La Infidelidad en Redes Sociales

La Infidelidad en Redes Sociales

Yo sé que no voy a hablar de algo que esta fuera de lo común, de hecho hoy es muy común esto. A diario recibo mensajes, comentarios y muchas cartas de personas que han sido víctimas de una infidelidad, que han sido infieles a sus parejas o que tiene sentimientos de “amor” hacia personas que no son su esposo o esposa y ello los lleva a tener un cargo de conciencia que no los deja tranquilos.

La pregunta es: ¿Por qué se da esto?, ¿Por qué sucede?, ¿Dónde está la causa?

Con el nacimiento del Internet y especial las Redes Sociales o sistemas de mensajería instantánea pareciera que las infidelidades han aumentado, ya que ven en estas opciones una fácil y “oculta” oportunidad de ser infiel.

¿Conoces a personas que pasan horas y horas viendo fotos de chicas o chicos en Facebook?, si, quizá a ti mismo te ha pasado. Ves a una chica bonita que le gusta poner fotos un poco exhibicionista como diciendo: “¡Hey véanme, soy bonita!” y tú no soportas el hecho de no revisar sus fotos y pasas muchos minutos u horas apreciando las “bellas obras del Señor”.

Si bien es cierto Facebook y otra red social es un sistema en donde te puedes expresar libremente y en donde realmente reflejas lo que hay en ti, lo que piensas, lo que sientes, lo que te gusta, lo que no te gusta, lo que apoyas, tus interés, etc. Sin darnos cuenta las Redes Sociales se han convertido en un libro abierto de nuestra vida para las personas.

Alguien una vez me dijo que las redes sociales no son buenas y que no es correcto que un cristiano participe. Personalmente pienso y con todo respeto lo digo: El internet es una utilidad como muchas que puede ser usado para mal, como también para bien. No todo lo que hay en internet es malo, depende de lo que busques, depende de lo que quieras ver y depende de lo que quieras aprender. Se puede usar las redes sociales con fines buenos, no necesariamente malos, pero la estadística general dice que simplemente se le da un mal uso a una herramienta de la cual podríamos sacar mucho provecho.

¿Por qué se dan las infidelidades en Redes Sociales?

Pareciera que las redes sociales se han convertido hoy en día en un medio de “anonimato” o un medio “oculto” en donde nadie se enterara de lo que haces vía chat, “inbox” o “mensajes privado”, pero la realidad es que tú nunca sabes si realmente ese mensaje “privado” lo es realmente, nunca sabes quién está al otro lado o quienes pueden leer lo que tú crees que solo una persona leerá.

Examinando y Reflexionando en varios casos puedo notar que las redes sociales se han convertido en una vía a la que se puede llegar para “sentirse mejor”, “sentirse querido”, “respetado” o “hasta amado”. La falsa vida social que las redes sociales ofrecen, pueden llegar a hacernos pensar que alguien que no es tu esposo o esposa te puede amar más de lo que estas siendo amada o amado.

Las infidelidades en las redes sociales se dan porque ella o él no se siente lo suficientemente querido o amado por su pareja y encuentra en ese mensaje privado o chat privado una vía en donde desahogar todo sentimiento que tiene reprimido.

Increíblemente la mayoría que son infieles en las redes sociales NO LO HACEN PORQUE QUIEREN, es decir: No lo hacen con el objetivo de dañar su relación o dejar su hogar, pareciera que ser infiel se ha convertido en una “mentirilla” que se puede llevar sin deteriorar tu relación vigente con tu esposa o esposo, siempre y cuando este no se entere lo que está pasando.

¿Dónde está la causa del problema?

Personalmente pienso que el problema no son las redes sociales, porque tentaciones siempre han existido durante toda la historia de la humanidad.

La causa de la infidelidad no está en las redes sociales, porque muchos han sido infieles sin necesidad de una red social o cuando ni siquiera existían, los infieles ya existían.

Lo que ocurre es que somos tan buenos para buscar excusas que pensamos que la culpa las tienen las redes sociales u otro sistema de mensajería instantánea.

El problema no es Facebook, ni Twitter, tampoco el MSN u otro medio de comunicación personal, el problema está EN EL CORAZON DEL HOMBRE (Inclúyase mujer).

