo de una familia en donde nunca nadie había sido cristiano, fue duro los primeros años ver que ellos lejos de acercase a Dios se ponían cada día más duros de corazón, nunca veían nada bueno en mí y a mi primer error me atacan y juzgaban a no más poder.

Pero a pesar de todo esto, Dios ha dado una promesa para tu Familia y es la siguiente:

“Ellos le contestaron: —Cree en el Señor Jesús y serás salvo, junto con todos los de tu casa”.

Hechos 16:31 (Nueva Traducción Viviente)

Dios nos ha dado la promesa de que nuestra casa también llegara a Él, ¿Cuándo?, no sabemos, pero lo que si tenemos que confiar es que Dios ha de cumplir lo prometido.

Y te lo digo por experiencia, después de varios años en la lucha, soportando toda clase de reproches, criticas, menosprecio y de todo en nuestra familia, Dios fue llamando a uno por uno, a tal punto que ahora toda nuestra casa, es decir nuestra familia esta rendida a los pies del Señor.

¿Qué hubiera pasado si frente a las criticas hubiéramos cedido?, ¿Qué hubiese pasado si nos hubiéramos desanimado al ver que lejos de convertirse al Señor se ponían cada día más duros de corazón?, creo que Dios no hubiera podido cumplir su promesa, no porque Él no quisiera o no pudiera, sino porque nosotros la hubiéramos desechado al rendirnos.

Querido amigo o amiga que hoy me lees, quizá la estas pasando muy mal con tu familia porque no ven nada bueno en ti, pero al primer error caen sobre ti para criticarte y hacerte sentir mal. Quizá pienses que son caso perdido porque por más que intentas hablarles de Dios, ellos cierran sus oídos. Pero aun y con todo eso, tienes que seguir confiando que DIOS CUMPLIRÁ.

Tú familia tarde o temprano comprenderé el amor que Dios tuvo hacia ellos y se volverán a Dios, solo NO DESMAYES, NO TE DESANIMES, NO TE RINDAS.

Aun cuando te critiquen, síguelo intentando, aun cuando te juzguen no te des por vencido, aun cuando se quieran oponer a lo que haces, muéstrales tu pasión por Dios.

Sigue dando buen testimonio, calla cuando ellos te critiquen o te reprochen, deja que Dios te defienda, evita pelear, demuéstrales que Cristo ha cambiado tu vida, que no eres la misma persona. No te canses de hacer el bien, aun cuando para ellos todo lo que haces no tenga valor, créeme que para Dios lo tiene.

Sigue orando por tu familia, sigue intercediendo por ellos, porque hay una promesa de Dios hacia tu casa y pronto, muy pronto esa promesa ha de cumplirse.

Recuerda:

¡Dios no miente y siempre cumple!

Autor: Enrique Monterroza

Escrito Originalmente para www.destellodesugloria.org

Autorizado para publicarse en www.enriquemonterroza.comwww.devocionaldiario.com y http://reflexionesydevocionales.blogspot.com

COMPARTE


Ahora puedes comentar con tu cuenta de Facebook: