Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Como las Águilas

Tema: Como las Águilas

Texto: Deuteronomio 32:11-13

Como el águila que excita su nidada, revolotea sobre sus pollos, extiende sus alas, los toma, los lleva sobre sus plumas, 12 Jehová solo le guió, y con él no hubo dios extraño. 13 Lo hizo subir sobre las alturas de la tierra, y comió los frutos del campo, e hizo que chupase miel de la peña, y aceite del duro pedernal.

Quiero empezar este sermón diciendo, que en la Biblia vamos a encontrar muchas figuras y símbolos físicos cuyas bondades y características se emplearán para representar algún aspecto de la vida cristiana o espiritual, algunas veces, esas figuras las encontraremos en los elementos, pero otras veces en los animales.

Por ejemplo para representar al cristiano, la Biblia ocasionalmente usa la figura de la oveja, otras veces la del pez, también el león, el buey, el ciervo y el águila. Todos estos con un denominador común, sus características parecidas al cristiano.

En esta oportunidad vamos a estudiar las bondades y características del águila y aprenderemos como desarrollar al igual que el águila, el potencial que llevamos dentro.

Veamos primero cómo comienza la vida del águila siendo aún polluelo, antes de que se convierta en un águila adulto.

Comodidad. Antes de que el águila madre ponga los huevos primero construye un nido seguro en lo alto de una peña, allí entreteje un nido grande con ramas muy fuertes para asegurar que los huevos no corran el peligro de caerse. Algunos expertos creen que este nido puede llegar a medir hasta dos metros.

Cuando llegan los días en que los polluelos están por nacer, el águila madre arranca una por una las plumas más suaves de su pecho y prácticamente tapiza el nido con sus plumas para que las ramas duras no se sientan y los aguiluchos puedan disfrutar de la comodidad del nido.

Así pasan los días, y los aguiluchos viven sus primeros días de nacidos en medio de la más confortable y segura comodidad, como si esto fuera poco la madre águila alimenta a sus polluelos sin que estos tengan que hacer absolutamente nada para conseguir alimentos, ya que es la madre águila la que se encarga de cazar para ellos.

Pero cuando ya han pasado algunas semanas y los polluelos ya han crecido lo suficiente, entonces se suscita un serio problema el nido ya no es lo bastante grande para albergar a todos los aguiluchos. Es entonces donde la madre águila toma una decisión dura y difícil pero necesaria, es hora de salir del nido y aprender a volar.

Retiro de la comodidad. ¿Qué es lo primero que hace la madre águila? le retira la comodidad, vota del nido todas las plumas y deja las ramas a la intemperie.

El contacto con las ramas causa que los aguiluchos experimenten no solo incomodidad sino incluso dolor. Esto es lo mismo que hace nuestro Dios para llevar al cristiano al crecimiento espiritual.

Al principio cuando recién te conviertes, todo es muy cómodo, las bendiciones y la presencia de Dios no te faltan vives un romance permanente con la presencia de Dios y el Padre celestial te da el alimento espiritual todos los días, pero cuando ya has llegado a cierta edad espiritual, entonces Dios dice: comenzaré contigo tu entrenamiento hacia la madurez espiritual.

Y al igual que el águila madre, lo primero que hace es que te retira la comodidad espiritual, allí es donde los cristianos experimentan sus primeras pruebas, algunas de estas pruebas serán fuera de la iglesia, pero otras serán dentro de ella.

Es posible que en este tiempo se experimenten algunas pérdidas, por ejemplo, la pérdida del trabajo o del negocio, la pérdida de un amigo, o la ruptura de una relación muy querida.

Cuando esto pasa el nuevo creyente va a sentir, que su cómodo nido ya no es tan cómodo, que ahora la vida cristiana le está causando dolor, que hay ramas que lo están hincando, pero tranquilo no es tan grave como parece, sólo te están entrenando para llevarte a la madurez espiritual.

Ahora este es el momento donde la mamá águila, decide que es tiempo de que sus aguiluchos aprendan a volar, ¿Qué es lo que hace? Toma al joven aguilucho de la nuca y lo lleva hacia las alturas y cuando ha llegado a una altura considerable, lo suelta para que el aguilucho agite sus alas y empiece a volar.

Para el joven aguilucho esta acción de la madre le resulta incomprensible, porque no puede entender por qué la madre lo suelta en el vacío siendo que la muerte será inminente, pero de repente, cuando pareciera que se va a estrellar contra las rocas, aparece otra vez la madre y lo toma nuevamente para repetir la hazaña.

Esto lo hace una y otra vez, hasta que el aguilucho comienza a agitar sus alas y por fin después de tantos intentos logra alzarse en su primer vuelo y se convierte a partir de ahí, en una ave que está lista para conquistar las grandes alturas.

De igual forma hace nuestro Dios, cuando El decida que llegó el momento para hacerte crecer, por un instante parecerá que te suelta y tu vida se sentirá como que está en picada hacia el vacío y que llegó tu fin, pero de repente las alas de Dios te alcanzan y te sostienen y nuevamente te levanta y te dice ¡Aquí estoy hijo! no temas, no te soltaré, sólo te estoy entrenando para que puedas conquistar tus alturas.

Las alturas espirituales sólo pueden ser alcanzadas cuando maduramos y espiritualmente aprendemos a volar por encima de los límites humanos. De esto hablaba David cuando dijo haces mis pies como de ciervas y me haces estar firme sobre mis alturas. 2 Samuel. 22:34.

Ahora veamos algo más, Cuando el águila crece desarrolla algunas capacidades que no desarrollan otras aves, hablaremos de tres de esas capacidades que de alguna forma se asemejan a las capacidades espirituales que el creyente está llamado a desarrollar. Velocidad, Visión y Renovación.

1.Velocidad. Una de las capacidades que se le reconoce al águila es la velocidad que alcanza al volar, se dice que su velocidad puede alcanzar hasta 120 km por hora, Esto es casi la velocidad límite de un auto normal.

Escuche, una de las habilidades que desarrolla un águila adulta es una velocidad sin par entre las aves, usted me dirá ¿qué tiene que ver esto con el cristiano?, permítame explicárselo leyéndole Amós 9:13.

Amós 9:13 He aquí vienen días, dice Jehová, en que el que ara alcanzará al segador, y el pisador de las uvas al que lleve la simiente; y los montes destilarán mosto, y todos los collados se derretirán.

Pero déjeme leerle este mismo texto en otras versiones de la Biblia.

(BLA) “Biblia Latinoamericana” Ya se acerca el momento, dice Yahvé, en que el que ara alcanzará al segador, y el que vendimia alcanzará al sembrador. El jugo de las uvas correrá sobre los cerros, y habrá abundante mosto en todas las colinas.

(DHH) “Dios Habla Hoy” “Vienen días en que todavía se estará cosechando el trigo cuando ya será tiempo de arar el campo, y en que aún no se habrá acabado de pisar las uvas cuando ya será tiempo de sembrar el trigo. Por montes y colinas correrá el vino como agua.

Ahora le voy a explicar lo que el profeta está diciendo, primero comienza diciendo que el Señor levantaría el tabernáculo caído de David, luego dice: lo edificaré como en el tiempo pasado, y además añade para que todos los que invocan mi nombre posean el resto de Edom y a todas las naciones.

Esta profecía no sólo debe ser entendida en relación al tiempo, debe ser entendida mayormente en relación al estado espiritual del pueblo, lo que el profeta está diciendo es que cuando la vida espiritual del pueblo está restaurada y ha alcanzado cierta madurez entonces viene sobre los hijos de Dios una unción de aceleración.

¿Qué significa eso? Que cuando alcanzas madurez espiritual, los tiempos se aceleran para ti, es decir, que lo que antes te costaba años para conseguir ahora sólo te tomará meses o semanas, por lo general el camino al éxito toma tiempo, pero cuando maduras espiritualmente, el camino te ofrece atajos.

En palabras más fáciles de entender, así como en las carreteras existen atajos para llegar a un determinado lugar, así en la vida espiritual cuando se logra cierta madurez, las metas se conquistan con rapidez.

El que ara alcanzará al segador, significa que algunos recibiremos tanta gracia, que cuando apenas estemos comenzando la tarea ya tendremos la satisfacción de ver grandes y maravillosos resultados.

Veamos un ejemplo de esto en la vida de Elías, 1Ry 18:44 A la séptima vez dijo: Yo veo una pequeña nube como la palma de la mano de un hombre, que sube del mar. Y él dijo: Ve, y di a Acab: Unce tu carro y desciende, para que la lluvia no te ataje. 45) Y aconteció, estando en esto, que los cielos se oscurecieron con nubes y viento, y hubo una gran lluvia. Y subiendo Acab, vino a Jezreel. 46) Y la mano de Jehová estuvo sobre Elías, el cual ciñó sus lomos, y corrió delante de Acab hasta llegar a Jezreel.

Aquí se nos dice, que cuando la lluvia regresó al país de Israel después que Elías oró, Acab se dio prisa en su carro para llegar a Jezreel, pero Elías corrió delante de él y llegó primero que Acab, ¿cómo lo hizo? Dice el texto que la mano del Señor estuvo sobre Elías.

Esta es la explicación, hay un nivel en la vida espiritual, donde literalmente la mano del Señor estará sobre ti, donde fácilmente podrás experimentar que las puertas dimensionales se abrirán, donde el fluir del tiempo es mucho más rápido que en esta dimensión y todo se acelera. Por eso Elías a pie llegó mucho más rápido, que Acab a caballo.

Esto es lo mismo que sucedió con Felipe después de evangelizar al etíope, una puerta dimensional se abrió y de inmediato él se encontró en Azoto, es decir, en la ruta principal entre Egipto y Siria, ¿cómo hizo para llegar hasta allá? La mano del Señor estaba sobre Felipe y lo tele transportó en micras de segundos.

Cuando alcanzas tus alturas espirituales, literalmente el fluir del tiempo se acelera para ti, y lo que para cualquiera le significaría años de espera para ti sólo serán días e incluso horas.

2.Visión. Lo segundo que un águila adulta desarrolla es una impresionante visión, sabía usted que el águila junto con el halcón y el buitre, poseen los ojos campeones de todo el reino animal, esto se debe a que sus ojos son tan penetrantes que pueden ver a un conejo o una perdiz, escondidos en la hierba desde 300 mts. de altura.

Los expertos explican que esta impresionante capacidad del águila, se debe a que el águila posee un denso grupo de células puntiagudas de forma cónica en el fondo del globo ocular, estas le ayudan a absorber los rayos de luz del objeto por medio de miles de puntos, y transmite al cerebro una imagen clara.

Pero este no es el caso de los demás cazadores en el reino animal, e incluso entre los humanos, ya que sólo pueden observar un solo punto de luz para fijar su mirada en su presa, en cambio el águila puede desde lejos divisar al conejo entre la hierba gracias al nítido enfoque de los conos de sus ojos.

Para que lo entienda mejor, y no se maree con tantas palabras técnicas, permítame ponerle un ejemplo, haga de cuenta que a 300 mt de altura usted y yo sólo alcanzamos a ver los objetos grandes como diminutos puntos o sombras y los pequeños no los vemos, pero el águila puede verlos tan claramente, como si los tuviera a 10 cm de sus ojos.

Así como el águila posee la impresionante capacidad de ver lo que los demás seres de la creación no pueden ver, así el cristiano cuando alcanza sus alturas espirituales desarrollará la fe que necesita para ver lo que los demás no pueden ver.

Esta es la razón por la cual dice la Biblia que Dios llama a las cosas que no son como si fuesen, porque aun cuando el hombre no las puede ver, Dios ya las ve con claridad, porque el ojo de Dios trasciende el tiempo y el espacio.

Este es un gran problema en la iglesia, cuando se pierde la visión espiritual, de nada sirve el conocimiento, porque aun cuando algo se sabe con el intelecto, no se podrá creer en el corazón, porque para ello se necesita fe y visión espiritual.