El problema radica en algunos aspectos los cuales no tendrían por qué ser el problema, pero que quiérase o no influyen en la posibilidad que exista una infidelidad, estos aspectos son los que quiero mencionar:

Primero: La falta de atención.

La falta de atención de un esposo hacia su esposa puede llevarla (aunque no tendría que ser así) a buscar esa atención que le falta a través de las redes sociales. A veces como esposos somos tan descuidados que sin darnos cuenta podemos dejar de ser detallistas en algunos aspectos que antes lo éramos. Pareciera que la gran mayoría cuando se casan se termina el amor que decían sentir o por lo menos la atención que antes prestaban. Igualmente la esposa, una esposa que no da atención a su esposo puede provocar que este (aunque no tendría que ser así) busque la atención que no recibe en casa, a través de las redes sociales.

La cuestión es que independientemente de la falta de atención que exista de una parte o de la otra, no tendría que ser motivo para buscar esa atención en alguien que no sea tu conyugue. Por eso existen las palabras, para conversar lo que no está bien y tratar de mejorarlo. Lastimosamente no en todos los casos las dos partes son receptibles a la hora de opinar o comentar sobre problemas en la relación, pero es allí en donde tenemos que tratar de cambiar haciendo lo que le pedimos al otro que haga. A veces tomar la iniciativa nos puede ayudar a recibir de la otra parte, también lo que nosotros estamos dando. Eso se llama: sembrar para cosechar. Si tu siembras atención sin cansarte o rendirte al no ver que recibas lo mismo, entonces tarde o temprano tu actitud hará que la otra persona también pueda dar lo que tu estas dando. La Biblia dice: “No nos cansemos, pues, de hacer bien; porque a su tiempo segaremos, si no desmayamos” Gálatas 6:9 (Reina-Valera 1960)

Segundo: La Falta de palabras lindas.

¿Cuándo fue la última vez que le dijiste en tono sincero y amoroso a tu esposo o esposa: Te amo? A veces se nos olvida que además de ser seres carnales y espirituales, también somos seres sentimentales. Necesitamos sentirnos queridos, que te digan lo que sienten. Una mujer lo necesita diariamente, una mujer necesita que su esposo le diga lo hermosa que es, lo linda que se ve, lo rico que le quedo la comida, lo bella que se ve con ese peinado o lo bien que le queda esa ropa. Pero si lejos de expresarle cosas lindas le decimos totalmente lo contrario, entonces estamos provocando que en momento determinado alguien venga y supla esa necesidad de palabras lindas que ella necesita.

Es allí en donde muchas veces se utiliza las redes sociales para suplir esa necesidad. Por ejemplo: Una mujer publica una foto donde se ve bien muy bonita y en menos de una hora tiene varios comentarios de hombres y amigas diciéndole: “Que guapa te vez”, “Que linda estas”, “Que bella saliste”, etc. Y aunque muchas digan que no lo hacen con la intención de que les digan cosas bonitas, poner una foto en una red social es publicarlo para todo el mundo y para que todos puedan ver con posibilidad de comentar, obviamente hay quienes se aprovechan de estas acciones para expresar sus intenciones. Luego de la publicación aparecen los “inbox” o mensajes privados diciendo cosas “bonitas”, pero con el único problema que NO TE LO ESTA DICIENDO TU ESPOSO.

Pareciera que las redes sociales están supliendo esa necesidad de palabras bonitas que muchas veces se tiene. Pero no es correcto que suplamos esa necesidad a través de un medio social, sino que lo ideal sería que tu esposo o esposa te diga lo linda que estas, lo bella que te vez, lo hermosa que luces. No tienes que tratar de lucir bien para que te digan cosas lindas, a veces basta con que temas a Dios y con ello encontraras halagos. La Biblia dice: “El encanto es engañoso, y la belleza no perdura, pero la mujer que teme al SEÑOR será sumamente alabada” Proverbios 31:30 Nueva Traducción Viviente.

Tercero: La Soledad acompañado de una computadora o un móvil.

Sentirse solo es uno de los sentimientos que el ser humano trata de evitar. Entonces muchas veces pasar solo o sin mucho que hacer puede provocar que se comiencen conversaciones que en un principio son de amistad y risas, pero que pronto puede cambiar de tono y convertirse en conversaciones exóticas y de romance.

