Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

¡El poder de la Palabra!

¡EL PODER DE LA PALABRA!

251879_10151299068806713_1785224539_nMATEO 8: 16, 17

INDRODUCCION: a la luz de la Santa Escritura estudiaremos el poder de la palabra en la boca de Jesús hijo de Dios y en la boca de los siervos de Dios ¡Veámoslo en dos partes.

  1. EL PODER DE LA PALABRA EN LA BOCA DE JESÚS HIJO DE DIOS

Liberaciones y sanidades (Mateo 8: 16). Analicemos algunos ejemplos específicos: el leproso (Mateo 8: 1- 3), el siervo del centurión (Mateo 8: 5-13), calmó la tormenta  Mateo 8: 23- 27; Marcos 4: 39), la higuera estéril (Mateo 21:18 – 21), el hijo de un noble  (Juan 4: 46 -53), la resurrección de Lázaro (Juan 11: 40-43). ¡Solamente declarando la palabra!

Jesús sanó e hizo milagros de distintas maneras: dando una orden (Mateo 9: 6, 7), recompensando la fe del enfermo (Mateo 9: 22; Marcos 10: 52), tocado (Mateo 9: 29, 30), expulsando (Mateo 9: 32, 33), por compasión (Mateo 14: 14), permitiendo que tocaran su manto (Mateo 14: 34 – 36), dando gracias (Mateo 15: 36), a distancia (Juan 4: 46 – 53), entre otras formas. También usando la palabra (Mateo 8: 16). ¿Tiene poder la Palabra del Señor nuestro Dios? ¡Amén que sí!

2.   EL PODER DE LA PALABRA EN LA BOCA DE LOS SIERVOS DE DIOS.

A. ABRAHAM: “Dios se proveerá de cordero para el holocausto, hijo mío (Génesis 22: 8). Así sucedió; Jehová se proveyó de cordero (vr. 13)

B. CALED: “Subamos luego, y tomemos posesión de ella; porque más podremos nosotros que ellos (Números 13: 30). Así sucedió con la generación que nació en el desierto y que Josué lideró; conquistaron la tierra prometida: Canaán (libro de Josué).

C. DAVID: Jehová, que me ha librado de las garras del león y de las garras del oso, él también me librará de la mano de este filisteo. Y dijo Saúl a David: Ve, y Jehová esté contigo (1 Samuel 17: 37). Así sucedió; David venció a Goliat como lo había declarado (vr. 50, 51)

D. ELIAS: “Vive Jehová dios de Israel, en cuya presencia estoy, que no habrá lluvia ni rocío en estos años, sino por mi palabra (1Reyes 17: 1). Así sucedió; la lluvia se detuvo por tres años y medio  y la sequía fue tremenda (Santiago 5: 17)

E. ELÍSEO: “El año que viene, por este tiempo, abrazarás un hijo. Y ella dijo: No, señor mío, varón de Dios, no hagas burla de tu sierva (2 Reyes 4: 16). Así se cumplió; al año siguiente dio a luz un hijo como el profeta lo dijo (vr. 17).

“Comerán y sobrará” (2 Reyes 6: 43). Así se cumplió como lo profetizó Eliseo; todos comieron y les sobró (vr. 44).

“Oíd Palabra de Jehová: Así dijo Jehová: Mañana a estas horas valdrá el seah de flor de harina un siclo, y dos seah de cebada un siclo, a la puerta de Samaria (2 Reyes 7: 1). Así se cumplió; al día siguiente conforme a la palabra del profeta  (vr. 16, 18)

¿Tiene poder la palabra en la boca de los siervos de Dios?

Examinemos nuestro lenguaje y prestemos la atención a lo que estamos confesando y declarando. Las palabras tienen poder (Génesis 1: 3, 9, 11, 12, 14, 15, 24; Mateo 21:18 – 21): para matar o dar vida, bendecir o maldecir, sanar o herir (Job 19: 2), justificar o condenar (Mateo 12: 36, 37).

¡No al lenguaje negativo, pesimista! ¡No al lenguaje de muerte, crisis, ruina y tragedia! (Números 13: 28-33; Juan 11: 39). Recuerda un día daremos cuenta el día del juicio de toda palabra ociosa (Mateo 12: 36, 37).

CONCLUSION: fe en la Palabra del Señor nuestro Dios y en la palabra de poder en la boca de sus siervos; como lo dijo el rey Josafat en una ocasión difícil: “Creed en Jehová vuestro Dios, y estaréis seguros; creed a sus profetas, y seréis prosperados (2 Crónicas 20: 20). ¡La Palabra de Dios en nuestra boca es una bomba espiritual!

- Se cuenta la historia de una madre que siempre que la llamaban era para darle noticias negativas y malas de su hijo. Ella respondía, confesaba y declaraba “No señor mi hijo es un predicador”. Un día cualquiera su hijo la llamó y le dijo “Mami te llama tu hijo pedro y soy predicado”.

Aun lo que pensamos debe ser verdadero, bueno, amable; como lo enseñó el apóstol Pablo: “Por lo demás, hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; si hay virtud alguna, si algo digno de alabanza, en esto pensad (Filipenses 4: 8).

Y como dijo el profeta Ezequiel: “Profeticé (hablé), pues, como me fue mandado; y hubo un ruido mientras yo profetizaba (hablaba), y he aquí un temblor; y los huesos se juntaron cada hueso con su hueso. Y profeticé (hablé) como me había mandado, y entró espíritu en ellos, y vivieron, y estuvieron sobre sus pies; un ejército grande en extremo (Ezequiel  37: 7, 10).

AUTOR: PrediCantor Garys Leandro

Preparado especial y originalmente para: www.destellodesugloria.org

Ahora puedes comentar con tu cuenta de Facebook:

2 Comentarios en “¡El poder de la Palabra!”

  1. consuelo Says:

    Gracias por esta reflexión. Bendiciones.


  2. agustin silgado quejada Says:

    Que el Todopoderoso los bendiga por estas publicaciones de temas de la palabra de Dios.


Deja un comentario