Por eso Jesús llamó a los fariseos ciegos guías de ciegos, porque aun cuando tenían conocimiento de la ley, no tenían visión ni entendimiento espiritual de la ley, y esa ceguera contagiaba a sus seguidores.

Había ciegos en la época del Señor Jesús, pero muchos de ellos manifestaron fe y recibieron la vista, de la misma manera se necesita fe para tener visión espiritual.

Sansón fue un hombre ungido por Dios para hacer grandes proezas, pero en un momento dado comenzó a desobedecer a Dios y lo tomaron preso y le quitaron los ojos quedando ciego, pero cuando pidió perdón, Dios se acordó de Sansón y le envió un muchacho que lo guiara y destruyó a todos sus enemigos en un solo día.

Sansón perdió sus ojos pero recuperó la visión y derrotó a sus enemigos, hoy tenemos gente en la iglesia que tiene sus dos ojos buenos, pero tienen la visión enferma y no pueden ver que Dios hace lo imposible en posible para el que cree.

En la Biblia, vemos a los mancos, a los pobres, a los cojos y a los ciegos que mendigaban, es decir, caían en estado de mendicidad, esto mismo sucede cuando un creyente pierde la visión espiritual, comenzará a cambiar la fe por actos de mendicidad.

Pero la Biblia dice que cuando un creyente alcanza sus alturas espirituales, desarrollará la visión de un águila, y verá con claridad lo que los demás no podrán ver ni con el mejor de sus esfuerzos, porque Dios promete darle al cristiano que alcanzó sus alturas, la visión espiritual que trasciende el tiempo y el espacio.

3.La Renovación. Esta es otra razón por la que la Biblia compara la vida del cristiano con la vida de un águila, porque las águilas tienen un promedio de vida de 40 años pero cuando han cumplido los 40 años suben al pico más alto y ahí se aísla por 5 meses.

En ese lugar, primero se arranca el pico que ya está viejo y no le sirve golpeando fuerte contra la peña, luego se arranca las garras que al igual que el pico ya no le sirven para casar su presa, así espera por un tiempo hasta que el pico nuevo le sale y entonces con el pico nuevo se deshace de sus viejas plumas.

Cuando han pasado los cinco meses, las plumas nuevas han salido y entonces con todas sus partes nuevas alza el vuelo otra vez para vivir 30 años más, es decir vivirá en total 70 años de vida.

Abraham al igual que el águila parecía que moría a los 100 años pero cuando su mente fue renovada vivió 65 años más y engendró 6 hijos más y entonces murió.

Escuche con atención, a los 100 años de edad Abraham tenía un cuerpo que estaba casi muerto, pero luego que Dios lo probó algo pasó con su cuerpo, al punto que Sara murió a la edad de 127 años, es decir a los 137 de Abraham porque Abraham le llevaba 10 años de ventaja.

Sígame con cuidado, pero luego que Sara fue sepultada y Abraham enviudó, se volvió a casar con una mujer llamada Cetura, y cáigase para atrás, Génesis 25:1 dice que le dio 6 hijos, ¿qué significa eso? Que a Abraham no sólo le cumplieron su promesa sino que además lo rejuvenecieron al igual que el águila.

Lo mismo sucede cuando un cristiano se renueva en su mente, la juventud de su mente renovada afectará también su cuerpo físico, al punto que podrá hacer lo que otros a su edad ya no podrían hacer, e incluso lo que algunos jóvenes no se atreverían a hacer.

Por eso la Biblia te compara a ti y a mí con el águila, porque cuando alcanzas tus alturas espirituales, Dios te dará velocidad, visión y renovación. ¡Aleluya!

Autor: Alfredo Campoverde

Escrito para el ministerio Destellos de su Gloria.

www.destellosdesugloria.com

Ahora puedes comentar con tu cuenta de Facebook:

1 Comentario en “Como las Águilas”

  1. Daniela Says:

    wooow Gloria A Dios por esta enseñanza!!! la voy a imprimir!


Deja un comentario