A la mayoría de jóvenes les recomiendo siempre tener su computadora en un lugar en donde este a vista de alguien más, para que ello los lleve a no visitar sitios que no son buenos o que por lo menos no los van a edificar. Lo mismo seria para una persona casada. No es correcto que tengan la computadora escondida o que se oculten lo que hacen en ella o en su móvil, porque realizar ese acto da mucho que hablar y sospechar. Si bien es cierto que hay que tener privacidad, a veces es bueno mostrar a tu pareja lo que haces en Internet o en tu Celular para evitar futuras suposiciones o futuros prejuicios.

Mujer, ¡Cuidado con pasar mucho tiempo sola en tu computadora! Porque eso te puede llevar a tener conversaciones con personas que pueden salirse de su lugar. Hombre, ¡Huye de esas conversaciones que sabes que lo único que harán es motivarte a tener pensamientos desmedidos!

La soledad y la ociosidad puede llevar a cualquier persona a buscar un refugio, alguien con quien hablar, alguien con quien entenderse, alguien que te escuche, alguien que te comprenda, alguien que te diga lo que quieres escuchar y todo ello puede llevarte poco a poco a caer en las garras de LA INFIDELIDAD.

Lo que tienes que pensar antes de ser INFIEL.

Como lo dije anteriormente creo que un cristiano nacido de nuevo, no va a ser infiel queriéndolo ser, si lo hace lo hará porque se vio motivado a ello por diferentes causas, pero nunca un cristiano de verdad será infiel porque quiera dañar su relación con su esposa o la mujer con su esposo. De hecho cuando se es infiel ni siquiera se piensa en el daño que se está haciendo a la otra persona y cuando es descubierto se da cuenta que ERA UN ERROR y que NO LO QUERIA HACER, sin embargo lo hizo.

El problema de nosotros los seres humanos es que somos bastante sentimentales, es decir, nos dejamos llevar fácilmente por lo que sentimos en el momento.

Quizá has estado frecuentando un amigo desde hace tiempo por una red social o un sistema de mensajería y poco a poco has ido cambiando tu forma de ver ese amigo y sin darte cuenta piensas que sientes algo hacia esa persona a pesar que eres casado o casada.

El pensar que sientes algo por esa persona no necesariamente significa que lo sientes o que quieres sentirlo. Es decir, si cada uno de nosotros nos moviéramos solo por nuestros sentimientos, creo que HARIAMOS LOCURAS, porque hoy sentimos algo y mañana sentimos otra cosa. Nosotros no debemos movernos en base a nuestros sentimientos.

A veces no sabemos diferenciar entre lo que sentimos y lo que queremos, porque no siempre lo que sentimos es lo que realmente queremos. ¡Dale prioridad a lo que quieres y no a lo que sientes! A veces los sentimientos son engañosos.

Para una persona que está casada y piensa que siente algo hacia alguien que no es su esposo o esposa, no necesariamente significa que quiere dejar su hogar o a su familia. Significa que “siente algo” que no quiere sentir pero que por alguna razón siente.

La Biblia tiene una respuesta para esto y se encuentra en el siguiente pasaje: “Engañoso es el corazón más que todas las cosas, y perverso; ¿quién lo conocerá?” Jeremías 17:9 (Reina-Valera 1960)

El corazón es engañoso y los sentimientos son parte del corazón, no significa que ames a alguien solo porque sientes que lo quieres. No significa que quieres estar con alguien solo porque sientes que estas enamorada de esa persona. ¡No! Por eso cuando pienses en ser infiel a través de una red social tienes que pensar y responderte algunas preguntas como por ejemplo:

¿Realmente quiero engañar a mi esposo(a)?

¿Lo que siento es realmente lo que quiero?

¿Se merece mi familia y mis hijos (si existieran) que haga esto que estoy haciendo?

¿Dios se agradara de lo que estoy diciendo a alguien que no es mi esposa o esposo?

¿Qué es lo que pretendo con todo esto?

¿Cuál es el objetivo que busco con lo que estoy haciendo?

¿Estoy dispuesto a perder todo lo que tengo familia, hogar, respeto y el respaldo de Dios por unos minutos de placer?

Si mi esposa o esposo estuviera haciendo lo mismo que yo estoy haciendo, ¿Me sentiría bien?

¿Tengo futuro con esa persona con la cual estoy siendo infiel?

¿Qué de bueno me puede dejar todo esto?

¿Estoy dispuesto a perder el respeto de mis hijos y familia por algo que nunca se va dar?

A veces con la cabeza caliente se nos hace difícil pensar en lo que puede suceder o en lo que podemos perder por hacer algo que Dios no se merece, ni mucho menos nuestra familia.

Quizá tú estés cayendo en este error, quizá te da vergüenza lo que estás haciendo, sin embargo por alguna razón no puedes dejar de hacerlo. Bueno quizá la cuestión no es que no puedas dejar de hacerlo, sino que quizá no quieres dejar de hacerlo, Dios a través de la Biblia nos dice: “Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio” 2 Timoteo 1:7 (Reina-Valera 1960)

Dios te ha dotado de suficiente dominio propio para tomar decisiones importantes en tu vida y si esa decisión es evitar caer en la infidelidad, estoy seguro que Dios te respaldara aun mas, Dios te dará las fuerzas que necesitas para vencer lo que crees que no puedes vencer, pues la Biblia dice: “Pues Dios trabaja en ustedes y les da el deseo y el poder para que hagan lo que a él le agrada” Filipenses 2:13 (Nueva Traducción Viviente).

¿Por qué dices que no puedes?, no has vivido toda la vida charlando con esa persona, es mas esa persona no es a la que un día le prometiste estar con ella o con él toda tu vida y a quien le dijiste que respetarías, amarías por siempre.

Dios te puede dar la capacidad de cerrar ese mal capitulo de tu vida, si tan solo tú también quieres cerrarlo.

El problema no es la Red Social a la que pertenezcas, tampoco tú teléfono celular, mucho menos tú computadora, porque si no fuera a través de ellos hoy no estuvieras leyendo esto. ¿Te das cuenta como ese mismo medio con el que puedes fallar, también te puede ayudar a restaurarte?, el problema no es el medio, el problema está EN LA DECISIÓN QUE TOMES.

Tú y solo tú puedes decidir este día dejar todo aquello que hasta hoy te estaba atando a ser lo que no querías ser. Tú sabías que eso no era correcto, sin embargo no querías dejar de hacerlo, pero hoy Dios quiere hablar a tu vida directamente y decirte que TIENES QUE DEJAR DE HACER LO QUE HASTA HOY ESTABAS HACIENDO.

Dios ha visto todo, sin embargo el quiere perdonarte, no va acusarte, pero para recibir su perdón tienes que decidir aceptarlo y comenzar a cambiar aquello que sabias que estaba mal.

Hoy es un día de restauración, hoy es un día en donde Dios puede quitarte esa enorme carga de conciencia que por mucho tiempo has llevado, quizá no tenias el valor de hacerlo, pero HOY DIOS TE DOTA DEL VALOR SUFICIENTE PARA QUE TOMES DECISIONES IMPORTANTES que serán de beneficio tanto para ti como para tu familia.

No permitas que el enemigo destruya lo que un día tanto te costo formar, no permitas que el enemigo deshaga lo que un día soñaste, esa esposa o ese esposo que a pesar que no es cómo quisieras que fuera, pero aun con sus defectos y errores, estoy seguro que te ama, te ama más de lo que cualquier te puede amar, porque si un día decidió compartir su vida contigo es porque esa decisión que tomo fue por consecuencia del amor que te tenia y te tiene.

Tus hijos no se merecen esto, tu esposa o esposo tampoco, hoy es un día en el que puedes reaccionar y despertar de ese sueño que te iba a llevar a la destrucción y fracaso, hoy Dios quiere restaurar todo en tu vida.

¿Por qué no le permites a Dios sanar tu vida hoy?

“Si no quieren serle obedientes, decidan hoy a quién van a dedicar su vida. Tendrán que elegir entre los dioses a quienes sus antepasados adoraron en Mesopotamia, y los dioses de los amorreos en cuyo territorio ustedes viven ahora. Pero mi familia y yo hemos decidido dedicar nuestra vida a nuestro Dios”.

Josué 24:15 (Traducción en lenguaje actual)

Autor: Enrique Monterroza

Escrito especialmente para www.destellodesugloria.org

Autorizado para publicarse simultáneamente en: www.devocionaldiario.comwww.enriquemonterroza.com y http://reflexionesydevocionales.blogspot.com

COMPARTE


Ahora puedes comentar con tu cuenta de Facebook: